“Estamos seguros de que el MÍO es y será exitoso”: Viceministro de Transporte

“Estamos seguros de que el MÍO es y será exitoso”: Viceministro de Transporte

Febrero 03, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Luz Jenny Aguirre Tobón, editora de Entorno.
“Estamos seguros de que el MÍO es y será exitoso”: Viceministro de Transporte

Nicolás Estupiñán, viceministro de Transporte de Colombia.

Nicolás Estupiñán, viceministro de Transporte, dijo que la intervención de los operadores es la última opción para solucionar la crisis por la que hoy pasa el sistema.

Las finanzas de los dueños de los buses del MÍO (operadores) están tan mal que, en algunos casos, ya no pueden sacar algunos de los vehículos al servicio. Anuncian demandas a Metrocali y la Alcaldía. Estos últimos, por su parte, afirman que los operadores tienen que cumplir con sus obligaciones y que, de ser necesario, intervendrán a las compañías infractoras. Han hablado de posibles nuevos socios.No se trata solo de problemas entre empresarios y Gobierno. Esta semana cuatro mil caleños tuvieron que cambiar sus rutinas porque toda esta situación llevó a la suspensión de seis rutas. Nicolás Estupiñán, viceministro de Transporte, habló sobre el tema y aseguró que para él es claro que el masivo sí saldrá adelante. ¿Cómo ve la Nación esta situación?Estamos muy preocupados con el panorama que presenta el MÍO hoy. Este es un sistema muy interesante al que el Gobierno Nacional y los entes territoriales le han inyectado una suma importante dinero ($1,3 billones) y obviamente esperamos que salga adelante. En este momento enfrentamos un problema de flujo de caja, pero estamos seguros de que el sistema es y será exitoso. Lo que pasa es que los recursos provenientes de tarifa no son los esperados por los operadores y por las proyecciones realizadas. Hay un desbalance entre las inversiones que ellos tienen que hacer y la demanda que en este momento están logrando.El caso es que los operadores dicen que están con el agua al cuello...Sí, claro, los operadores están en una situación complicada. Estamos seguros de que en los meses que vienen vamos a tener una serie de medidas que nos van a permitir capturar más pasajeros y poder tener una solvencia financiera.¿Medidas como cuáles?Por un lado todo lo que ha venido haciendo la Administración local de manera exitosa, que es la reestructuración de las rutas, eliminación de la sobreoferta y de la competencia. Aplicando esta medida como lo ha hecho Cali se puede ayudar mucho a que el sistema cumpla con la curva de demanda esperada. Por otro lado, estamos viendo con el Municipio cómo otorgar algún tipo de salvavidas temporal para ayudar a alivianar la presión que tienen los operadores.¿Cuál es ese salvavidas?No quiero adelantarme, pero son medidas para ver si podemos colaborar con uno de los asuntos, por decirlo así, más importantes en este momento, y es el de los recursos para chatarrizar vehículos....O se les va a apoyar con créditos...Sí, es una figura que estamos estudiando, ver si la Nación, el Municipio o el ente gestor pueden tomar algún tipo de deuda para alivianar esta situación que hoy en día tiene a los operadores bastante apretados. Obviamente sería en carácter de préstamo de manera temporal, mientras pueden captar más demanda y luego pagar estos créditos.Sin embargo lo que se ha planteado desde Metrocali y la Alcaldía es intervenir a los operadores que no están cumpliendo con sus obligaciones...Una de las cosas que es bueno aclarar es que el Gobierno Nacional se ha enfocado siempre en la provisión de recursos para la construcción de infraestructura. La operación y sostenibilidad son responsabilidad de los entes territoriales, por lo tanto la decisión de intervenir o no debe venir de la Alcaldía, Metrocali y la Superintendencia de Transporte.¿Pero ustedes cómo ven esa posibilidad? porque han dicho que incluso pueden llamar a otro operador, a nuevos socios...Vamos a hacer todo lo que tengamos que hacer para que este sistema funcione. No quisiera hablar todavía de una intervención porque puede generar mayor desconfianza en el sistema y eso es contraproducente para todos, para Cali, los operadores y la comunidad, que es la que se ve afectada. Estamos estudiando alternativas de proveer recursos a través de créditos o fideicomisos para alivianar la carga de los operadores actuales. Si vemos que esas alternativas no funcionan en ese momento entraremos a estudiar la intervención.Entonces el Gobierno Nacional es partidario de una salida concertada...En este momento esa puede ser una salida más sana, tanto para las finanzas del Municipio como las de la Nación y del sistema. Incluir otro operador implicaría renegociar los contratos de operación y hacer toda una maniobra jurídica que sin duda va a llevar más tiempo. Además, debilitaría la confianza en el sistema. Esa sería nuestra última salida.Lo que se sabe es que los operadores (al menos tres de los cuatro) tienen toda la intención de demandar al Metrocali y el Municipio por el incumplimiento en el desarrollo de las obras. Eso cambiaría el escenario...No creo que eso cambie para nada las condiciones del sistema actualmente, no creo que esas demandas tengan soporte, ni que vayan a prosperar. Así como Metrocali también puede demandar a los operadores por el incumplimiento que ellos han tenido, los operadores podrían argumentar incumplimientos por parte de Metrocali. Eso no ayuda a resolver los problemas que tenemos.¿No les preocupa lo que pueda pasar con esa eventual batalla jurídica? Si bien es cierto estos operadores están incumpliendo en la operación, también lo es el incumplimiento de Metrocali con las estaciones de cabecera, algunas terminales, los patios...En los contratos de operación está claramente establecido (y así fueron estructurados) que el riesgo de demanda está en los operadores. Eso es muy claro en los contratos de concesión. Por eso le digo que yo no veo cómo puede tener algún tipo de soporte. ¿Esa ‘guerra jurídica’ enturbiaría el panorama y alejaría la posibilidad que usted plantea, de tirar el salvavidas económico a los operadores?Obviamente sí, estamos bajo las condiciones de juego hoy planteando unas posibilidades y dando unas alternativas. Ahora, si los operadores entran en la posición de empezar a demandar al Municipio y a Metrocali ahí las reglas del juego cambiarían y la posición del Gobierno Nacional seguramente sería otra. Usted señala que la crisis obedece a problemas de flujo de caja. Sin embargo, uno se pregunta sino se trata de un asunto estructural o de planeación del sistema. Metrocali admite que los operadores modelaron su negocio para en dos años poder estar dando utilidades, ya van cuatro años y aún tienen déficit operacional...Cada uno de los operadores tiene un punto de equilibrio diferente, no todos tienen el mismo músculo financiero y no todos ganaron una concesión de operación igual. Cada uno tiene unos compromisos de flota para proveer unos servicios. Estimamos con Metrocali que en el transcurso de los próximos seis y doce meses todos los operadores deberán estar alcanzando su punto de equilibrio.Quienes se están viendo perjudicados con toda esta situación de escasez de buses y falta de cobertura son los usuarios. ¿Qué plantea la Nación para mejorar esta situación?Estamos participando activamente en la Junta Directiva de Metrocali, que es donde se toman las decisiones que pueden afectar la planeación y operación del masivo. También es importante resaltar que estos sistemas tienen unos periodos de maduración importantes con unos cambios estructurales que se hacen a nivel de ciudad, de recuperación de espacio público y ambiental. Y esos cambios generan impactos en los patrones de viaje de las personas. Eso lleva un tiempo de adaptación y ha pasado en todos los sistemas similares que se han implementado: en Chile, en Bogotá, en todo lado. Son periodos naturales en los cuales el nuevo sistema se ajusta a la demanda de viajes y la población se ajusta a la oferta provista. Es obvio que la gente de manera casi natural (por así decirlo) empiece a quejarse porque es un sistema diferente, que les implica unas caminatas más largas, pero es un modelo que beneficia a la mayoría. Estamos trabajando cada vez más en ajustar esa programación de servicios y esas frecuencias para suplir la demanda necesaria.¿Qué tanto le preocupa la lentitud en la ejecución de los recursos del MÍO? El año pasado Metrocali debió pedir plazo para ejecutar los dineros del 2011, pues no alcanzó a convertirlos en obras...Es una preocupación y sobre eso hemos hecho llamados de alerta en la junta y sabemos las razones por las cuales Metrocali tuvo una lenta ejecución y estamos confiados en que este año será mejor. Esa baja ejecución, sumada a los problemas de operación de los que hemos hablado, ¿pone de alguna manera en riesgo los recursos que la Nación le gira al MÍO?Para nada. Estamos apoyando el sistema de Cali y todos los del país. Lo seguiremos haciendo porque confiamos en que van a salir adelante. ¿Qué es lo urgente para el MÍO en este momento?Hay algunas terminales intermedias, de cabecera, pero realmente en este momento lo que tenemos en la mira es poder completar la reestructuración de rutas y eliminación de sobreoferta y poder completar la flota necesaria para prestar un buen servicio. La reestructuración de rutas ha sido un asunto complejo. Desde octubre pasado se está diciendo que salen todos los buses tradicionales de las vías y aunque se hizo con contundencia el anuncio y se arrancó con fuerza, su puesta en práctica se ha ido dilatando...Es un proceso complejo, pero que se ha ido desarrollando de manera exitosa y esperamos que este primer semestre se termine. En todas las juntas se han hecho pedidos y llamados para concretar la eliminación de rutas y sobreoferta. Cali ha venido haciendo la tarea firmemente, pero con todos los problemas sociales que se generan entendemos que son acciones que no son fáciles.En contextoEl MÍO tiene cuatro operadores (propietarios de los buses). Son Blanco y Negro Masivo, GIT, Unimetro y ETM.Unimetro, la empresa de mejor tamaño, estuvo en crisis hace año y medio, lo que obligó a la entrada de un nuevo socio que la capitalizara: Sí99.Aunque la queja de los operadores por falta de recursos ha sido constante, días recientes se desató una nueva crisis por cuenta de ETM.La empresa dejó de sacar a la calle 51 de los 130 buses que posee, con el argumento de falta de dinero para la gasolina.Se cancelaron seis rutas. 3100 usuarios debieron usar otras rutas y 900 el transporte tradicional.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad