Escombrera legal de Cali se encuentra en vía a Candelaria

Agosto 23, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Escombrera legal de Cali se encuentra en vía a Candelaria

Denuncia. En la Calle 44 con Carrera 2, en el sector de La Isla, sobre el río Cali, apareció una nueva escombrera. Ambientalistas dicen que los residuos causan efectos nocivos para las riberas del río.

El lote está en El Carmelo y el anuncio lo hizo Carlos Rojas, Director encargado del Dagma, tras la preocupación de la comunidad sobre una emergencia ambiental en inmediaciones del Hospital Isaías Duarte Cansino. Preocupa incremento de residuos por construcción de megaobras.

Desde la semana pasada Cali cuenta con una escombrera legal, ubicada en el corregimiento de El Carmelo, en la vía a Candelaria. El anuncio lo hizo Carlos Rojas, Director encargado del Dagma, tras la preocupación de la comunidad sobre una emergencia ambiental en inmediaciones del Hospital Isaías Duarte Cansino.A esto se suma que la capital del Valle genera diariamente 1.100 toneladas de escombros, cifra que podría duplicarse con la puesta en marcha de las megaobras.Rojas, director del Departamento Administrativo de Gestión Ambiental, informó que hoy se celebrará una reunión con los gerentes de las 183 empresas constructoras que funcionan en la ciudad para verificar que estén disponiendo sus escombros legalmente y que cuenten con los debidos certificados de disposición final.El funcionario agregó que es urgente tomar medidas, para que los volqueteros y constructores utilicen los lugares legales para la actividad.Escombreras ilegales generaron crisisUna escombrera de 27 metros de altura, ubicada en el Oriente, conocida como La Carbonera, encendió las alarmas de las autoridades ambientales sobre la disposición de residuos de construcción.Este lugar que tiene 44 hectáreas y que opera desde 1999, está apunto de colapsar amenazando con deslizamientos potenciales de sus bordes, que pueden ocasionar riesgo para los usuarios del hospital Isaías Duarte Cansino y la población circundante al lugar.“Esto evidencia que la ciudad, ad portas de iniciar obras de gran magnitud, no contaba con un lugar apropiado para disponer de los residuos sólidos”, manifestó Alberto Martínez, líder ambiental de la Comuna 22.Señaló que los tres sitios dispuestos en Cali para la recepción de residuos de construcción no tienen capacidad para ello.Por su parte, los volqueteros manifestaron que la ciudad no tiene dónde arrojar más escombros. Y que los puntos destinados para ello están en estado crítico de colmatación.“Hay una persecución clara contra los carretilleros y volquetas que transportamos escombros en Cali, cuando nosotros lo que hacemos es prestar un servicio”, dijo Luis Carlos Mejía, propietario de una de las 250 volquetas que se dedican a esta actividad.Por su lado, el ingeniero ambiental de la Universidad del Valle, Ramiro Atehortua, considera que la apertura de la escombrera de El Carmelo es una medida temporal ante la crisis pero insistió para que se construya un programa integral que disminuya de manera definitiva, el impacto ambiental generado por los escombros.“Es bien sabido que materiales como el concreto se pueden triturar con lo que se consigue una sustancia llamada etrita, especie de roca muerta que se utiliza en cimentación o adecuaciones en vías y rellenos técnicos en áreas de futura construcción”, dijo el profesional.Además, agregó que este material una vez triturado, se deja en condiciones de procesamiento industrial en amalgamiento con otras sustancias para producir ladrillos o adoquines.“Evidentemente, Cali tiene que pensar en este tipo de alternativas para procesar sus propios escombros y minimizar el impacto ambiental, porque sino se convertirá en un problema de nunca acabar”, concluyó Atehortua.Según David Millán Orozco, subdirector del POT y Servicios Públicos, es necesario que exista en Cali un espacio con especificaciones técnicas y de diseño urbanístico y arquitectónico, que permita desarrollar este tipo de tecnologías para el aprovechamiento de los residuos sólidos.“Necesitamos escenarios propicios para que este sector de la economía pueda hacer de Cali una ciudad que dé ejemplo en Colombia y Latinoamérica en el manejo, recuperación y aprovechamiento de residuos sólidos”, agregó.El funcionario anunció que actualmente trabaja en esta alternativa, que además de minimizar el impacto ambiental se convertirá en la fuente generadora de empleo para la población vulnerable.Por su parte, Juan Carlos Arbeláez, residente del barrio Álamos, manifestó que es importante que se le dé una pronta solución al problema.“Frente al CAI del barrio, a orillas del río Cali, hay una escombrera que hemos limpiado varias veces, pero el problema persiste. Es claro que transportar los escombros hasta el corregimiento de El Carmelo no es viable económicamente para los transportadores, por lo que la ciudad se vuelve blanco de estos desechos en múltiples puntos”, anotó.El mapa de los escombrosSegún el Dagma, las escombreras ilegales más críticas de la ciudad se encuentran localizadas en la Avenida 4N, con calles 68 y 69, del barrio La Flora; en la Calle 34 con Avenida 2N y en la Calle 33 con Avenida 2AN, una de las vías de acceso al Terminal de Transporte.Los escombros impactan la vegetación, pues muchos árboles son sacrificados con el fin de ampliar los espacios para arrojar las basuras.Estos residuos sólidos en la mayoría de los casos contaminan el agua y especialistas dicen que causan destrucción en los sistemas de drenaje urbano.Cifras500 millones de pesos es la multa por disponer escombros en sitios no autorizados por El Dagma.3 millones de metros cúbicos de escombros tiene Cali depositados inadecuadamente en escombreras ilegales.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad