Espacio público, el lunar del servicio de aseo en Cali

Mayo 18, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Espacio público, el lunar del servicio de aseo en Cali

Los contratos de concesionarios de aseo se vencen en febrero de 2016, lo que quiere decir que a finales de 2015 el Municipio debería sacar una nueva licitación.

Cali superó la emergencia sanitaria que vivió por las basuras, pero hay cosas por mejorar, como los dobles cobros. Emcali le apostaría al aseo.

Hoy, Cali no tiene la cara sucia que mostraba seis años atrás, cuando navegaba en medio de 1600 toneladas de basuras cada día y vivía una emergencia sanitaria. La mugre y los malos olores que se soportaban entonces, ahora son un mal recuerdo para los sentidos. El ánimo de la gente también ha cambiado. Emsirva, la empresa pública que se encargó del aseo de la ciudad durante 30 años, no tenía cómo responder a esa emergencia. Los políticos locales la convirtieron en su caja menor y en una bolsa de empleos, debido a lo cual tenía más personal que equipos y no disponía de recursos para recoger las basuras. Solo terminó barriendo el 38 % de la ciudad. La empresa estaba quebrada. Había más jubilados que personal activo. Eran 1230 pensionados a los que se les debía garantizar un fondo de más de cien mil millones de pesosComo la empresa no pudo seguir prestando el servicio de aseo, decidió cederlo a terceros. Así dividió la ciudad en cuatro zonas operativas y las concesionó a empresas privadas. Hoy, 64 meses después y tras la entrada de los cuatro concesionarios, se ha logrado garantizar el servicio de aseo en toda la ciudad para 610.000 usuarios, reconoce la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios.De igual manera, se solucionó el lío de disposición final de basuras. Navarro fue cerrado y los residuos se están llevando al relleno sanitario de Yotoco.Sobre la prestación del servicio de aseo por cuatro operadores privados en estos cinco años, la agente liquidadora de Emsirva, María del Mar Mozo, aseguró que “es eficiente y efectivo, porque la ciudad se mantiene limpia”. Emsirva es la interventora de los contratos.Los indicadores de gestión recogidos por esa interventoría muestran resultados alentadores. El 96 % de los usuarios dice que es bueno el cumplimiento en el servicio de recolección de basuras y el 81 % califica bien la limpieza de la ciudad gracias al barrido de vías y zonas públicas.No obstante, la interventoría dijo que el componente de aseo del espacio publico “es el más afectado; las deficiencias en la prestación de este servicio tiene que ver con la falta de cultura ciudadana, la presencia de habitantes de la calle, carretilleros y la falta de apoyo por parte de las autoridades competentes”.“Aunque todos los operadores han hecho esfuerzos para mantener en adecuadas condiciones de aseo cada una de las zonas, situaciones como las mencionadas antes no han permitido lograr avanzar en este tema”, dice el informe.La interventoría concluye que “se debe realizar acercamiento con los entes de control y las autoridades competentes, estableciendo compromisos que conlleven al mejoramiento de la calidad de los servicios prestados por cada operador”.Manuel Vallecilla, de Emas, indicó que en barrios como El Vergel, El Retiro y Mojica han tenido problemas de seguridad. Ha habido operarios heridos por intentar robarlos y han debido diseñar estrategias, con ayuda de la Policía, para entrar y salir rápido o suspender temporalmente la operación.Otro punto complejo es el centro de Cali, donde opera Ciudad Limpia. La empresa reportó que barre y recoge basuras dos y tres veces al día en esa zona, donde los habitantes de la calle y dueños de establecimientos comerciales arrojan basuras todo el día. Los cuestionamientosPero a pesar de que la ciudad está limpia gracias al trabajo de los operadores, se les cuestiona el dudoso manejo hecho de la base de datos de los usuarios, con anuencia de Emcali, para aplicar cobros en forma indebida, lo cual ha derivado en doble facturación del servicio de barrido y de los costos de comercialización, y en detrimento patrimonial para miles de ellos. Los análisis iniciales de Emsirva y la Superservicios estiman que serían 2200 los usuarios que se estarían afectando por el doble cobro en barrido. En comercialización serían muchos más. Por esta razón la Superservicios sancionó en agosto pasado a Promoambiental Valle con multa de $50 millones y, de quedar en firme la sanción que fue apelada, tendrá también que devolver los dineros cobrados de más. Ese es el resultado de una “guerra entre operadores”, como la llamó el concejal John Jairo Hoyos, en su disputa con pequeños prestadores por el mercado del aseo que está sujeto a la libre competencia.El miércoles pasado, la Superservicios sentó a la mesa a las nueve empresas de aseo de Cali y las conminó a lograr un acuerdo para corregir las irregularidades que se vienen presentando en la prestación y facturación del servicio.¿De vuelta al Municipio?Ahora, a 20 meses de vencerse la actual concesión, la Superservicios alertó al Municipio de Cali sobre la necesidad de establecer un esquema para garantizar la prestación del servicio de aseo a partir del año 2016.Una de las exigencias es que se generen recursos para el fondeo del pasivo pensional de Emsirva, el cual se aproxima a  $99.000 millones.Para algunos, los contratos de concesión no le estarían reportando lo que debiera recibir la empresa. Los contratistas pagan entre el 17 % y el 30 % de la explotación del negocio. Por eso, en el Concejo de Cali se empezó a contemplar la posibilidad de que el negocio del aseo vuelva a manos del Municipio.Así lo propuso el concejal Hoyos, tras advertir que “nos hemos gastado $30.000 millones en la liquidación de Emsirva en estos seis años y ese proceso aún no termina”.Precisamente, la Dirección de Entidades Intervenidas y en Liquidación de la Superservicios hizo saber en su página web que cerca de finalizar las concesiones actuales, “el Municipio (de Cali) está analizando la implementación de un modelo de áreas de servicio exclusivo”. Para ello, según dijo, “encargó a Emcali la realización de un estudio técnico de valoración del negocio de aseo”, el cual “ya fue realizado, generando alternativas para la prestación del servicio”.La propuesta, según se conoció, es que Emcali entre a asumir el negocio con los ajustes técnicos, económicos y operativos internos que tendría que hacer. Sin embargo, Emcali no ha confirmado oficialmente su interés en el negocio.El contralor de Cali, Gilberto Hernán Zapata indicó que para ello Emcali “debe contar con previa aprobación del Concejo, demostrar la sostenibilidad y conveniencia económica de las actividades relacionadas con la prestación del servicio público de aseo, sin comprometer ninguno de los servicios públicos básicos que presta”. Por ahora la concesión de aseo a los privados sigue y podría licitarse de nuevo a finales del próximo año.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad