Estas son las tres 'medicinas' para revivir el Hospital Universitario del Valle

Septiembre 26, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Estas son las tres 'medicinas' para revivir el Hospital Universitario del Valle

Sueldos atrasados, falta de medicamentos, entre otros, tienen paralizada la atención del primer centro hospitalario de la región.

Durante tres meses se realizará reorganización de personal y servicios, vigilancia a facturación y gestión de recursos. Se esperan recuperar $50.000 millones. Le contamos en qué consiste el plan de salvamento.

Lo que le espera al Hospital Universitario del Valle, en palabras del director (e) Jairo Corchuelo, es una cirugía con la que se busca devolverle el oxígeno a este paciente moribundo. Lea también: Buscan más de $40 mil millones para salvar el Hospital Universitario. A partir de la próxima semana comenzarán a implementarse varios cambios. El objetivo es recuperar, al menos, $50.000 millones a través de gestión de cartera y recuperación de recursos. Se viene una renegociación con los acreedores para que las deudas que aquejan a la entidad sean saldadas a mediano plazo.  También se apretará el cinturón en la contratación de personal  para dedicarse a la atención de pacientes de alta complejidad, que es la especialidad del hospital. Lea también: El 'terremoto' del HUV ya tiene réplicas en otros hospitales de Cali. Habrá acompañamiento de la bancada parlamentaria y de los entes de control para revisar contratos por agremiaciones que hoy, según el senador Alexander López, generan suspicacia.  “Es inconcebible que las agremiaciones presten el servicio y al mismo tiempo sean su propio interventor. Esto ha generado quejas por personal que, al parecer, cobra por labores que no presta en el hospital y nosotros no vamos a permitir que en la crisis que tiene el HUV lo vayan a desangrar a través de esa modalidad”, dijo. El plan de salvamento comenzará con finanzas en rojo. Hoy, el presupuesto pactado para el 2015 ($285.000.000 millones) ya fue ejecutado en un 90 % y se necesitan al menos $80.000 millones para garantizar el óptimo funcionamiento del hospital hasta diciembre. De los resultados de esta ‘cirugía’ dependerá que del HUV  aleje el fantasma de la intervención. Esa posibilidad subsiste  luego de que la Superintendencia de Salud emitiera un informe con 55 hallazgos en el que encuentra razones para aplicar la medida. Lea también: Estudiantes universitarios de Cali 'pierden el año' por crisis del HUV. El plan arranca con anuncios positivos, dice el gobernador del Valle Ubéimar Delgado. La Dirección General de Apoyo Fiscal, DAF, del Ministerio de Haciendo le permitirá al Departamento disponer de $12.000 millones para inyectarle a la institución.  Para Jorge Rodríguez, de Sintrahospiclínicas, uno de los sindicatos del HUV, “todo esfuerzo que se haga es  válido, incluso si hay que apretarse el cinturón. Lo que importa es que se mantengan las puertas abiertas y que el Gobierno no lo intervenga”. El País presenta los puntos más importantes del plan de salvamento. Personal y atenciónHabrá un reajuste en la prestación de servicios. La prioridad será la atención de pacientes de Nivel III y IV (de alta complejidad). De las 501 camas que hay en todas las áreas, funcionarán ahora 405. En el servicio de Urgencias se reducirá en un 20 % las camillas disponibles (de 120 pasará a 100). Explica el Director del HUV que no se trata de cortar servicios sino de optimizar los que hay, generando ahorros. Se reducirá la cantidad de personal contratado por agremiaciones así: de  420  auxiliares contratadas bajo esta modalidad se pasará a  223; las enfermeras serán 56 (hoy son 75); el número de médicos por agremiación bajará de  123 a 85, al igual que los especialistas: de 209 a 170. Serán las agremiaciones (5 en total) las que deberán elegir al personal según las necesidades del HUV.  Los 1107 trabajadores de planta seguirán trabajando normalmente. “Estas son medidas de choque, de carácter temporal, mientras el hospital se nivela”, indicó Corchuelo. Revisión de finanzasA partir del lunes comenzará una brigada intensiva de radicación de facturas pendientes, con lo que se espera recuperar mayores recursos. Son $64.000 millones facturados por servicios entre enero y agosto de este año, pero que no se encuentran incluidos en el sistema y por tanto aún no se pueden cobrar. Se armarán equipos de trabajo para digitalizar esa información y comenzar el proceso de cobro lo más pronto posible. El otro aspecto será la renegociación de deudas con los acreedores  del hospital. La idea es pactar el pago de las deudas entre los cinco y siete años, comenzando desde el 2016. De acuerdo con Jairo Corchuerlo, hoy el hospital les debe a los acreedores $250.000  millones. Aún continúan el proceso de depuración de información al interior del hospital. La próxima semana se presentará el estudio del estado actual de los contratos de las  alianzas estratégicas, entre ellos el de la farmacia (con Vallepharma) para determinar el futuro que les espera. Búsqueda de recursosLa próxima semana se llevará a cabo una reunión extraordinaria con la Junta Directiva del HUV, con el fin de pedir aprobación de un crédito cercano a los $30.000 millones con Infivalle. De ese total de recursos, $17.000 millones será para pagar cuentas pendientes con dicha entidad y liberar capacidad de crédito. Así las cosas, el hospital recibiría $13.000 millones como recursos nuevos. Adicionalmente, la Dirección Jurídica comenzó a realizar las solicitudes de liberación de recursos embargados ante 24 juzgados en los que cursan estos procesos.  Se espera que con esta operación, el HUV pueda recibir un poco más de $20.000 millones. Los $1500 millones prometidos por el Gobierno Nacional para normalizar el Banco de Sangre y Laboratorio ya fueron aprobados, solo se espera que se haga el desembolso. Se necesitarán, además, adiciones presupuestales para permitir la operación del hospital hasta diciembre. Se trata de por lo menos $80.000 millones para pagos de salarios y funcionamiento.Medicamentos y finanzas, en la miraSon 237 páginas las que componen el informe preliminar de auditoría general hecho por la Superintendencia de Salud, luego de que funcionarios visitaran el Hospital Universitario del Valle. La inspección, que se cumplió entre el 18 y 22 de agosto de este año, generó 55 hallazgos que  pusieron en evidencia, entre otras,  graves falencias en el manejo de medicamentos, insumos, equipos y anomalías en procesos administrativos que ponen en riesgo la seguridad de los pacientes. Dice el informe que “por las diferentes áreas del Hospital se encontraron grandes cantidades de medicamentos vencidos, usados parcialmente y almacenados sin uso y sin justificación de pertenecer a pacientes, tales como insulinas, heparinas, medicamentos de uso para pacientes de VIH (Caletra)”. Hay casos tan aberrantes como el que se encontró en el área de Urgencias, donde “se observa un exceso de medicamentos en el servicio, no justificado (...) y en otros casos, se encontraron muestras médicas, las cuales estaban siendo suministradas a los pacientes con el agravante de que las mismas estaban con fecha expirada o sin fecha de vencimiento”.  Sobre este último, el informe reza que “durante el recorrido por medicina interna- Urgencia Mujeres- se observó la administración de un medicamento en presentación de muestra médica (insulina), el cual presentaba fecha de vencimiento expirada”. Se señalan, además, presuntos detrimentos patrimoniales, por el hallazgo de equipos deteriorados, sin registro de mantenimientos correctivos o preventivos, baños fuera de servicio, incorrecta manipulación y separación de residuos hospitalarios.  En cuanto a las finanzas, la Supersalud determinó que el HUV tiene una carga prestacional muy alta, pues el 56 % del recaudo corresponde a gastos de personal. En el informe se sugiere poner en marcha un estudio técnico de modernización de la planta de personal. Sobre el estado financiero, la Supersalud cuestionó la implementación de las alianzas estratégicas, diciendo que “no se evidencia que el Hospital haya realizado un adecuado análisis de conveniencia y financiero de las tercerizaciones mencionadas”. Agrega sobre este particular que “no es clara la forma en la cual el hospital realizó los de conveniencia con relación a la forma de pago, toda vez que son los aliados estratégicos los que deberían pagarle el porcentaje mensual de acuerdo a la facturación del mes al hospital y no éste a ellos”. Se catalogó como hallazgo el no pedir vigencias futuras para firmar el contrato con Vallepharma (de $10.000 millones) para  el manejo de la farmacia. Sobre el manejo de los presupuestos de los últimos dos años, el ente de control indicó que “en su programación presupuestal, ha incorporado durante las vigencias 2013, 2014 y primer semestre del 2015 apropiaciones que superan la expectativa real del recaudo lo que implica la adquisición de compromisos sin contar con una fuente cierta que respalde su pago”.

 

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad