“Este año, la cabalgata empieza al mediodía”: gerente de Corfecali

default: “Este año, la cabalgata empieza al mediodía”: gerente de Corfecali

La gerente de Corfecali, Luz Adriana Latorre, asegura que los caleños deben ser tan buenos anfitriones como en los Juegos Mundiales. Dice que la entidad está saliendo de las deudas.

“Este año, la cabalgata empieza al mediodía”: gerente de Corfecali

Septiembre 08, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Margarita Rosa Silva | Reportera de El País
“Este año, la cabalgata  empieza al mediodía”: gerente de Corfecali

La gerente de Corfecali, Luz Adriana Latorre, aseguró que "yo tengo que tomar decisiones que no dejan feliz a todo el mundo. Si contrato más artistas locales, los nacionales dicen “nosotros qué”. Yo digo: la casa primero.

La gerente de Corfecali, Luz Adriana Latorre, asegura que los caleños deben ser tan buenos anfitriones como en los Juegos Mundiales. Dice que la entidad está saliendo de las deudas.

Después de la tempestad económica que se posó sobre Corfecali el año pasado, la nueva gerente, Luz Adriana Latorre, asegura que el panorama ha mejorado. Afirma que la empresa ya ha salido de casi todas las deudas que la aquejaban y que se está demostrando que Corfecali no existe solo para hacer la Feria, como todo el mundo piensa, sino que son capaces de eventos internacionales como la clausura de los Juegos Mundiales, el pasado agosto. Ya se acerca la Feria de Cali. ¿Qué tan preparados estamos?Estamos en la consecución de recursos. La Feria tiene un presupuesto estimado de $7500 millones. De esa cifra contamos con un recurso comprometido del Alcalde de $3500 millones. Queda un porcentaje que tenemos que solventar con venta de boletería para graderías, los gallardetes, la venta de artículos en la feria y los patrocinios de la empresa privada. Hemos tocado ya la puerta de unas 80 empresas, de las que ocho o nueve son del sector público, entre ellas Emcali, la Industria de Licores del Valle (ILV), Telepacífico, Beneficiencia del Valle, secretarías de Hacienda y del Deporte, y otras que vienen desde años anteriores. De manera que uno pensaría que la respuesta va a ser positiva, ha habido un buen recibo de la feria.¿Y en qué van esas negociaciones?A este momento, cuando faltan tres meses para empezar la Feria, no hemos cerrado los negocios, salvo el de la Alcaldía, cuyo contrato ya fue firmado. Eso nos permite tener unos flujos de caja previos para poder trabajar. Lo que pasa es que no es usanza de las empresas privadas cerrar con tanta antelación los contratos de feria. El año pasado yo era directora operativa y los contratos se fueron cerrando en noviembre. Soy optimista porque creo en que la Feria de Cali ha trabajado juiciosamente para garantizar el acompañamiento de la empresa privada. Suena a que hay todavía muchos inciertos en materia de recursos...No. Para eso hay unos históricos. De lo contrario no se prevería un presupuesto de ingresos. Por ejemplo, históricamente Bavaria ha aportado una cifra. ILV también. Como te digo, hemos visitado 80 empresas, de las cuales, al menos unas 40 o 50 sabemos que nos van a acompañar. El año pasado Corfecali tenía una situación financiera complicada. ¿Cómo está hoy?Yo siento que hoy Corfecali está en una mejor posición. Hemos ido saliendo de las deudas: hoy no hay un solo artista al que se le deba. Sí les debemos a unos pocos proveedores (muy pocos, podemos contarlos con los dedos de una sola mano). Hemos salido del déficit, pero nos queda el fortalecimiento económico de la entidad. Hemos contado con buena suerte: maestros como Diego Pombo, que nos dicen que quieren su exposición como parte de la Feria. El desarrollo de la clausura de los Juegos Mundiales dejó a Corfecali muy bien posicionado. Nuestra credibilidad va en proceso de crecimiento.El año pasado el Alcalde dijo que la Feria debe ser autosostenible. ¿Sí se logrará?Esa es la premisa del Alcalde. La ha hecho pública y yo no puedo decir lo contrario. Es más, yo creería que ese es el tema en que más hemos avanzado. Ha habido respaldo de la Alcaldía para que los eventos de las secretarías puedan venirse para Corfecali: hemos desarrollado varios eventos para varias secretarías. Todo eso va dejando unos dineros que son importantes para que uno empiece a hacer su propio capital. Es el primer año en que Corfecali produce ese número de eventos. Entonces, Corfecali no existe solamente para a la Feria y uno que otro evento que sale por ahí... No. Ya no. Y lo hemos demostrado. No es una promesa: es realidad. Es decir, no estamos mirando a ver cómo sería, sino que ya arrancamos. Llevamos más de 30 eventos operados entre febrero y agosto, lo que es un muy buen promedio, porque antes Corfecali solo operaba siete eventos en el año. Hemos tenido un promedio de cinco eventos por mes. Estamos hablando de eventos como los viernes del Centro Histórico, el Festival de Danza Mercedes Montaño, el Festival Petronio Álvarez, la fiesta del empleado público, el día de la lucha contra la tuberculosis, la inauguración de la Plazoleta Jairo Varela y del Hundimiento de la Av. Colombia. También acaban de entregarnos dos de los tres eventos culturales de la cumbre de mandatarios Afro. En la Cumbre de la Alianza del Pacífico operamos dos eventos también, entre muchos otros. Este ha sido un muy buen año para Cali: Juegos Mundiales, inauguración de las megaobras del Centro, Alianza del Pacífico, Cumbre de Mandatarios Afro... ¿Qué va a tener la Feria de Cali para estar a la altura? Los retos son varios: yo creo que la gente espera una feria por todo lo alto y les diría que lo primero por lo que tenemos que trabajar todos de manera corresponsable es en una Feria de Cali segura, donde logremos ser tan buenos anfitriones como en los Juegos Mundiales, que fueron un éxito porque los huéspedes salieron divinamente atendidos. La Feria es un reto del mismo tamaño: necesitamos ser muy buenos anfitriones. Otro reto es una feria que no deje déficit. Corfecali viene de una situación económica compleja. No podemos tirar la casa por la ventana para luego salir a decir en enero que estamos debiendo a cada santo una vela. También necesitamos una feria que apueste a lo local. Cali es un semillero de orquestas. ¿Que nos gustan los artistas internacionales? A todos. Pero lo primero que queremos ver es a nuestros artistas locales.Al Salsódromo le ha ido bien, pero uno esperara que no sea repetitivo. ¿Qué cambio veremos este año?El Salsódromo es un evento muy joven. La gente quiere verle grandes cambios de un año a otro, cuando apenas se está terminando de consolidar como parada dancística. Aún así, este año va a tener un cambio importante, pues la comparsa inicial va a ser un gran despertar de carnaval. Adicionalmente aumentamos el número de carrozas de dos a cuatro, para dar participación a un mayor número de escuelas de niños, que son el semillero, el futuro del Salsódromo. Mira: la gente quiere ver más, pero nuestros bailarines no son atletas. No pueden bailar haciendo las coreografías, las alzadas, las cargadas, por más de un kilómetro y medio. El año pasado se alargó el recorrido y los bailarines acabaron ‘con la lengua afuera’. ¿Van a mantener la distancia?Sí. Va a ser el mismo kilómetro y medio. Lo que estamos haciendo es meter las carrozas, que le dan más vistosidad al desfile y les ayudan a ellos a tener un menor desgaste. La preparación va bien: ya tenemos las 25 escuelas inscritas que empezaron a trabajar y están siendo contratadas para darles los incentivos a cada una.La cabalgata siempre genera mucha polémica, especialmente entre los grupos de defensa animal...Y tienen razón. Yo también soy partidaria de que a los animales hay que respetarlos. Pero la cabalgata ‘per se’ no es un evento ni bueno ni malo. La culpa es tanto de los jinetes como del público. De los jinetes, por falta de control de la ingesta de bebidas alcohólicas. Lo ideal es que no consuman licor, pero es muy complicado hacerles prueba de alcoholemia a 3000 jinetes. Y del público: ese grupo de personas que nadie voltea a mirar cuando le tiran harina, espuma o agua a las calles, y cuando llegan ahí los caballos se resbalan, se caen y se fracturan. Por eso es que necesitamos que todos nos pongamos la camiseta. Vamos a hacer pedagogía previa para darle a cada uno su porción de responsabilidad. De todas formas, hemos tomado decisiones: la cabalgata sale más temprano, para minimizar el tiempo de ingesta de licor. Y eso se traduce en que finaliza más temprano. Estamos hablando de que comienza a las 12 del mediodía y termina a las 4 o 5 de la tarde. También vamos a cambiar la ruta, en el mismo circuito del año pasado, pero pasando primero por la zona de graderías. Y vamos a fortalecer los controles con la Policía en el lote de embarque de los caballos. Porque muchos de los equinos que entraron a la cabalgata en el año 2012, eran equinos que no habían sido autorizados en el lote de embarque. Desconocemos las formas en que logran ingresarlos, pero lo hacen de forma ilegal.El tema de la boletería para los eventos también ha sido cuestionado. Las boletas se revenden, la gente reclama que hay pocos espacios gratuitos, algunos compran y se quedan afuera...Algunas boletas se revendieron: eso no es un fenómeno exclusivo de la Feria de Cali, sino del país, desafortunadísimo. Otras boletas también se falsificaron. Hay quienes se ganaron las boletas en rifas de los medios de comunicación y salieron a venderlas. Hay familiares de los bailarines a quienes se les dio boletas y también las revendieron. Entonces la gente entró por cualquier parte y hubo problemas en una o dos graderías, no en todas, es la generalización la que hace daño.Entonces ¿habrá venta de boletas?Sí. Ya tenemos el plano diseñado de distribución de graderías. Lo importante es que vamos a ampliar la zona de público de pie para aquellos que no pueden o no quieren pagar, y quedará más grande que la zona de boletería. Hemos sacrificado un número de graderías, así que este año habrá menos opción de comprar boletas. Habrá 25 graderías, porque son un gancho para los patrocinadores. La mayoría serán para ellos y habrá unas pocas para la venta, pero aún no tengo el precio exacto porque está en estudio. También habrá un área para discapacitados, otra para adultos mayores, una para móviles de los medios de comunicación y otra para periodistas.El Súper Concierto el año pasado fue un fracaso: mala organización y poca asistencia... Dicen que hubo una promoción escasa y además tardía. Yo te puedo hablar de este año, no del pasado. Nosotros este año estamos trabajando con tiempo y en quince días tenemos que estar conociendo las propuestas y sabiendo quién va a ser el adjudicatario. ¿Habrá artistas internacionales?Sí. Si la feria va a ser una apuesta a lo local, el Súper Concierto tiene que aforar artistas internacionales de peso, que sean un gancho para atraer al público y que pague, porque los demás eventos de la feria son gratuitos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad