Entrenarse en defensa personal, la técnica de las mujeres caleñas contra la inseguridad

Entrenarse en defensa personal, la técnica de las mujeres caleñas contra la inseguridad

Junio 30, 2017 - 01:42 a.m. Por:
Harold Cortés / Semillero de Periodismo UAO-El País 
krav maga

El krav maga lo pueden practicar mujeres muy jóvenes hasta las más adultas. Ellas aprenden diferentes alternativas para defenderse de uno o varios adversarios. Aquí, Valeria Perdomo y Juan Manuel Rosero, practicantes habituales del sistema.

Foto: Bernardo Peña / El País

Patricia Barona, una caleña de 43 años, es una de las muchas mujeres que decidió dejar el maquillaje y los tacones una hora al día para tomar medidas sobre su seguridad personal. Desde hace 4 años se ha dedicado a entrenar para aprender a hacerle frente a la inseguridad que azota ciertos sectores de la Sucursal del Cielo.

Ella se prepara de lunes a viernes en una escuela del barrio Colseguros, con la rigurosidad de quien teme por su vida, mediante un sistema de defensa personal proveniente de las tierras áridas del Medio Oriente.

Se trata del krav maga, el sistema oficial de lucha usado por las fuerzas de defensa y seguridad israelíes: un combate cuerpo a cuerpo que incluye métodos de defensa contra uno o varios atacantes, en respuesta a una amplia y variada gama de agresiones.

“El cuerpo tiene unas herramientas que a veces no sabemos cómo aprovechar. En una pelea o situación de riesgo en la calle uno se asusta y quiere salir corriendo o se deja golpear, sin embargo, el sistema me ha enseñado cómo sortear cada situación”, comenta.

Y es que, debido al aumento de la delincuencia común, feminicidios, violencia sexual y de género, muchas mujeres de Cali ahora piensan en su seguridad personal. Y tienen razón, ya que, por ejemplo, según informes de la Fiscalía, en Cali los feminicidios escalaron un 22 % del 2015 al 2016. Es por esto que muchas mujeres, inquietas por estas problemáticas, han decidido incursionar en métodos de entrenamientos físicos que les permitan estar en buena forma, pero también a proteger su vida.

“Mi trabajo me lo demanda. Nuestro instructor nos dice constantemente que debemos entrenar para estar preparados ante cualquier situación de peligro en la calle”, manifiesta Hortencia Díaz, mujer de 53 años que trabaja como supervisora de eventos y que, a pesar de su baja estatura, se entrena hace tres años.

***

Durán Gómez es el director de KMG Cali y ha habituado a toda su familia en la práctica de este sistema de defensa. Sus hijos, los gemelos Carlos y Luis, son instructores en la escuela. Todos ellos guían a un grupo de caleños en el fortalecimiento de su cuerpo, mente y emociones.

“A la gente que practica Krav Maga le cambia el estilo de vida”, comenta Durán Gómez, “cambian el manejo de los espacios y la visión panorámica de un entorno; enfocan su atención en las posibles situaciones de riesgo en la calle; piensan dos veces antes de sacar un celular en la calle; evitan lugares peligrosos y preparan su mente para aumentar su seguridad ante situaciones de estrés.”

Patricia Barona, esposa de Durán Gómez, explica que la situación con las mujeres es crítica. “Hay algunas que van por la calle ‘dando papaya’ y ¡uno nunca debe bajar la guardia!”.

- ¿Y no le da miedo enfrentarse a situaciones de violencia, acoso y robo a mano armada?, le pregunto.

- No. Me gusta el sistema porque me hace fuerte; me siento fuerte psicológicamente, a pesar de mi estatura, comenta riéndose.
Dayana, la hija de Durán Gómez y de Patricia Barona, dice a sus 11 años que el sistema de defensa personal le ha servido para “controlarse y tomar confianza”.

Durante el entrenamiento una escena asombra a los espectadores. Dayana hace todo lo posible por defenderse del ataque de un hombre de más de 1.80 metros de estatura. Suda a cántaros. No cierra sus ojos. Se ve segura. Lanza golpes y patadas. Es derribada, pero no se da por vencida. Su madre grita desde fuera del campo de entrenamiento: “Péguele duro que así aprende a defenderse de verdad. En la calle no le van a hacer pasito”. Este sábado 24 de junio la niña está presentando su primer examen para ascender de nivel.

No importa el tamaño del contrincante, en Krav Maga hasta un niño de 12 años puede tumbar de un golpe en la ingle al hombre más fuerte. Así lo ha demostrado un joven atlético de tez morena que con un agarre ha puesto el mundo al revés de un tipo corpulento de al menos 1.88 metros de estatura, con más de 90 kilos.

Mientras, Licet Guette, de 33 años, quien lleva 2 meses entrenando y este sábado está presentando su examen para pasar al siguiente grado, principiante 1, afirma con la respiración agitada: “este es un sistema espectacular, que recomendaría a todas las mujeres; yo invierto alrededor de cien mil pesos mensuales, pero invertir en mi seguridad realmente no tiene precio”.

***
¿Por qué un sistema de defensa personal Israelí llegó a Colombia con tanta fuerza? Gonzalo Ulloa, director de Krav Maga Global (KMG) a nivel nacional y pionero en esta disciplina desde hace 19 años, explica las razones: “soy judío y por la inclinación a mi cultura decidí aplicar técnicas efectivas de protección y defensa a las necesidades de los colombianos.”

Luego de un seminario internacional realizado en Bogotá en 2010, dictado por el argentino y experto en krav maga, Alberto Diomedi, Colombia dio sus primeros pasos en este sistema. “Muchos ciudadanos no tienen tiempo para aprender habilidades de las artes marciales que les toma años aprender; las personas lo que quieren hoy es aprender un sistema de defensa rápido, básico y contundente. Por eso se ha visto un crecimiento exponencial de la práctica en el país”, explica Ulloa.

Y es que no solo los hombres son los más decididos a incursionar en este sistema, existe en el KMG Colombia, seminarios y talleres para niños y mujeres. “Hemos tenido alrededor de 50 mujeres practicando los seminarios de antisecuestro y defensa personal femenina en Bogotá, Medellín y Cali, con gran asistencia. Se espera que la cifra siga ascendiendo”, señala Ulloa.

Cali es la ciudad con más número de mujeres y se espera que la cifra siga incrementándose.

***
Existe en la capital del Valle un arte marcial chino que ha motivado a otro grupo de mujeres en el barrio El Ingenio de Cali: el wing chun. Dos de sus máximos referentes fueron el maestro Ip Man y su discípulo, el legendario Bruce Lee.

Ingrid Murillo, estudiante de Fonoaudiología, no titubeó al tomar el seminario de defensa personal para mujeres dictado por la Shaolin Boxing Association (S.B.A.), organización dedicada a la enseñanza del Wing Chun en Colombia. Durante siete sesiones que iniciaron desde el 17 de junio de 5:30 a 7:00 p.m. y que concluyen mañana, ha aprendido desvíos, agarres, luxaciones y lanzamientos, además de defensa y ataque con armas tradicionales. “El entrenamiento es exigente tanto mental como físicamente. Pero me sentí motivada porque quería aprender a defenderme de situaciones adversas en cualquier lugar”, comenta.

El instructor de este arte marcial, César Azcárate, argumenta que lo que hace al wing chun eficaz para la defensa personal femenina es que “es fácil de aprender, utiliza la fuerza del oponente y las técnicas provienen de los movimientos naturales del cuerpo”. Asimismo, asegura que “lo más importante es que la mujer cambie su mentalidad y que sepa que puede controlar cualquier situación”.

Esta tarde sabatina las mujeres dedican 30 minutos a una charla magistral cargada de preguntas en donde el maestro les explica asuntos vitales sobre la psicología de un asaltante. Luego codazos, saltos, patadas, lanzamientos al piso y gritos inundan el gimnasio. En el grupo de 5 mujeres se encuentra Diana Alejandra Concha, una médica de 26 años quien explica que “participar en este seminario me ha brindado mucha seguridad y empoderamiento como mujer. Sin embargo, la clave es trabajar en la mentalidad frente al agresor y no ‘dar papaya’. Si uno está alerta puede evitar riesgos”.

Lo más importante, dicen los expertos, es que la clave de estos estilos de defensa personal es evitar. Impedir una confrontación. Controlar la situación. En el krav maga y en el wing chun nunca se inicia un ataque, por el contrario, se inicia una defensa. Se trata de un sistema y un arte marcial que buscan terminar el problema lo más pronto posible, entendiendo que el objetivo último es llegar sano y salvo a un lugar seguro.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad