Escombrera de la Carrera 50 no se cerrará este año, dice Alcaldía

Escombrera de la Carrera 50 no se cerrará este año, dice Alcaldía

Junio 12, 2018 - 12:13 a.m. Por:
Redacción de El País
Escombrera Carrera 50 Escombros Basuras

La estación de transferencia de la Carrera 50 volvió a saturarse de residuos que están afectando la calidad de vida de los habitantes del sector. A la fecha, ninguna administración municipal ha podido cerrarla.

Ángela Zuñiga / El País

Enfermedades respiratorias, inseguridad, consumo de sustancias alucinógenas y hasta accidentes de tránsito, son algunos de los males con los que deben lidiar diariamente los habitantes de los barrios contiguos a la estación de transferencia de la Carrera 50, más conocida en el argot popular como la Escombrera de la 50.

Según habitantes de barrios como Ciudad Córdoba, Brisas del Limonar y Mariano Ramos hasta la fecha, ninguna administración municipal ha podido retirar de sus vidas este sitio de transferencia de escombros que está próxima a completar 20 años de operación.

“Esta es una ciudad que ha sido mal planificada, se los hemos dicho a los alcaldes, pero a ellos les hace falta mano dura para hacer cumplir las normas que permitan que este lugar se cierre definitivamente. Estamos muy perjudicados y, lo peor, es que seguimos sin ver una pronta solución”, aseguró Guillermo Sánchez, líder comunitario del barrio Ciudad Córdoba.

Al respecto, Alejandro Arias, director de la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos Municipales, Uaespm, indicó que la Alcaldía ya trabaja en un plan para descolmatar la escombrera a corto y mediano plazo.

“El primero de junio se adjudicó un contrato a través del cual se busca llevar los residuos de la construcción y demolición, RSD, a otros sitios de disposición ubicados afuera de la ciudad. Para ello, hemos venido organizando la logística necesaria para acatar los requisitos ambientales”, explicó Arias.

Lea también: 'Este miércoles empezarán a evacuar la Escombrera de La 50, anuncia Alcaldía'.

Según el funcionario, para cumplir el proceso de desalojo de la escombrera, ya se han autorizado lotes en varios municipios como Puerto Tejada, Villa Rica y Candelaria. Asimismo, la Alcaldía de Yumbo, estaría próxima a aprobar otro sitio.

“Hay que tener en cuenta que diariamente ingresan a este lugar 180 m3 (metros cúbicos) de RSD y se están evacuando 500 m3 con las 10 volquetas que hemos dispuestos para tal fin. Por lo tanto, sí seguimos así, nuestro objetivo será descolmatar 20.300 m3 de escombros en un plazo no mayor a dos meses”, aseguró.

Cabe decir, que una camioneta de marca Chana, como de las que le dio la Alcaldía a los excarretilleros, tiene capacidad para 1.6 metros cúbicos.
Por ahora, las volquetas de la Alcaldía ya están realizando entre tres y cuatro viajes diarios a los sitios de disposición final. “Esto nos va a permitir tener la escombrera bajo control. Sin embargo, quiero precisar que este año no la vamos a cerrar. Por ahora, estamos en proceso de empalme”, puntualizó.

El futuro de los escombros que genera Cali

Alejandro Arias también informó que a mediano y largo plazo, además de despojar este lugar de los RSD, se buscará generar alternativas para el aprovechamiento de los escombros.

“Justamente eso es lo que ya se está haciendo en otros países alrededor del mundo. Los residuos están siendo usados como una fuente generadora de materiales para la construcción. Para mí, esta propuesta terminaría siendo la solución definitiva”, dijo.

Asimismo, añadió que la toma de consciencia ciudadana ayudaría a convertir esta alternativa en una realidad.

“Estos puntos que van generando residuos en la ciudad, son producto de la indolencia y falta de cultura en la separación de estos materiales, que debe hacerse desde la misma casa”, precisó.

Además, Arias agregó que hay muchos casos en los que las personas, por ahorrarse costos, no le pagan al respectivo operador de aseo por el traslado de los RSD y esto empeora el problema.

“Entre los chaneros (vehículos de sustitución de tracción animal) ocurre la guerra del centavo por quién de ellos cobra más barato por llevar los escombros y por eso es que no se hace una adecuada clasificación de los mismos, los cuales van a parar finalmente a la estación de transferencia”, concluyó.

"Esto no es vida"
Jairo Cardona

Jairo Cardona, un hombre de 82 años que vive en el barrio Mariano Ramos.

Ángela Zuñiga / El País

La polución que genera la estación de transferencia de la Carrera 50 ya le pasó cuenta de cobro a la salud de Jairo Cardona, un hombre de 82 años que vive en el barrio Mariano Ramos desde hace más de 30 años.

“Me diagnosticaron en el 2013 una enfermedad pulmonar obstructiva crónica y siento que cada día ese humero y polvero que inhalo de la escombrera me mata lentamente, tanto así que ya casi no puedo ni hablar. Esto no es vida”, aseveró Cardona.

A esto se le suma la contaminación visual y la inseguridad que genera el lugar para los habitantes de este sector en el oriente de Cali.

“Cuando abro la ventana mi único paisaje es una montaña de escombros que cuadruplica la altura de mi hogar. La reja de mi casa la tengo que mantener a toda hora con llave porque es peligroso y por aquí pasan constantemente personas que se entran a mi vivienda a pedir agua, azúcar, sal y otras cosas, y si uno no tiene que darles se enojan”, aseveró.

Espacio público lleno de escombros
Escombrera Carrera 50 Escombros Basuras

Los residuos de la escombrera le han quitado espacio de recreación a la comunidad.

Ángela Zuñiga / El País

Lilia Manzano, otra moradora del barrio Mariano Ramos, manifestó que los residuos de la escombrera le han quitado espacio de recreación a la comunidad.

“La Alcaldía recuperó hace unos meses una zona verde que se viene perdiendo porque la escombrera cada día crece más”, dijo.

Incluso, muchos habitantes optaron por dejar de frecuentar el sector. “ Yo no volví con mis nietos porque allí hay personas que consumen vicio.
Y como para rematar, me han llegado rumores de que han encontrado dos cadáveres humanos. Entonces, la escombrera ya se volvió un cementerio”, indicó la mujer.

Además, afirma que la comunidad agotó todas las acciones. “Hemos realizado plantones, acudido a los medios de comunicación y a la Administración Municipal y hasta ahora no ha habido nadie que sea consciente del perjuicio que nos está causando este lugar. Ya hasta perdí la cuenta de cuántas veces nos han dicho que la van a cerrar”, manifestó

Una zona que no se valoriza
Escombrera Carrera 50 Escombros Basuras

Para algunos, es muy difícil vender las propiedades que quedan aledañas al lugar.

Ángela Zuñiga / El País

Para Héctor Bolaños, quien tiene una vivienda al lado de la escombrera de la 50, es muy difícil vender las propiedades que quedan aledañas al lugar.

“La valorización de nuestras casas es nula. Yo por lo menos no volví a pagar impuestos y por eso hace poco me llegó una carta con información de que me iban a mandar a cobro jurídico por este tema, cuando aquí nuestras casas ya no cuestan nada y se han desvalorizado porque nadie quiere comprar, y si usted quiere vender, tiene que regalar su propiedad. Esto no es justo”, opinó el hombre.

Bolaños también indicó que la escombrera está al borde del colapso. “Es un riesgo porque por un lado, la montaña puede caer al Canal CVC Sur y taponarlo. Y por el otro, puede derrumbarse sobre la vía y ocasionar un accidente. De hecho, esta semana una roca -bloque de escombro- se desmoronó a la calle e hizo caer a un motociclista”.

Deporte al lado de una escombrera
Paola Andrea Ramírez Escombrera 50

Paola Andrea Ramírez practica patinaje en el patinódromo de la Unidad deportiva Mariano Ramos.

Ángela Zuñiga / El País

Hace tres meses, Paola Andrea Ramírez llegó desde Medellín para radicarse en Cali. Su hobby es el patinaje y por eso desde hace un mes entrena este deporte en el patinódromo de la Unidad deportiva Mariano Ramos.

“Mis vecinos me hablaron de esta pista, vine a conocerla, me gustó y desde hace un mes estoy haciendo ejercicio aquí. Sin embargo, a pesar de que el escenario está en buenas condiciones, el lugar me da mucha desconfianza por lo que hay a mi alrededor, especialmente, por la montaña de escombros. La ciudad se ve fea, se sienten malos olores y hay mucho polvo”, explicó la mujer de 31 años.

Según la deportista, en la capital de Antioquia no existen sitios como este ubicados en medio de la ciudad. “Esto es por falta de planificación urbana. En Medellín hay lugares especiales para depositar este tipo de residuos, pero ninguno de ellos queda al lado de calles ni de barrios como aquí”, complementó.

Una huerta para mitigar la polución
Jardín Escombros Escombrera 50

Jardín comunitario sobre el jarillón del barrio Brisas del Limonar, localizado al otro lado del Canal CVC Sur.

Ángela Zuñiga / El País

En el jarillón del barrio Brisas del Limonar, localizado al otro lado del Canal CVC SUR, varios habitantes se han unido para sembrar diferentes tipos de plantas ornamentales y árboles de mandarina, coco y otras especies frutales.

“Aquí ya estaban empezando a tirar escombros e iban a convertir este lugar en otro basurero. Por eso, algunos vecinos empezamos con estas siembras que también tienen el propósito de contrarrestar el impacto negativo por la contaminación que genera el polvo y las quemas de muebles, llantas y residuos”, manifestó Eduardo Solís, vecino del sector.

El hombre también aseguró que diariamente él y otras tres personas de su comunidad realizan mantenimiento a las plantas que hay en este espacio.

“Les quitamos la hojas dañadas, las regamos de agua, las podamos y les aplicamos productos para que no las dañen las plagas. Este es nuestro espacio y hay que conservarlo”, precisó.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad