Esta semana pondrán a prueba las 60 cabinas del Mío Cable

Agosto 09, 2015 - 12:00 a.m. Por:
José Luis Carrillo Sarria | Reportero de El País.
Esta semana pondrán a prueba las 60 cabinas del Mío Cable

El comando operativo central del MÍO Cable se encuentra en la estación Cañaveralejo. Sin embargo, en cada estación intermedia y en la de retorno hay operadores supervisando todos los sensores del sistema.

Los dos motores del sistema están siendo exigidos al máximo, así como las fuentes de energía que lo movilizan.

Después de tres años de espera, tras  la  suspensión de obras en 2012, esta semana los habitantes de Cali podrán ver operar, en su fase de prueba, las 60 cabinas del MÍO Cable. Se trata de un proceso milimétrico, en el que se  ponen a  prueba  que el cable soporte la tensión con su carga  a tope, las  cargas atmosféricas e incluso el posible impacto de objetos  contra las cabinas.    Los dos motores del sistema están siendo exigidos al máximo, así como las fuentes de energía que lo movilizan. Los sensores están siendo calibrados para medir la potencia de los vientos en la zona y la velocidad de las cabinas. Los  frenos son exigidos repetidamente  para garantizar su efectividad.  “Como cualquier equipo electromecánico hay que  ajustar  muchas piezas móviles. Estamos en la etapa de alineación de motores y haciendo la calibración de sensores, también, verificando las ruedas en las torres que ayudan a circular el sistema”, dice Juan Pablo López Valencia, ingeniero de montaje de Ingeocable, firma encargada de las pruebas.  El sistema  estará  a punto entre 20 y 25 días.  El MÍO Cable está diseñado para soportar fuertes lluvias y su estructura es sismorresistente. Después de calibrar sensores  se dará la salida no tripulada de las cabinas, por lo que durante esta semana los caleños verán  operando el sistema aún sin pasajeros. Luis Fernando Sandoval, presidente de Metrocali, reveló que este 18 de agosto presentará en sociedad al MÍO  Cable, que estará operacionalmente listo, pero aclara que aún no está dispuesto para pasajeros.  “Estamos trabajando al máximo para que en las dos primeras semanas de septiembre pueda estar operando normalmente”, concluye el funcionario. FrenadoUna de las pruebas más duras que soportará el MÍO Cable será el frenado. El sistema será sometido a su máxima velocidad, cinco metros por segundo, con todas sus 60 cabinas en operación, las cuales están sujetas al cable y realizarán frenados intempestivos en intervalos distintos de tiempo. En este sistema aéreo suspendido el que gira y se desplaza es el cable y no la cabina, por ello se hace necesario poner a prueba la resistencia del mismo. Las evaluaciones   se realizarán con carga muerta, es decir, recipientes llenos con agua que simulen el peso de los tripulantes. PesoLa capacidad de carga del sistema es una de las  pruebas más rigurosas. Cada cabina puede transportar diez personas: ocho sentadas y dos de pie, con su carga respectiva. El peso límite que puede tolerar cada una es de 1200 kilos, es decir, un promedio de 120 kilos por pasajero. Las pruebas de peso, al igual que las de frenado, se realizarán con carga muerta, es decir, recipientes llenos de agua  en cada una de las 60 cabinas. También se someterán a  giros repentinos del mecanismo, así como a recorridos a baja y alta velocidad a distintas horas del día, teniendo en cuenta que en la tarde el viento sopla más fuerte en Cali y puede ser un factor que marque diferencia. [[nid:452253;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/08/miocable-2015.jpg;full;{}]] Simulacro Según Metrocali, en las próximas  semanas se realizarán simulacros de emergencia en el MÍO Cable,  con los organismos de socorro,  para estar preparados ante cualquier eventualidad: heridos, accidentes, incendios, etc. Los líderes de Siloé y los estudiantes del sector serán los primeros en usar el sistema. SensoresLos principales  elementos que están  a prueba en el MÍO Cable son los sensores. Por ejemplo, los geométricos verifican las posiciones de las cabinas en  el cable, además, de revelar el estado de los soportes de las mismas. Los sensores inductivos miden la velocidad.  También hay dispositivos que miden la    dirección y la velocidad de los vientos, están  ubicados en las torres 3, 6 , 12 y 13. Cuando se presenten  vientos superiores a los 35 kilómetros por hora (Kph), el sistema arroja una alarma al centro de control. El MÍO  Cable puede tolerar vientos por encima de los 55 kilómetros por hora. EnergíaLos dos motores del  MÍO Cable también son objeto de pruebas.  Uno de ellos se abastece de energía eléctrica  que  proviene de dos circuitos  de Emcali: el del norte y el del sur.  Si  falla el suministro de uno de estos  sistemas en menos de diez segundos  opera el respaldo. Si fallan ambas fuentes de energía entra a operar el  motor diesel, el cual  tardaría 40 segundos en activarse,  pero serviría solo para evacuar las cabinas hasta las estaciones ya que su velocidad es de un metro por segundo. Otras pruebas La ruptura de los ventanales, el impacto de un rayo y hasta la temperatura dentro de las cabinas son factores que se evalúan en el sistema aéreo  suspendido. Según los expertos, los ventanales, que son de acrílico de alta densidad, han sido sometidos a pruebas donde les arrojaron bultos de arena a  200 kilómetros por hora, sin sufrir daño alguno. Asimismo, el sistema está protegido contra cargas atmosféricas, por lo que el impacto de un rayo no afectaría a los tripulantes. Las cabinas no tienen aire acondicionado sino un sistema de ventilación forzada en el que el aire circula por la  cabina en la medida  que se desplaza por el cable.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad