"Es machista decir que mi esposo es el cerebro detrás de mí": Luz Elena Azcárate

Marzo 15, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Judith Gómez Colley | Editora de Poder

Luz Elena Azcárate, precandidata a la Alcaldía de Cali.

Luz Elena Azcárate, quien será candidata a la Alcaldía de Cali por firmas, dice que es una mujer de resultados. “Soy una persona que actúa con independencia y firmeza”.

La aspirante la Alcaldía de Cali, Luz Elena Azcárate Sinisterra, es una mujer frentera y que reconoce sus fortalezas y debilidades en la carrera por el primer cargo público de la ciudad. Por eso no duda en decir que tiene la claridad de que si no despega en su campaña, esta será muy difícil, de ahí que esté concentrada en lograr conseguir 50.000 firmas para respaldar su candidatura y sus propuestas, que están encaminadas a derrotar “la indiferencia, el importaculismo” de los caleños y sacar la ciudad adelante.Azcárate Sinisterra reconoce que el exalcalde Mauricio Guzmán, su esposo, es un asesor más, pero asegura que él no está detrás de su campaña. ¿Por qué quiere ser alcaldesa de Cali?Porque me importa Cali, porque quiero ser alcalde más allá de lo que es el edificio del CAM. Quiero ser alcalde de los ciudadanos de a pie, de los gremios, de las EPS, de la justicia, de todo aquello que, a pesar de que no esté en el CAM, llega y toca a los ciudadanos. Quiero ser alcalde de Cali porque sé lo que se puede hacer desde lo público, porque sé que desde ahí se puede derrotar la indiferencia, el no me importa, el importaculismo que nos rodea.¿Se siente con la suficiente experiencia y preparación?Totalmente. Creo que un cargo como la Alcaldía de Cali nos merece un compromiso como ciudadano. Siempre he tenido la capacidad de unir esfuerzos y dirigirme hacia resultados. En cada uno de los cargos públicos y privados que he tenido siempre se han visto resultados. Pude trabajar en la parte social en cuatro años y dupliqué el presupuesto que tenía en un 283 %, a través de gestión. En Telepacífico encontré una empresa en dificultades y con déficit y en tres años consecutivos la entidad tuvo utilidades. En 26 años fue la primera vez que Telepacífico obtuvo un premio India Catalina por la trasmisión de los Juegos Mundiales en 2013, que fue otro reto, porque no se los querían dar al Canal. Siempre he encaminado mis esfuerzos a obtener resultados.Pero es muy distinto manejar Telepacífico a administrar una ciudad tan complicada como Cali...Claro, y con la llegada mía no se van a resolver los problemas, pero voy a garantizar que avancemos en los temas en que Cali necesita avanzar.¿Por qué decidió postularse por firmas y no por un partido político? Porque creo que a quien debo pedirle permiso es al ciudadano de a pie. Respeto a los partidos políticos, no soy excluyente, pero los partidos tienen sus propios procedimientos y tienen candidatos. Nunca he sido parte de los partidos políticos.¿Y cómo le ha ido con la recolección de firmas?Empezamos el 17 de febrero, tenemos un batallón de voluntarios, 320, que nos están ayudando a conseguir firmas, lo hacemos en la calle, con unos pasacalles con los que llevamos el mensaje de ‘Derrotemos el importaculismo’, la indiferencia, el egoísmo, lo que nos lleva a sentirnos limitados dentro de todas las posibilidades y oportunidades que tiene la ciudad. Desafortunadamente, cada vez se hace más difícil el acceso del ciudadano del común a un cargo o una propuesta de gobierno como la nuestra, las normas cada vez más restringen la democracia. A partir del jueves no pudimos sacar más los pasacalles porque la Alcaldía prohibió la publicidad en espacios públicos, salvo las vallas, que tienen costos enormes. Pero seguiremos apelando al ciudadano para hacernos visibles. Usted tiene como eslogan ‘Derrotemos el importaculismo’, frase que ha llamado la atención, pero que también le genera críticas, pues muchos la consideran vulgar para una señora tan bien puestecita…Eso es mojigatería, porque la usamos en el lenguaje normal y porque la está usando una mujer que han metido en un estereotipo, pero cuando hablamos de importaculismo hablamos del grado máximo de indiferencia que tenemos. Y quiero llamar las cosas por su nombre, sin suavizar términos y maneras de decir las cosas como son. Queríamos buscar que la gente se tocara y por lo menos dijera, para bien o para mal, en qué estamos. Cuando invocamos una palabra un poco irreverente, pero que está dentro del vocabulario y en la Real Academia de la Lengua como válida, estamos simplemente llamando las cosas por su nombre y preguntandonos qué nos importa. A mí sí me importa la vida, los caleños, la mujer que se monta al MÍO y no llega a tiempo a su trabajo ni a su casa para atender los hijos, me importa el ciudadano que en las EPS siempre lo atienden con Ibuprofeno. ¿Y sí ha calado ese eslogan?Sí, la frase ha calado en la medida en que la gente se pregunta qué es. Estamos en Cali en el colmo de la indiferencia y eso es el importaculismo.¿Por qué denominó a su movimiento La Fuerza del Alma, que para muchos suena celestial?La Fuerza del Alma no es una voluntad física sino férrea y que uno no negocia cuando se entrega todo por un sueño o alguna meta. Cuando entregamos el alma, como dice un futbolista como James, lo estamos entregando todo, y así tomé esa decisión, porque así estamos llevando a cabo esta propuesta. Con la Fuerza del Alma derrotaremos también el importaculismo.¿Qué tanta influencia ejerce su esposo, el exalcalde Mauricio Guzmán, en su campaña?Mauricio es un asesor como lo puede ser otra persona. Es una persona que otros candidatos han buscado, se han reunido en mi casa a oír sus consejos, entonces por qué no lo puedo hacer yo, por qué tengo que evitar el consejo de una persona que hizo una muy buena alcaldía, y que en la última encuesta de Gallup marca como uno de los mejores alcaldes, por qué hacerlo a un lado cuando puede ser un excelente asesor. Soy una persona que actúa con firmeza y con independencia, siempre lo he hecho en los cargos en los que he estado, y a mí siempre me enseñaron, desde chiquita, a hacer la tarea.¿Considera que él le resta o le suma?En muchos casos me suma, ya con los que restaron lo hice hace rato. Se asegura que el cerebro de su campaña es su esposo y que usted es la figura que puso allí para estar en esta disputa a la Alcaldía de Cali...Creo que es una pregunta machista. Se la estoy haciendo con base en lo que se comenta en corrillos…Por eso espero que no venga de ti, pues es machista e indigna a cualquier mujer. Sí aquí estuviera sentado un hombre cuya mujer hace 20 años, porque no estoy heredando ningún capital político de nadie, alcalde de Cali y tuvo un inconveniente pero con una alcaldía exitosa, estarían diciendo la machera porque le va ayudar y va a tener ese apoyo, pero como es una mujer, piensan que no es capaz. Jamás, y los resultados están en los puestos que he tenido, él ha intervenido. Mauricio es mi marido y será una persona que opine en mi casa en temas de mi trabajo, como yo opino en los de él, pero no es el cerebro. Él fue el primer aterrado cuando en agosto le dije: renuncio a Telepacífico porque siento que hay una opción, una posibilidad, quiero hacerlo porque creo en la capacidad del servicio público.¿Cómo financia la recolección de firmas y la campaña que viene? Son 320 voluntarios y no tenemos a nadie contratado. Por ahora, me financió con recursos propios. Y para la campaña hay el ofrecimiento de empresarios y personas. Yo tengo la claridad de que si no despego, será muy difícil. Mi obligación ahora es garantizar unas firmas y que me posicionen frente a unas propuestas que me permitan inscribirme. Usted no ha logrado crecer en las encuestas y oscila en un promedio del 3 %, pese a que comenzó a trabajar el año pasado. ¿No le preocupa que no despega? No. Primero, si analiza las encuestas por conocimiento, en octubre me conocía el 14 %. La campaña fuerte la iniciamos el 17 de febrero con las firmas y salimos a la calle para despertar la indiferencia, que la denominé el importaculismo. En la encuesta que hicieron hace un mes el conocimiento aumentó al 18 % y me desconoce el 73%. Eso me dice que está todo por hacerse y que mi techo es muy grande, porque hay otras personas que están en el 12 % de favorabilidad, pero tienen un conocimiento del 90 %, lideran la encuesta, pero tienen poco techo. ¿Cree que el hecho de que su esposo esté en su campaña influya en que no crezca por aquello del Proceso 8000? Los que no lo han querido hace 20 años ya no lo van a querer, pero es más la gente que lo quiere, eso se lo garantizo. Es una persona que es mi marido, no lo tengo porque negar y me está asesorando. Hace 20 años cometió un error, dio la cara, pagó ante la Justicia, se reconcilió primero él mismo, ante la familia y la sociedad que quiso recibir esa contrición, pero además estamos en una etapa donde se habla de perdón, de paz y de unos tantos que sí cometieron cosas en este país, pero si no dejamos los odios y las cuentas de cobro, difícilmente nos vamos a perdonar como sociedad, como familia y como individuos. Creo que es un momento en el que debemos apostarle a la reconciliación y al perdón, pero no de palabras. El tema de Mauricio ya está explicado lo suficiente.Usted decía que si su candidatura no despegaba esto iba a ser difícil, ¿ha contemplado retirarse?No, a mí me enseñaron a hacer las tareas completas, a no dejarlas a medias. Esta tarea la haré completa porque mis esfuerzos estarán guiados por los resultados para llegar hasta el final.Para ser alcalde de Cali se necesitan respaldos políticos, ¿qué tantos ha sumado?Si no hemos sumado hasta ahora ciertos apoyos es porque quiero conservar una línea de conducta y porque sé que no me van a llegar si no hay una viabilidad y una opción válida.¿Pero la han buscado políticos?Sí me han buscado, pero por reserva con ellos no los digo. Hay interés, pero el compromiso es con los ciudadanos, en buscarlos y mi campaña es por firmas y haré la tarea completa.¿Cómo ha visto el gobierno de Rodrigo Guerrero?El doctor Guerrero es un hombre íntegro, pero que en esta etapa de su vida tiene un liderazgo individual más que colectivo. En cada dependencia tiene gente importante, pero cada uno está en lo suyo. Por ejemplo, sobre el MÍO una cosa piensa el Presidente de Metrocali, otra Tránsito, otra Planeación y otra Infraestructura, por eso el público no le reconoce los logros que ha tenido, falta un liderazgo más colectivo y más cercano a la gente. ¿Cuáles son los pilares básicos en su propuesta para Cali? Más que programas, hablo de actitud. Cuando hablo de derrotar el importaculismo, hablo de un cambio de actitud, de ciudad, que se convoque. Dentro de los principios que defendería están: primero, el derecho a la vida; segundo, coherencia entre lo que pienso, lo que hablo y como actúo; tercero, el pluralismo, porque en la administración en la que yo esté todos deben caber; el último es el bien común, no solo pensar en la mayoría sino en la minoría. Otro tema muy importante, que siempre defenderé, es la transparencia en los dineros públicos. Las decisiones no las tomaré en privado, serán públicas.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad