Este es el plan para recuperar 17 humedales de Cali

Este es el plan para recuperar 17 humedales de Cali

Septiembre 26, 2017 - 11:30 p.m. Por:
Redacción de El País 
Humedal El Pondaje

El humedal El Pondaje es el más grande de Cali, está ubicado en el oriente de la ciudad y está siendo recuperado.

El País

Con el propósito de recuperar 17 humedales de la ciudad, que se encuentran en espacio público, el Departamento de Gestión del Medio Ambiente de Cali, Dagma, está invirtiendo $1000 millones en procesos de mantenimiento e implementación de planes de manejo.

“El cambio en la infraestructura para realizar corredores ecológicos, decretos para la declaración de algunos de estos espacios como zonas protegidas y trabajos pedagógicos con las comunidades, son algunos de los resultados que ya han arrojado los estudios y labores realizadas por la dependencia”, manifestó Ana María Valencia, líder de procesos de humedales del Dagma.

Según la funcionaria, en los humedales que se encuentran dentro de entidades privadas como el Club Campestre o la Universidad Javeriana, se han desarrollado trabajos de reforestación ecológica, embellecimiento, adecuaciones físicas, mejoramiento de las cajas protectoras, educación ambiental, divulgación e investigación.

“El principal indicador de que las intervenciones en los humedales están dando resultado es que la fauna está retornando a estos ecosistemas, y si los animales vuelven, es porque el espacio se ha recuperado”, dijo la funcionaria.

Por su parte, Alberto Ramos Gárbiras, profesor de derecho ambiental de la Universidad Libre, manifestó que la situación actual de los humedales en Cali requiere una prioritaria atención por parte de las entidades ambientales dado que en lo corrido de los últimos 60 años, el 60 % de los humedales de la capital del Valle desaparecieron en el proceso de crecimiento de la ciudad.

“Los humedales de Aguablanca desaparecieron por intervenciones arquitectónicas, muchos barrios fueron construidos en territorios húmedos naturales”, aseveró el abogado, quien también indicó que en la actualidad solo el 25 % de las lagunas se encuentran en buen estado y el otro 15 % carecen de la debida vigilancia y cuidado.

El experto también señaló que las principales amenazas que sufren estos espejos del agua es el desconocimiento sobre su importancia, pues en muchos de los casos, no se respetan los 30 metros de distancia que establece el Código Nacional de Recursos Naturales para su protección.

“Un oasis en un desierto es un humedal, eso es lo que la gente desconoce, entonces omiten la importancia y llegan a considerar estas lagunas como simples estancamientos de agua o nidos de zancudos y bichos. Pero obvian que los humedales son la herramienta natural de almacenamiento de aguas lluvias para las épocas de verano, así es de perfecta es la naturaleza”, Gárbiras.

¿Qué se está haciendo?

En la Comuna 22, el Dagma, en colaboración con la comunidad, inició un proceso de declaratoria de área protegida en los humedales de Cañasgordas, La Babilla y Zanjón del Burro, hasta el momento se han invertido cerca de $350 millones para conformar un polígono de 200 hectáreas que permita unir la zona urbana y rural a través de corredores ambientales.

“Los humedales que están en predios privados, por el momento los estamos localizando, la idea es que este año salga un inventario actualizado para asegurar las actividades de mantenimiento y preservación que se realicen en ellos”, aseveró Ana María Valencia, líder de procesos de humedales del Dagma.

A su vez, Leonardo Herrera Orozco, director del programa de Biología de la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad Icesi, tiene una visión positiva ante la situación de los humedales en Cali, según el académico “no se puede determinar el estado de los humedales como buena o mala, porque este es constante y dinámico”.

“Yo no creo que los humedales en Cali se vayan a acabar, tenemos que enfocarnos en generar estrategias de conservación. La ciudad tiene la responsabilidad de desarrollarse, y las decisiones no pueden ser 100 % a favor del ambiente ni 100 % a favor del desarrollo urbano. Tiene que haber un equilibrio” aseguró Herrera quien también resaltó que en los últimos 10 años, la sociedad ha desarrollado una consciencia para la preservación del medio ambiente.

Sobre la función de los humedales

Los humedales son estancamientos de agua que funcionan como reguladores de las fuentes hídricas (ríos, riachuelos, quebradass) para la protección contra las inundaciones. De igual forma, cumplen un papel natural como almacenamiento de agua en las épocas de sequía.

Asimismo, son un hábitat de una gran diversidad de flora y fauna, controlan la erosión y purifican el agua.

En algunos países se construyen humedales artificiales que se vinculan a fuentes de recarga como ríos o aguas subterráneas para cumplir la función de reservorío de la aguas sobrantes.

El Valle del Cauca contaba con numerables terrenos húmedos antes de la colonización. Después de la llegada de los españoles muchos fueron secados para ganar terreno en la explotación agraria y la siembra de caña de azúcar.

El estado de un humedal cambia, como todo organismo vivo y natural. En temporada de lluvias hay gran cantidad de agua circulando que se purifica. En las sequías estas condiciones cambian y estas lagunas se convierten en reservorios.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad