¿Está en el Valle la solución al hambre en Etiopía?

¿Está en el Valle la solución al hambre en Etiopía?

Septiembre 21, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Santiago Cruz Hoyos | Reportero de El País
¿Está en el Valle la solución al hambre en Etiopía?

Steve Beebe es el líder del Programa Fríjol del Ciat, que además cuenta con un banco de semillas “vital para contribuir a que los agricultores puedan sobrellevar los impactos del cambio climático”.

El Ciat enviará semillas de fríjoles blancos que, además de registrar alta concentración de hierro, fueron mejorados para que soportaran las sequías que azotan al país africano.

Steve  Beebe conduce hacia el campo de fríjoles del Centro Internacional de Agricultura Tropical, Ciat. Su sombrero y las botas que lleva lo hacen lucir como un granjero camino a su cultivo, y no lo que en realidad es, un científico  experto en mejoramiento genético.

 - Nací en Estados Unidos hace 63 años y llevo 38 en Colombia. Llegué al país porque tuve la oportunidad de adelantar unas investigaciones de mi tesis de doctorado. Pasé 15 meses acá, y el Ciat me dio la oportunidad de regresar, dice con la mirada puesta en el camino.

Steve es el líder del Programa de Fríjol del Ciat. Él y su equipo de investigadores se encargan, entre otras cosas, de mejorar los diferentes tipos del grano para que resistan plagas, sequías, las altas temperaturas. Para lograrlo, a veces, han esperado hasta 15 años.

- En mis días de estudiante encontré un buen profesor cuya especialidad era el fríjol y desde entonces me he enfocado en su estudio. Se trata de un cultivo básico en Centro América, Cuba, Haití, una buena parte de África oriental, Etiopía, Kenia, Uganda, Tanzania, Sudáfrica. Del fríjol depende en gran parte la subsistencia de miles de personas. A mí me gusta comerlos.

Steve se pasa ahora un brazo por su frente, se seca el sudor y se le escucha  un “ufff” sostenido después de que le pregunte  por las dos palabras que más se mencionan en el mundo  desde hace algunos años: cambio climático.

-  Es una realidad. Hace 30 años uno contaba con que en la segunda semana de septiembre ya estaría lloviendo. Hace una década, en cambio, contaba con que eso sucedía con seguridad en octubre. Y mira. No está lloviendo. Ya no hay un año normal con respecto al clima y sin embargo  la gente habla de cambio climático como algo que va a pasar en 50 o 100 años.  No es así. El clima ya cambió.

En el campo de fríjoles del Ciat se cultivan diez tipos del grano, los más comunes en América Latina y Colombia, y ante la falta de lluvias de los últimos días algunas de las plantas con las que hacen ensayos ya están secas. 

El fríjol es muy sensible a la sequía, dice Steve, y lo confirma la baja en la producción del grano en  el país, lo que ha generado que el precio de un kilo esté por las nubes. El año anterior, de hecho, agricultores de municipios santandereanos como San Gil y Villanueva perdieron gran parte de su cosecha debido a la falta de lluvias.

Steve camina por el campo, busca las plantas  que han resistido la sequía (según el Ideam los déficit de lluvias en el país superan el 70 %). Una de esas plantas produce fríjoles blancos, los mismos que en los próximos días serán enviados a Etiopía. Steve los encuentra, toma algunos, abre la palma de su mano para exhibirlos.

 - En Etiopía se ha desarrollado todo un negocio de exportación de fríjol. Este blanquillo es uno de sus granos más importantes para el país. Los venden en  Europa,  mientras que los fríjoles de grano rojo pequeño los venden en Centro América. También los utilizan para consumo interno. El problema que enfrentan son las sequías, cada vez más frecuentes. Además, Etiopía es una zona bastante seca. Siembran donde el continente se parte en dos, un territorio extremadamente seco. Por eso enviaremos estos fríjoles. Es una especie con alta tolerancia a la sequía. También presenta una alta concentración de hierro. 

Aunque las grandes hambrunas se han reducido, en Etiopía aún persiste lo que los expertos  y políticos prefieren llamar desnutrición, inseguridad alimentaria, es decir, hambre. Un 28 % de la mortalidad infantil en el país se debe, precisamente, a la falta de una alimentación adecuada. Por lo menos 300.000 niños son tratados por desnutrición cada año, y cientos de ellos padecen  retrasos en el crecimiento, precisamente, por la falta de hierro.  ¿Por qué pese a los avances de la ciencia sigue habiendo hambre en el mundo? Hace falta una decisión política, pareciera, pero Steve y los investigadores del programa de Fríjol del Ciat recuerdan que lo que ellos hacen es ciencia, no política, así que volvemos a hablar del grano.

-  Todo el trabajo de mejoramiento consiste en  cruzamientos de diferentes tipos de fríjol. Para someter los cultivos a altas temperaturas, prepararlos para que las soporten,  hacemos siembras en dos sitios que están entre 2 y 4 grados por encima del Valle: Armero, en el Tolima, y  el Magdalena.  Aunque para un cultivo, la temperatura más dañina es la nocturna. Así que también utilizamos invernaderos para someter los fríjoles a temperaturas más altas a las que normalmente pueden soportar en la noche.

Tras los experimentos han logrado granos capaces de sobrevivir en un mundo cada vez más caliente y el propósito es probarlos, también, en Colombia, asegurarse  que pese al cambio climático tengamos fríjoles en la mesa.  

A través de un convenio con el Ministerio de Agricultura  se están sembrando fríjoles con alta tolerancia a la sequía en el Huila, Antioquia, Nariño y Cauca, y también fríjol voluble para las zonas intermedias y altas.

 -   ¿Qué pasa si funcionan? ¿Qué pasa si funcionan también en Etiopía? ¿Solucionan, en parte, el problema de la desnutrición, el hambre? ¿Cómo se beneficiaría el Ciat?

-   Si funcionan seremos felices, seguiremos con nuestro trabajo. No recibimos nada a cambio, dicen los investigadores.

Fríjoles resistentesLos fríjoles resistentes al calor surgieron de pruebas exhaustivas realizadas a más de 1.000 líneas de fríjol, un trabajo que originalmente inició como un esfuerzo para desarrollar fríjoles que pudieran tolerar suelos deficientes y sequía. El enfoque se cambió a tolerancia al calor tras un informe alarmante de 2012 preparado por científicos de Cgiar que advertía que el calor era una amenaza mucho mayor para la producción de fríjol de lo que anteriormente se creía.El fríjol es un alimento sumamente nutritivo, que entre  otras cosas brinda proteína, fibra, carbohidratos complejos, vitaminas y micronutrientes.  
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad