“Estamos en situación de emergencia”: Presidente del Concejo de Cali

Enero 29, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Judith Gómez y Fabio Posada
“Estamos en situación de emergencia”: Presidente del Concejo de Cali

Fernando Tamayo, presidente del Concejo.

Fernando Tamayo habla sobre las denuncias por corrupción, la falta de recursos y el momento crucial que vive la junta directiva de la ciudad.

Fernando Tamayo, el nuevo presidente del Concejo, sabe que tiene una oportunidad única de pasar a la historia como el líder que logró unir a la nueva camada de políticos, catorce que por primera vez llegan a la Corporación y encarnan la renovación de sus costumbres, con un grupo de siete experimentados concejales, como él, que logró reelegirse y sigue vigente.“Todo está dado –dice este conservador de 44 años– para que este Concejo renovado en conjunto con el experimentado alcalde, Rodrigo Guerrero, saque adelante esta ciudad”.Los retos son difíciles y variados pues en el Concejo “no solo no hay plata ni para tomarse un tinto”, sino que esa Corporación carga el estigma por sonados casos decorrupción.“Cuando no hay recursos tienes que ser creativo”, dice Tamayo, que deberá reintegrar a unos 25 trabajadores sacados en 2007 a través de una reforma que un juez consideró mal realizada.También será el garante de los pactos entre las distintas bancadas y de que los proyectos que presente la Alcaldía tengan un amplio debate y sean aprobados. ¿Cuál es el estado de la planta física del cabildo?Está bastante deteriorada, hay humedad, hongos y mal olor, por eso tenemos cuatro oficinas cerradas; somos víctimas de una mala impermeabilización del piso de la plazoleta del CAM. Pero es que el ambiente laboral del Concejo nunca ha sido el ideal, por ejemplo, los aires acondicionados están conectados al parqueadero de la Alcaldía y se contaminan con gas carbónico. No tenemos unas condiciones dignas para hacer nuestro trabajo.¿Por qué no ha hecho las refacciones?Los recursos del Concejo son limitados. Del presupuesto de 2012, que proviene de un pequeño porcentaje de los recaudos del Municipio, solo nos quedan $320 millones para funcionar y por ley no nos pueden hacer adiciones. Siento que ha faltado voluntad de las anteriores alcaldías para lograr una solución.Por eso le dije al alcalde Guerrero que no estaba de acuerdo en que invirtiera en acomodar el espacio actual, porque los recursos del Municipio son escasos y no creo que los caleños vean eso con buenos ojos. Es que solo el arreglo del piso de la plazoleta del CAM vale $600 millones. Creo que la salida menos costosa es reubicar buena parte de las oficinas.Pero, ¿adónde trasladar las oficinas?La primera alternativa que veo es la Casa de los Leones, ícono de la ciudad que recuperará su preponderancia cuando la Plazoleta de la Caleñidad sea terminada. Otra sería en el edificio de la antigua FES y, la menos costosa, ocupar el séptimo piso del CAM, el cual usa la Contraloría pero como esa entidad se va para el edificio Versalles, pienso que es un buen lugar porque hace poco fue remodelado.Denuncias por presunta corrupción han rodeado a los últimos tres presidentes: Milton Castrillón, Orlando Chicango y Jaime Gasca, especialmente por el manejo de los recursos que el Municipio venía destinando para el Concejo. ¿Cómo va a evitar que le suceda lo mismo?La filosofía de dar recursos para el mejoramiento del Concejo no es mala porque busca suplir eso que nos hace falta. Hay que precisar que como presidentes del Concejo, ni yo, ni los que me han antecedido, podemos firmar contratos ni aprobar compras, así que indaguen quién es el ordenador del gasto y cuál es su responsabilidad en cada caso.Como ese modelo fue satanizado preferí hacer un diagnóstico de necesidades, priorizando algunas urgencias como los elementos de aseo, poder tomarse un tinto, el bienestar social de los trabajadores, la papelería, el plan de divulgación, todo con el fin de dignificar el lugar de trabajo, y le propuse al alcalde Guerrero que a través de comodatos u otro tipo de alianzas, la Administración nos envíe los equipos de oficina y los materiales que se requieren. No necesito manejar los recursos para lograrlo. El Alcalde, que fue concejal, conoce muy bien lo que nos hace falta, tal vez por eso dijo que nos piensa ayudar en especie.En el tema de los expresidentes espero que con rapidez los entes de control definan si hay mérito para imponer sanciones, porque todo este escándalo le hace daño al Concejo en su totalidad.En los últimos doce años la estructura del Concejo ha sido reformada dos veces, pero tal parece que esas medidas no han surtido efecto pues siguen las dificultades. ¿Usted está dispuesto a hacer una nueva reforma?Un fallo de la justicia me obliga. La reforma del 2007 fue demandada porque se sacaron algunos de los trabajadores y ellos ganaron el derecho a recuperar sus cargos. Ya se hicieron los estudios y estoy obligado a presentarla. El problema es que eso cuesta $4.000 millones y no sé de dónde los voy a sacar pues el Concejo no tiene sino $320 para funcionar y el Municipio tiene $100.000 millones para inversión en todo el 2012. Voy a plantear amarrar la reforma administrativa que va a presentar el alcalde Guerrero a la reforma nuestra, así algunos empleados del Concejo pasarían a ser parte del Municipio. Luego pedimos algunos de ellos en comisión para que sigan prestando sus servicios en el Cabildo, pues son la memoria histórica de la entidad.Logró consenso para su Presidencia y, luego de muchos años, alcanzó unanimidad en la elección de Contralor y Personero. ¿Cómo fue ese acuerdo?Todos mis compañeros reconocieron la experiencia y el buen trabajo que he venido realizando, lo cual se expresó en los más de 15.000 votos que saqué, siendo la mas alta votación en la ciudad. También saben que soy prenda de garantía dentro del mismo Concejo. Para elegir al Contralor y Personero tuvimos en cuenta las mejores hojas de vida, algo histórico, y la calidad de Gilberto Zapata y Andrés Santamaría es probada, ellos encarnan el tipo de control que nos interesa: tendrán la independencia frente al Gobierno para vigilarlo, pero sin extorsionarlo. Logramos un equilibrio, aunque hubo pujas internas, pero primó la consciencia de que eran los mejores perfiles para esos cargos.¿Esa unanimidad es real?Más que eso hubo un excelente cabildeo por parte del Contralor, mostrando sus cualidades ante las distintas bancadas, y en menor tiempo pero igual de eficaz fueron las presentaciones del Personero. Es que Santamaría es un hombre joven que creo, gracias a su desempeño en la Defensoría, está por encima del bien y del mal. Por eso el 80% de los concejales, independientemente de los partidos, tuvo la absoluta convicción de que ellos dos representaban una elección responsable para la ciudad.Si eso fue así, ¿por qué ahora hay una puja entre los 14 concejales nuevos y los 7 repitentes, que se dice es por los puestos de Contraloría y Personería?Eso es un rumor pero cada vez es más difícil implementar ese tipo de barridas burocráticas, pues no se puede sacar a una persona idónea y con experiencia para reemplazarlo por alguien de menor perfil, entonces allí hay un punto de ruptura con formas del pasado. Es interesante la mezcla de este Concejo, 14 nuevos y 7 experimentados, los 21 estamos trabajando junto a la Administración, reservándonos el control político, porque somos conscientes de que si a Guerrero le va bien, a nosotros nos va bien y a la ciudad le va bien.Si hay unas pujas, pero son las normales y no son por burocracia, se dan por la presión que tienen todos los concejales de ocupar espacios de representación en las mesas directivas y ser ponentes en las plenarias. Es lógico que con la renovación que se está dando en la política de la región esas pujas puedan ser un poco más intensas. Pero como a mi no me eligieron ni los antiguos ni los nuevos, seré el garante de los compromisos y de la equidad en la repartición de los proyectos de acuerdo entre las distintas bancadas. Allí hago la diferencia, porque me entiendo con bancadas y no con políticos al menudeo.Si es cierto que no hay división, ¿por qué se han demorado tanto en elegir los presidentes de las comisiones?Ya hicimos la primera elección, en Plan y Tierras quedaron Michel Maya, presidente, y Roy Alejandro Barreras, vicepresidente, ambos son nuevos, lo cual estaba pactado, ahora nos falta confirmar los acuerdos en Presupuesto e Institutos. Allí es que se está dando la puja, pero el reacomodo de fuerzas no pone en duda que los compromisos y la palabra empeñada se cumplan. ¿Usted cree que los concejales nuevos llegaron con demasiadas ambiciones?Les he dicho a los concejales más jóvenes que no pueden comenzar una carrera política generando espacios abruptamente, lastimando a personas que llevan mucho tiempo haciendo la fila. Ser novato en el Concejo no es fácil, algunos pensaban que teníamos sueldo, carros blindados, pero eso no es así y ellos están enfrentados a esa realidad.Se afirma que los veteranos quieren quedarse con todo y que van a romper la coalición para apretar al Gobierno...Eso no es cierto, Guerrero no ha tranzado compromisos ni ha ofrecido puestos, la misma elección de dos personas independientes del Gobierno como Contralor y Personero es una prueba. Ya la campaña electoral pasó, ahora hay 21 concejales que quieren trabajar con la Administración y mi función es que ese trabajo se dé con armonía, porque un Concejo en contravía del Alcalde sería nocivo para la ciudad.Usted ha dicho públicamente que es amigo del Alcalde. ¿No tiene conflicto a la hora de ejercer el control político?No, es que ser amigo no es dar palmaditas en la espalda y decir que todo va muy bien, sino hacer los cuestionamientos que haya que hacer. Al amigo hay que orientarlo y soy un convencido de que Guerrero, por su poder simbólico y su capacidad de gestión, era el mejor candidato para desarrollar la ciudad, es que él puede concitar a las distintas fuerzas, desde lo público, desde la empresa privada, desde el Gobierno Nacional. Por eso lo voy a apoyar en los procesos que considere que son positivos para la cuidad y voy a ser el dedo punzante en los temas en los que no estemos de acuerdo. Al Concejo en los últimos años se le critica la falta de control político eficaz, ¿cómo se va corregir eso?Tras los cuestionamientos que han surgido al conocer los informes de la comisión de empalme, me doy cuenta que nos faltó hacer seguimiento a las denuncias que hicimos del Gobierno anterior. Ahora vamos a implementar ese seguimiento cada dos o tres meses y para ello vamos a convocar a la Contraloría y la Personería, para que nos ayuden a contrastar que los informes que pasen los secretarios no estén maquillados, como acabamos de descubrir.¿Está de acuerdo con la petición de facultades especiales para que el Alcalde comprometa vigencias futuras ordinarias y contrate por los cuatro años el suministro de gasolina, vigilancia, aseo y los seguros?En este caso son necesarias, ustedes mismos publicaron que algunos colegios están sin vigilancia, entonces no puede ser que cada año la Administración se paralice por cosas fundamentales como el aseo y que sus bienes queden desprotegidos mientras se renuevan las pólizas. Creo que es oportuno, porque negociando un contrato a cuatro años se obtienen mejores tarifas.También va a presentar la reforma Administrativa, de las Empresas de Salud y el Plan de Desarrollo…Ahí si no veo ambiente para dar esas facultades, es que eso sería despojar al Concejo del control y de su responsabilidad en dar un amplio debate a temas de esa importancia. Considero que los modelos que se adopten en ambos casos deben ser discutidos con la junta directiva de la ciudad. El Plan de Desarrollo no puede ser una colcha de retazos, por eso debe ser construido de la mano de la comunidad y el Cabildo es el escenario idóneo para dar esos debates, además, debe estar lleno de metas aterrizadas, que se puedan cumplir, no como el Gobierno anterior, el cual prometió construir 18.000 viviendas en cuatro años y solo dejó 1.800, es decir, incumplió ese objetivo en un 90%.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad