Esta noche actuará en Cali Alberto Plaza, el profeta del amor

Mayo 27, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Por: Isabel Peláez | El País
Esta noche actuará en Cali Alberto Plaza, el profeta del amor

Alberto Plaza, cantautor chileno.

Hoy, en el teatro Jorge Isaacs, se presenta el cantautor chileno Alberto Plaza, un hombre "realizado" que no le pediría a Dios ni un día más.

Escuchar a Alberto Plaza sin su guitarra de fondo, al hombre que dejó atrás tres carreras para dedicarse a la música, al que quedó huérfano de padre a los 15 años cuando precisaba de su consejo para conquistar mujeres, es otro concierto.Muchos desconocen que está tan enamorado de las mujeres como de sus hijos: José Domingo, de 10 años y Santiago, de 4. Pocos saben también que el artista que se consagró en Viña del Mar, no volvió al Festival de Música porque le teme más a la cruda crítica de la prensa que al ‘Monstruo’ que es el público. La razón de mantenerse al margen de Viña del Mar es que ya no es tan amigable como antes. “La prensa se ha puesto demasiado dura y no es tan grato ir. Muchos artistas que han ido se sorprenden de la violencia de la prensa, de su sensacionalismo. Por cualquier vía buscan armar escándalo”, admite.Ayer, después de su concierto en Popayán y en la víspera de su concierto en Cali, el cantautor chileno nos dejó escuchar su voz ‘a capella’ y su verdad desnuda de rima. Así habló el autor de ‘Un día más’, ‘Que cante la vida’, ‘Bandido’, ‘Aventurera’ y ‘Milagro de abril’: “Inicié esta gira de conciertos en Pasto, donde había estado hacía diez años, y encontré a un público encantador que me entregó su cariño. Me siento muy contento por la hospitalidad que siempre me entrega Colombia”, afirma. Plaza no tiene una plaza predilecta: “Me reciben cariñosamente desde los trópicos y los hielos eternos, hasta el desierto. Independientemente de las circunstancias, la música llega por igual a todos”, dice.Se autodefine como un alquimista que ha explorado desde la fotografía hasta la aviación. Aunque para él la aventura más extrema es “lanzarse a conquistar el corazón de una mujer, pues requiere de casco, arnés y estado físico, pues uno no sabe lo que encontrará”. De lo que se siente incapaz es de dar consejos. “La gente me los pide y me siento extraño. Uno puede saber lo que le pasa a uno, pero ¿cómo puedo extrapolar la experiencia de mi vida a otra persona?”. Pero este seguidor de la cienciología siente que hace milagros con sus canciones. “Llevan a la gente a tomar decisiones. Yo mismo curo mis decepciones escribiendo canciones. Soy mi propio iPod”.Cuenta que tenía 15 años cuando su padre murió. “Era un hombre maravilloso, transmitía valores de ética, de moral. Sentí un compromiso de seguir su enseñanza. No de hacer lo mismo que hacía, porque él era ingeniero y traté de serlo, pero lo mío era la música”. Ser el menor de cuatro varones -confiesa- no lo hizo el más consentido, sino “el más resistente, un sobreviviente”. Dice que no tiene deudas pendientes con la vida. “Alcancé la felicidad plena. Estoy en armonía conmigo y el universo. Si me voy hoy, no necesito un día más”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad