Epsa impulsará el uso del carro eléctrico en el Valle del Cauca

Abril 24, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Epsa impulsará el uso del carro eléctrico en el Valle del Cauca

Este es uno de los vehículos eléctricos y una de las motocicletas que forman parte del proyecto de Epsa. La batería del carro puede ser cargada en casa durante 7 horas, o en una electrolinera por 30 minutos.

La empresa invierte $1.800 millones en proyecto piloto de movilidad eléctrica.

Antes de cinco años se espera que el Valle del Cauca tenga las primeras flotas de vehículos eléctricos en sus sistemas de transporte masivo y de uso comercial, en virtud de un proyecto piloto de movilidad que puso en marcha la Empresa de Energía del Pacífico, Epsa.La iniciativa, en la cual se invierten $1.800 millones, comenzó a estudiarse hace dos años con el apoyo de investigadores de la Universidad del Valle, tras evaluarse el impacto en las redes y en el medio ambiente. El proyecto pondrá a rodar inicialmente dos vehículos Mitsubishi y tres motocicletas, cuyos beneficios anticontaminantes serán mostrados a las comunidades durante los próximos meses.“Buscamos promover a mediano plazo este tipo de transporte y preparar la expansión que requieren las redes de distribución de energía para atender dicha demanda hacia el futuro”, dijo Óscar Iván Zuluaga, presidente de Epsa.De hecho, la empresa ya está adelantando inversiones por $101.000 millones para seguir ampliando y modernizando su infraestructura y la distribución del servicio en la región.El proyecto para fomentar el uso del carro eléctrico tiene tres fases. La primera ya identificó las tecnologías utilizadas en el mundo y permitió realizar un estudio para determinar el impacto en la demanda de energía.Durante la fase dos se busca, indicó Zuluaga, desarrollar pruebas piloto para estudiar bajo las condiciones de la topografía del Valle, el desempeño de los vehículos y cómo podría impactar la demanda de energía. Codensa y EPM ya ejecutan programas similares. En una tercera fase se implementará un sistema de carga de los carros para estimar de manera experimental, un modelo de negocios basado en la demanda y en un plan de mercadeo.En este último punto la idea es crear una futura red de estaciones de carga (electrolineras) similares a las de abastecimiento de gasolina para que los usuarios puedan recargar allí sus automotores sin inconvenientes.La idea es que hacia el 2018 —un buen número de buses y posteriormente vehículos particulares— estén operando a base de electricidad. Los beneficiosZuluaga explicó que en Colombia, donde el 70 % de la generación de energía es hidráulica, este tipo de vehículos es una alternativa ecológica, ya que reduce entre un 70 % y un 80 % las emisiones de CO2 o gases contaminantes.De paso, anotó, el costo de mantenimiento de un carro eléctrico es un 50 % inferior al de uno convencional, ya que no necesita aceite ni filtros. Por ejemplo, un vehículo particular o taxi de 1.200 c.c. se carga con 16 kilovatios, cuyo costo es de unos $7.600 y le brinda una autonomía para recorrer hasta 150 kilómetros. En gasolina se gastarían alrededor de $23.600. En otras palabras, ello significa un ahorro de cerca del 70 % respecto al tanquear con gasolina.“Espsa no va a vender este tipo de carros ni los comercializará, sino que la idea es que los usuarios conozcan sus ventajas para que se involucren en este tipo de tecnologías”, aclaró Zuluaga.A pesar de las ventajas de este tipo de automotores, los mismos todavía son costosos para el mercado colombiano. Se espera que el Gobierno reduzca los aranceles de importación para facilitar su adquisición, ya que el costo estimado de un carro eléctrico es de US$45.000, es decir, casi $90 millones.Al respecto el Presidente de Epsa destacó que una vez comience a masificarse su uso, los precios irán descendiendo paulatinamente como ha sucedido en EE.UU. y Europa.Luz para las zonas lejanas A partir de este año, las comunidades más lejanas del Valle, que nunca han disfrutado del servicio de energía, tendrán la posibilidad de contar con dicho servicio.Pero no será a través de torres y redes convencionales, sino a través de microturbinas de fabricación alemana que operarán con base en los caudales de los ríos próximos a caseríos y pequeños poblados. El programa empezará por el Bajo Anchicayá, una región de pescadores y agricultores cerca a la Costa Pacífica.“Se trata de un esfuerzo social muy importante para dotar de este servicio a regiones muy apartadas”, indicó el Presidente de Epsa. Cada microturbina permitirá generar unos 5 kilovatios-hora de energía, suficientes para atender un caserío de 6 a 10 viviendas.Hoy, esas comunidades no tienen acceso a la energía ya que las condiciones de los terrenos y su lejanía urbanas no permite por sus altos costos e inversiones llevar ese servicio. Hoy, el 98 % del Valle del Cauca cuenta con energía eléctrica. El 2 % corresponde a comunidades lejanas.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad