“Es más peligroso un secador de pelo que una antena”: Ministro de las TIC

“Es más peligroso un secador de pelo que una antena”: Ministro de las TIC

Abril 06, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Alfredo García Sierra | Reportero de El País
“Es más peligroso un secador de pelo que una antena”: Ministro de las TIC

El ministro de las TIC, Diego Molano.

Diego Molano pide a los alcaldes otorgar permisos para montaje de más antenas. Dice que la competencia en telefonía celular —más que la regulación— ha favorecido a los usuarios en Colombia.

El internet móvil de alta velocidad o 4G llegó a Colombia para revolucionar las comunicaciones, pero la falta de infraestructura podría evitar que millones de usuarios gocen de este servicio. Todo porque en ciudades como Cali, está restringido el despliegue de más antenas debido a normas del Plan de Ordenamiento Territorial, POT. Lea aquí Polémica en Cali: ¿es malo para la salud vivir cerca de una antena de telefonía móvil? Frente a esta realidad, el ministro de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, TIC, Diego Molano Vega, señala que el asunto es grave y pide a los mandatarios locales dejar atrás mitos de que las antenas provocan cáncer u otras enfermedades.Asimismo, el funcionario atribuye a la competencia de operadores en la telefonía celular las mejorías en tarifas, planes y otros, tras recalcar que el desmonte de las cláusulas de permanencia en los contratos ha sido parte de esos avances.A los colombianos les cayó bien la eliminación de las cláusulas de permanencia en la telefonía celular. ¿Por qué se demoró tanto el Gobierno en atacar ese tema que incomodaba a los usuarios?Esta es una pieza de un gran rompecabezas con el cual se vienen transformando las telecomunicaciones del país. Y que busca, ante todo, que haya más competencia, pues así la gente lo pidió, y el Gobierno entendió que debe haber un sector más dinámico y con mayores beneficios para el consumidor. Para ello era necesario que hubiera más competencia y más políticas sociales. Primero, implementamos la portabilidad numérica –es decir la posibilidad de que las personas conservaran o trasladaran su número hacia cualquier operador—, luego eliminando el bloqueo de las bandas de los celulares y haciendo que se registrara una mayor presencia de empresas en el mercado. Por eso asignamos las frecuencias del espectro-radioeléctrico de una nueva manera para promover la competencia, y se obligó a los operadores a compartir la infraestructura. Con todas estas normas lo que queremos es un país con un gran nivel de competencia. Ninguna nación en el mundo había transformado este sector en tan corto tiempo. Pasamos de tres operadores que eran Claro, Movistar y Tigo, y hoy tenemos a DirecTV con licencia de 4G, Avantel, ETB, Une, Uff, Éxito y Virgin. Y ojalá haya más. Ministro, en aras de esa competencia, ¿vendrá lo mismo para internet y televisión paga de ponerle fin a los contratos amarrados?Vamos a analizar el tema, pero son negocios de naturaleza totalmente diferentes. El consumidor de celular toma la decisión generalmente por la compra del equipo, mientras que en televisión hay otras condiciones. ¿Qué tan cierto es que al tumbarse las cláusulas y eliminarse los subsidios de los operadores subirían mucho los precios de los equipos?Hay que mirar algunos aspectos del mercado. Hoy, por ejemplo, el 80 % de los consumidores de telefonía celular son prepago, lo cual no tiene cláusula de permanencia mínima. En el caso del pospago los operadores utilizaban los contratos para aparentemente subsidiar los terminales. Sin embargo, lo que estaba pasando era que había mucha restricción a la forma en que hoy se distribuyen y venden equipos celulares en Colombia. Con esta medida habrá nuevos canales de comercialización de celulares, lo cual generará una mayor competencia, mejores precios y nuevas formas de financiación. Grandes superficies, cadenas comerciales, cooperativas, asociaciones, entre otros, podrían convertirse en distribuidores de celulares. Es decir, que aumentará la competencia en ese ramo.La calidad del servicio celular ha sido un punto crítico. ¿Eso junto a las normas, ha mejorado, o no?Nosotros siempre estamos evaluando y adoptando medidas regulatorias para medir la calidad de los servicios. Sin embargo, hemos encontrado una cosa y es que la mejor regulación es la competencia. Por ejemplo, un consumidor escoge el restaurante que le gusta, no que el Gobierno diga cómo se cocine el pollo. Por eso, usted elige al que mejor le sirve, y es lo que queremos con las telecomunicaciones. Es decir, que haya mucha oferta y la gente escoja el que brinde mayor calidad y precio.El 4G o internet móvil de alta velocidad ya despegó, pero parece que muy pocos serán los favorecidos, ya que la cobertura en antenas en ciudades como Cali sigue bloqueada por el Plan de Ordenamiento Territorial, POT. ¿Qué hacer?Eso es totalmente cierto, y nos preocupa muchísimo. Hemos tomado medidas para que el 4G llegue a todas partes. Este servicio no es un privilegio de los ricos, ya que en los contratos con los operadores existe la obligación de llegar a los rincones más apartados. Pero lo negativo es que los alcaldes y concejales a través de los POT no están dando los permisos para instalar las antenas, lo cual es gravísimo, porque los municipios van a perder competitividad y las ventajas del internet no van a llegar a todos los ciudadanos con la calidad que se requiere. En ciudades como Nueva York y París que no le ponen ningún problema a esta tecnología que facilita la educación, el teletrabajo, la telemedicina, entre otros beneficios. Los alcaldes no deben frenar esa expansión.¿No es acaso por qué las antenas son malas para la salud?Hay un mito acerca de que las antenas para los celulares producen cáncer. Hemos tenido en Colombia muchos foros sobre este tema con la Organización Mundial de la Salud donde se ha dicho que eso no es cierto. Es más peligroso un secador de pelo que una antena. Por eso es importante que los alcaldes otorguen los permisos a los siete operadores que existen en el país. Si no hay reformas a los POT, ¿peligraría la cobertura del 4G?Nosotros expedimos un Código de Buenas Prácticas y estamos invitando a los alcaldes y concejales para que lo adopten, pues incluso es una recomendación de la OEA. Ese código especifica cómo se deben otorgar esos permisos y qué reglas deben seguirse para acelerar el despliegue de esa infraestructura en los municipios. ¿Cuál es la verdad en cuanto a cobertura de internet en Colombia? pues siempre hemos estado rezagados en SuraméricaPrometimos en este Gobierno tener 8,8 millones de conexiones a internet de banda ancha y lo estamos logrando, pues habíamos empezado con 2,2 millones. Es decir, que hemos multiplicado por cuatro lo que encontramos. Y en internet para conectar a las pymes pasamos del 7 % al 60 %, mientras la cobertura en municipios en internet de fibra óptica y de alta velocidad está en un 100 %. Solo nos falta una meta: la televisión social para llevarla a todas las fronteras de Colombia, porque da tristeza que quienes viven en esa zonas vean programas venezolanos, ecuatorianos y del Brasil. En los próximos días habrá un Conpes para definir un proyecto que quedará funcionando en junio, porque la idea es que canales como Telepacífico puedan tener cobertura en todo el país.A pesar de las medidas del Gobierno, ¿por qué el robo de celulares en atracos y raponazos no se detiene?Ese es un delito que ha afectado a toda la sociedad y ha resultado difícil de combatir por dos razones: la primera porque la gente no ayuda, sigue comprando en la calle celulares robados, es decir, manchados de sangre. Y lo segundo es que muchas de las víctimas no denuncian, ya que al hacerse, el equipo no puede ser activado en Colombia. Sin denuncia es difícil para la Policía y los operadores saber si el teléfono es legal o no. Un celular no bloqueado se lo llevan para otros países ya que esta es una mafia internacional. Por eso hemos firmado convenios bilaterales con 70 países. ¿Si es así, qué explica que miles de equipos robados sigan saliendo hacia Venezuela y Ecuador?Con Ecuador ese acuerdo está funcionando. Y a Venezuela le hemos pedido que acelere la implementación de ese convenio que firmamos el año pasado. Estamos abogando, asimismo, para que los países adopten sus propias leyes y regulaciones, tal como lo ha hecho Colombia. Inclusive en Estados Unidos se ha reconocido el trabajo y el liderazgo de nuestro país en la cruzada para combatir este delito. ¿Por qué no elevan las penas a los ladrones de celulares, ya que aunque son capturados, a las pocas horas quedan libres?Soy un ingeniero cuadriculado en el campo de las comunicaciones, pero la verdad es que se trata de un trabajo que debe analizar muy bien el Ministerio de Justicia. Sin embargo, lo que hay atacar aquí son esas mafias que están detrás de este delito y que trafican con diez mil o veinte mil celulares robados que se llevan a Venezuela u otros países. En eso trabaja la Policía que tiene 40 equipos dedicados solo a combatir estas mafias. Pero el punto clave es denunciar para evitar que ese celular robado sea comercializado, y que la gente no compre aparatos en la calle.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad