“Es el mejor momento de Cali en los últimos años”: Ministra de Cultura

“Es el mejor momento de Cali en los últimos años”: Ministra de Cultura

Agosto 25, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Maylin Castro | Colprensa
“Es el mejor momento de Cali en los últimos años”: Ministra de Cultura

Ministra de cultura, Mariana Garcés.

Mariana Garcés, ministra de Cultura, dice que la Bienal de Danza puede ser el nuevo detonante cultural para Cali. Afirma que en la ciudad la gente se acostumbró a no pagar por los espectáculos.

Santiago de Cali está en la mira del país. No solo porque fue el centro de atracción durante los Juegos Mundiales, sino porque poco a poco ha ido recuperando ese lugar que la hizo ser en un tiempo una de las ciudades de Colombia más destacadas a nivel cultural.Los festivales musicales, la Bienal Internacional de Danza, la Cumbre Afro, entre otros, hacen su respectivo aporte y ponen a la ciudad como uno de los objetivos inmediatos del Ministerio de Cultura, que con una buena cantidad de recursos, apoya este tipo de actividades, que llenan de orgullo a toda la población vallecaucana. La caleña Mariana Garcés, ministra de Cultura, se refirió a temas importantes del sector, que competen a este departamento en los próximos meses y que ponen en un punto destacado a la región del Pacífico. El buen momento de Cali, tras la serie de eventos internacionales exitosos, también ha originado un despertar cultural. ¿Cómo aprovecharlo?El momento es de Cali, ahora vienen dos eventos grandes en cultura, en los que el Ministerio va a participar. El primero de ellos es la Cumbre Afro, en la que nos compete asumir y financiar la agenda cultural. Allí tendremos tres eventos más, uno lo vamos a dirigir hacia el reconocimiento del Pacífico. El segundo a Delirio, porque creemos que ellos ya tienen un prestigio internacional ganado. Y el tercero será dedicado a los niños. Después viene la Bienal Internacional de Danza de Cali, que es un proyecto amplio y democrático, que nació de la iniciativa de los organizadores de Caliendanza. Sobre esa Bienal, ¿qué tan avanzados están los preparativos? y ¿cuáles serán sus grandes atractivos?Cali debe tener un nuevo detonante cultural, como lo tuvo en las décadas de los sesenta y setenta (del siglo pasado), de manera que se pueda posicionar en el contexto nacional. Cali podrá tener muchos festivales, pero este es el más importante, porque reúne todas las tendencias de la danza, dando a la ciudad lo que le ha significado a Bogotá el Festival Iberoamericano de Teatro. Serán compañías grandes las que vendrán, no con una muestra pequeña, sino completas. Inauguramos con el Ballet Folclórico de México, tendremos a 70 bailarines en el velódromo, de manera que auguramos que con el contenido y las muestras nacionales e internacionales dejaremos muy satisfechos al movimiento dancístico del país. La Bienal ya está completamente lista, tiene los recursos garantizados con la Alcaldía y el Ministerio, además de que la empresa privada ha sido muy generosa. El Comité que opera la Bienal decidió que lo gestionara Proartes, ya que es una entidad con 32 años de experiencia, cuya misión es exactamente esa: la promoción de la cultura. A nosotros nos correspondió dar ese gran paso a esa posibilidad para Cali. Para mí es un gran honor como ministra caleña dejarle ese legado a la ciudad. ¿Por qué no trabajaron de forma conjunta con Incolballet, que ya tiene un festival de danza posicionado?No solo reconocemos a Incolballet, sino al Festival Mercedes Montaño como el de mayor importancia en el ámbito del folclor y también lo hacemos con el Festival de Salsa, de manera que Cali no solo tiene un festival de ballet, sino tres más, cada uno temático y específico. A Incolballet se le invitó a participar con una nueva creación, que se le quería financiar, pero las ocupaciones de su directora no se lo permitieron. Este fue un proyecto que nace de Caliendanza, es un festival que decide no hacerse más para darle paso a la Bienal de una manera más generosa, por parte de las entidades que lo organizan. Y entre más festivales existan, mejor, qué bueno que cada cual tenga su espacio. Una de las mejores noticias que dejaron los Juegos Mundiales fue el anuncio del presidente Santos de hacer un Bailódromo en Cali. ¿Cómo ve esta idea?El Bailódromo, más que en el marco de los Juegos, ya se había pensado en la visita a otros escenarios. Los caleños lamentaron mucho la ausencia del Mandatario en la inauguración y aprovecho para decir que sin los $77 mil millones que aportó el Gobierno Nacional para los Juegos, estos no hubieran podido realizarse. Me parece que ese episodio en el estadio fue ingrato con el Presidente, porque hay muchos que asisten y no dan la plata, es mucho más importante aportar que dejar de asistir por una fuerza mayor. El Presidente tiene un gran compromiso con el deporte, de manera que en esas visitas el Alcalde le dijo que iba a ir a la inauguración del Festival de Salsa, el Presidente lo acompañó al Teatro Municipal y se impresionó con la cantidad de gente, por eso propuso que era bueno pensar en un bailódromo. El Alcalde de Cali me visitó recientemente y me contó que estaba constituyendo un comité donde quería que participara el Ministerio de Cultura. El Alcalde tiene el compromiso de poner el terreno, así como de adelantar el proyecto arquitectónico y el Gobierno Nacional de financiar su construcción. Muchos apoyan la propuesta del Bailódromo, pero se reclama apoyo para que las escuelas de salsa sean verdaderas industrias culturales... El tema de las industrias culturales en el país es relativamente nuevo y en el mundo también. Muy recientemente, Inglaterra creó un ministerio que se ocupa de esto, Colombia empezó a indagar en el tema hace poco, incluso en Cali se lideró ese primer proyecto para el país, con recursos del Banco Interamericano de Desarrollo. Todavía somos nuevos en el asunto, el Ministerio intenta buscar unas líneas de crédito para los emprendedores. Tal vez la mejor muestra de una industria cultural es Delirio, que se acaba de ganar un premio en ese sentido. ¿Es la salsa el motor cultural de Cali?La salsa es un motor muy importante para Cali, pero no es el único, sin embargo, ocupa un lugar muy destacado. Tanto el Ministerio de Cultura como el de Relaciones Exteriores, han promovido afuera los grupos que representan a Cali: Swing Latino y el Mulato, han visitado 36 países en este Gobierno, Delirio ha visitado cuatro y la Sinfónica Juvenil Salsera visitó México. Ellos llevan muy en alto el nombre de Cali, con este ritmo el mundo entero identifica a la ciudad, aunque en la ciudad también pasan otras cosas importantes, como los ritmos del Pacífico. ¿Qué tanto se está vendiendo Cali al mundo? ¿Cómo mejorar esta tarea?Los Juegos Mundiales, la Cumbre de Presidentes y la de Afro que tendrá, así como la Bienal, son escenarios que ponen a Cali, no solo en la mira internacional, sino otra vez en el circuito nacional, tuvimos mucho tiempo a la ciudad ausente de ese círculo. Desde la Alcaldía anterior, Cali viene renovando sus espacios públicos y el orgullo de ser caleño y vallecaucano tiene que ver mucho con esas obras de infraestructura. La nueva posibilidad del estadio, el hundimiento de la Avenida Colombia y el Malecón (bulevar), la Plaza Jairo Varela, los megacolegios y escuelas de música, dieron un nuevo despertar a la ciudad. Cali pasa por su mejor momento en los últimos 20 años. Le falta poco a la Manzana del Saber. ¿El Ministerio ya aportó todos los recursos anunciados?Hemos aportado la mayor parte de los recursos de la Manzana del Saber desde el 2003, el año anterior culminamos la sala de lectura al aire libre y una ampliación que requería la biblioteca. Esperamos que la Gobernación del Valle también aporte recursos para esa obra. Finalmente esta biblioteca patrimonial es un centro cultural que depende de la Gobernación. Nos parece muy importante que hagan efectivos sus aportes y exista un compromiso mayor con la obra, tanto en lo económico como en su operación y funcionamiento. En los últimos años, los colombianos hemos sido testigos de un aumento en el número de bibliotecas. ¿De qué manera trabaja el Ministerio para que estos espacios sean aprovechados al máximo por las comunidades? Colombia tiene 1404 bibliotecas públicas. Este Gobierno construirá 100 y este año estamos llegando a la número 75; las 25 restantes estarán para el año siguiente. El 32 % del presupuesto del Ministerio de Cultura se ha dedicado a la promoción de la lectura, a través del proyecto ‘Leer es mi cuento’ y a la promoción de la escritura. Creemos que es por medio del acceso al libro, por placer y no por obligación, y al conocimiento, que Colombia se hará un país más justo en el que será posible cerrar las brechas. El 30 % de los hogares colombianos carece de libros, estamos trabajando fuertemente para llegarles con colecciones gratuitas, lo hacemos con los periódicos Q'Hubo, que llegan a los estratos más populares. Otros métodos de fomento a la lectura son la formación a bibliotecarios, la conectividad a internet y las novedades literarias (libros nuevos en las bibliotecas). ¿Cómo ha visto los resultados de Ley del Espectáculo Público? Esta ley tiene resultados muy positivos. Hemos hecho un trabajo de la mano con la Dian y algunas localidades. Pero hay ciudades en las que este tema no ha sido fácil, como en Cali, donde no ha habido voluntad de su Secretaría de Gobierno, precisamente hablamos del caso de la Compañía Delirio, que se ha querido presentar y la Alcaldía no le ha resuelto nada. Otras ciudades, como Medellín, han hecho gran uso de esta ley. ¿Qué aspectos afectan el desarrollo de esa ley?Hay cosas que atentan. En Cali, una cultura a la gratuidad que se instaló y que hay que romper. A los eventos culturales se debe pagar para asistir, eso es lo que permite que se cree la industria y que los artistas vivan de su oficio. Adicionalmente, hay una disposición de las secretarías de Gobierno, que deben trabajar con las secretarías de Cultura para hacerle fácil la vida al empresario. A Medellín le estamos retornando $4000 millones, a Cali no le entregamos ni $600 millones.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad