Estas son las peticiones que tienen al MÍO al borde del colapso

Estas son las peticiones que tienen al MÍO al borde del colapso

Enero 29, 2018 - 11:45 p.m. Por:
Redacción de El País
Buses del Mío

De acuerdo con operadores del sistema masivo, el giro de recursos del fondo Fesde ayudó a mejorar los kilómetros recorridos en un 12 % durante el 2017. Los dueños de los buses indican que este incentivo es necesario para el sistema.

Archivo / el país

En el juego de salvar el sistema de transporte masivo MÍO, hoy el balón está en la cancha de los operadores de los buses.

Serán ellos quienes definirán en las próximas semanas si desisten de las demandas que tienen en contra del Municipio y que ascienden a $600.000 millones, a cambio de firmar un otrosí en el contrato y recibir $78.000 millones de recursos del presupuesto de la ciudad y dineros del Fondo de Estabilización y Subsidio a la Demanda (Fesde) que les sirvan para continuar al volante de los vehículos.

Lea tambien: ¿Tiene salvación el MÍO? Habla Nicolás Orejuela, presidente de Metrocali

El presidente de Metrocali, Nicolás Orejuela, afirmó que desde el 27 de diciembre del año pasado se envió una propuesta a los operadores para hacer viable el sistema de transporte masivo.

Entre las proposiciones hechas por el ente gestor del MÍO, explicó Orejuela, se cuenta una política de servicio “que nos va a permitir afectar los pagos a los concesionarios en la medida en que presenten incumplimientos en la operación”.

El Presidente de Metrocali añadió que también se creará un fondo para reinvertir y continuar desarrollando el proyecto MÍO en el mediano y largo plazo. “Este esfuerzo se traduce en la consecución de un mejor servicio y en poderle incorporar al sistema 424 buses nuevos que nos faltan para implementar el rediseño operacional, proyectado a aumentar las rutas y mejorar las frecuencias, lo que más nos piden los usuarios hoy en día”.

No obstante, la visión de Orejuela, los operadores entregaron al alcalde Maurice Armitage y al mismo presidente de Metrocali un pliego de peticiones para que sean incluidas en la discusión del plan de salvamento para el masivo. En la carta, firmada por las cuatro empresas dueñas de los buses (ETM, GIT Masivo, Blanco y Negro y Unimetro), se plantea la revisión de la tarifa licitada y la extensión de los contratos por cuatro años más (hasta el 2044).

Asimismo, pidieron obviar los descuentos en sus pagos por incumplimientos en el servicio. También solicitaron operar de los nuevos buses que entren al sistema y revaluar las condiciones de terminación del contrato (ver recuadros).

Lea también: Cambios viales en el Sur de la ciudad se harán a partir del lunes

Los operadores propusieron al Municipio que esos puntos se analicen en la mesa de negociación “dado que cada una de las consideraciones tienen sustento jurídico, técnico, financiero y social” y que “están orientados a encontrar una salida negociada y favorable para todas las partes”.

Asimismo, los dueños de los buses solicitaron que durante el primer trimestre de este año, tiempo estimado por ellos para que se firme el otrosí de la concesión, continúen los giros del fondo Fesde “para mantener la oferta de kilómetros a la ciudadanía similar a la del año 2017, dado que los usuarios no deben sufrir las consecuencias de las posibles demoras de una negociación tan compleja y decisiva”.

Ante esto el alcalde Maurice Armitage indicó que “jurídicamente no podemos entregar más recursos si no se firma la solución de fondo para el MÍO, porque no tiene presentación que le demos plata a los operadores y ellos tengan la capacidad de demandarnos. Eso lo tienen que entender los operadores: no puedo quebrar al Municipio”.

Tarifa licitada

De acuerdo con los operadores, para garantizar la sostenibilidad del sistema, es necesario que se les remuneren completamente las tarifas licitadas por kilómetro al menos por 24 años. Hoy reciben el 55 % del total contratado. “Para lograr esto se necesitaría extender el plazo del contrato en al menos 4 años, igualmente se debe incluir un valor residual para los vehículos que a la finalización del contrato tengan vida útil remanente”, manifestaron.

Orejuela dejó entrever que esta pretensión de los operadores no es posible, pues “la Procuraduría señaló el riesgo jurídico de ampliar las concesiones actuales en tiempo, como lo pretenden los concesionarios. También expresó que no puede entenderse como un desequilibrio económico el no cumplimiento de las expectativas que se tenían a la firma del contrato”.

“Los 400 buses son nuestro derecho”

Enrique Wolff, miembro de la junta directiva de GIT Masivo, advierte que las peticiones entregadas a la Alcaldía y el ente gestor del MÍO son “justas y tienen el ánimo de hacer sostenible el sistema, porque lo que está en el documento presentado por Metrocali no resuelve los problemas estructurales del masivo”.

De acuerdo con Wolff, el recaudo del sistema y el valor de la tarifa que se le cobra al usuario no son suficientes para cubrir los costos, lo que limita el pago a los concesionarios por kilómetro recorrido.

El integrante de la junta directiva de GIT Masivo indicó que el tribunal de arbitramento que actualmente tienen contra Metrocali “no se puede levantar porque aún no hay un consenso en los términos de la negociación que está en curso. Una vez se acuerden las cosas entre las partes, los árbitros deben aprobar lo que establecimos dentro de esa instancia, no antes”.

Wolff señaló que la licitación del 2006 dice que “los concesionarios eran los que se iban a necesitar para movilizar los pasajeros de la fase 1 y 2 del sistema, que tenían un cubrimiento del 94 % de la ciudad, y nosotros licitamos los buses que se requerían para esas fases. Hoy que el sistema requiere 400 buses más, estos le pertenecen por derecho a los concesionarios actuales porque estos son la única forma que tenemos de recuperar las pérdidas que hemos tenido desde el inicio de la operación hasta la fecha”.

Descuentos por nivel de servicio

Uno de los puntos álgidos para los operadores son las sanciones económicas a las que se puedan exponer por fallar en términos de cumplimiento (kilómetros recorridos frente a los programados), regularidad (tiempo que hay entre un bus y otro), operación (buen comportamiento frente al servicio) y estado de la flota (funcionamiento de los buses).

Lea también: Dos rutas del MÍO cambiarán sus recorridos en el Caney a partir del 29 de enero

Metrocali contempla un margen de hasta el 13 % en deducciones mensuales para los operadores que no cumplan las metas programadas. Los operadores aducen que, como no se ha implementado totalmente el sistema, no se deben aplicar estos descuentos. “Ya hay un descuento explícito en los primeros años que estipula la gradualidad para obtener la tarifa licitada, situación que hemos aceptado”, dicen los dueños de los buses.

Ante esto, Mauricio Venté, vocero del Comité MÍO Usuarios, dijo que “los operadores deben comprometerse, porque el Municipio, Metrocali y los usuarios hemos puesto de nuestra parte. Esta es una medida que le da dientes a Metrocali para garantizar la eficiencia del sistema y si no quieren castigos, deben cumplir con el servicio”.

Nueva flota

Una estrategia de la Alcaldía y Metrocali para mejorar el servicio es aumentar la flota y adquirir 424 buses que refuercen las rutas existentes. Aunque no se ha definido la fecha o modo de compra de los articulados ni cómo será su funcionamiento (en un momento se habló de la posibilidad de incluir un quinto operador), los operadores manifestaron su intención de hacerse con un mayor número de buses bajo un fideicomiso y bajo la premisa de eliminar la piratería y la oferta de buses colectivos.

Al respecto el alcalde Maurice Armitage expresó que, pese a las intenciones de los empresarios, “jurídicamente no se pueden entregar los buses a los operadores, en eso hemos sido claros con ellos y la misma Procuraduría dejó firme que es inviable. Si a ellos les interesa el negocio, tendrán que ganárselos en franca lid en una licitación pública”.

Terminación del contrato

Los operadores manifiestan la necesidad de revisar las fórmulas planteadas para las distintas causales de terminación de contrato y los ajustes al régimen sancionatorio, “de tal forma que sean completamente variables y justos para las partes”.

Según expresó el alcalde Armitage “el régimen sancionatorio, que es algo que golpea mucho a los operadores, podría revisarse”.


Para el concejal Fernando Tamayo, de no lograrse un acuerdo con los dueños de los buses en torno al plan de salvamento del MÍO, “sería mejor liquidar el sistema y buscar alternativas, como entregar la operación a un nuevo agente y con nuevas condiciones. El Municipio está apegándose a la norma y se han buscado mecanismos para sacar adelante el sistema pero estas pretensiones son demenciales y no se debe ceder ante ellas”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad