Entérese del 'remezón' que se avecina sobre los ejidos de Cali

Entérese del 'remezón' que se avecina sobre los ejidos de Cali

Junio 10, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Luiyith Melo García | Reportero de El País
Entérese del 'remezón' que se avecina sobre los ejidos de Cali

El ejido de Meléndez Sur, más conocido como Navarro, tiene un área de 14 millones de metros cuadrados, 8 millones de los cuales podrían ser urbanizados. Pero aún no hay voluntad política para desarrollar el área.

Veintiocho ejidos y 264 millones de metros cuadrados de tierra están en manos de particulares. Esta semana habría acciones legales sobre cada uno de estos predios.

Un terremoto se avecina sobre los ejidos de Cali. Un movimiento telúrico que puede sacudir 264 millones de metros cuadrados de tierra del Municipio que estaría en manos de particulares con títulos precarios.Son predios ejidales y reservas naturales. Unas franjas generosas de tierra que el Rey de España y los virreyes de la colonia otorgaron hace varios siglos a las afueras del pueblo para que habitaran los más pobres o para que sirvieran de reserva al futuro crecimiento urbano.Sin embargo, el municipio de Cali no ejerció dominio sobre esas tierras y después algunos particulares se apropiaron de ellas. Pese a ello, el Estado sigue siendo su verdadero dueño.El problema aquí es tan grave que según los datos disponibles habría 30.764 particulares invadiendo terrenos del Estado en el parque natural de los Farallones y la ladera occidental de Cali.Los títulos ilegales ya fueron detectados por la Superintendencia de Notariado y Registro, el Instituto Geográfico Agustín Codazzi (Igac), el Incoder, el Ministerio del Medio Ambiente, Parques Nacionales y el Ministerio de Vivienda, que conformaron en enero pasado una comisión, por orden del presidente Juan Manuel Santos, para estudiar integralmente el problema.Aunque no quiso adelantar resultados, el superintendente de Notariado y Registro, Jorge Enrique Vélez dijo a este diario que ya hay hallazgos y decisiones “sobre el área de parques nacionales y yo esperaría que la próxima semana se revele la verdad”.“También estamos haciendo unos avances en estudios y denuncias sobre los ejidos en Cali, tenemos unas personas estudiando el tema; estos no los tengo para la semana entrante, pero vamos avanzando”.Vélez reiteró que “lo que sí está listo es Farallones, no puedo adelantar nada sobre eso hasta que el Presidente no lo mire, pero sí hay problemas bastante difíciles”.De hecho, en 20 días o un mes puede haber otro sacudón para las tierras del Municipio cuando el alto Gobierno muestre los resultados sobre la problemática de titulación de los ejidos, de los cuales hay 28 en Cali, con unos 26 millones de metros cuadrados de tierra urbana que deben devolverse al Municipio.Lo que sí adelantó el Superintendente es que en estos predios “se han detectado muchos problemas y muy graves”.De fuentes bien enteradas, este diario pudo establecer que lo que se viene tras las revisiones que han hecho las dependencias del gobierno nacional sobre la propiedad de tierras en Cali es un cierre de matrículas, anulación de títulos y la judicialización de personas naturales y jurídicas, jueces y funcionarios públicos que hicieron ventas, titulaciones y registros notariales indebidos de la propiedad municipal.Ese es el terremoto que se avecina y que puede afectar a miles de personas. La acción responde a la política del presidente Santos de recuperar las tierras enajenadas al Estado y cuya propiedad ha pasado a manos de particulares de manera dudosa.Se sabe, incluso, que el antiguo Instituto de Vivienda de Cali, Invicali, vendió tierras en zona ejidal y de reserva con títulos precarios.Y también que la Secretaría de Vivienda compró hace siete años parte del terreno de la Urbanización Santa Elena, en el ejido Pampas de la Pedregosa o Lomas de Meléndez Norte, a un particular que se lo había titulado, cuando al parecer el predio era del Municipio. Es un detrimento patrimonial de más de $4.000 millones, por el cual cursa una denuncia contra un ex alcalde y un ex secretario de Vivienda.En otros casos, a los ejidos les aparecieron propietarios como por arte de magia y, finalmente, algunas familias obtuvieron títulos de propiedad apelando a la figura de prescripción adquisitiva de dominio, después de 20 años de ocupar los terrenos. Sin embargo, “esos predios son imprescriptibles”, recordó el ex director de Bienes Inmuebles del Municipio, Claudio Borrero Quijano, quien ha luchado durante más de 30 años por la recuperación del patrimonio ejidal de la ciudad.Tras la tierra perdidaCédulas reales, escrituras antiguas, títulos de la Colonia y de la República y certificados de tradición han servido para revelar la verdad sobre la propiedad territorial del municipio.Nubia Lucía Wilches, subdirectora administrativa y financiera de Parques Nacionales de Colombia, indicó a través de un oficio que se está definiendo “la ruta jurídica” para determinar las tipologías mediante las cuales se está afectando la propiedad de las tierras y “realizar las acciones de restitución de dominio de la Nación de aquellos bienes baldíos indebidamente ocupados”. Una de las primeras consecuencias de esta acción coordinada del Estado para recuperar las tierras de su propiedad en Cali, fue precisamente la captura el pasado 31 de mayo por el CTI de los hermanos Carmen Tulia y Hernando Tascón Mera, presuntamente comprometidos en titulaciones de predios ilícitas.En el 2006, Claudio Borrero denunció la venta supuestamente ilícita de 4.060.000 metros cuadrados del ejido Pampas de la Pedregosa y Cañaveralejo o La Curtiembre, a los cuales le agregaron 133.000 m2 de la Urbanización El Refugio. “Este es un espacio territorial que asciende a 4.193.600 m2 con un costo comercial cercano a los $500.000 millones”, señaló el denunciante.En este caso lo que ocurrió fue que alteraron el título 466 que data del 26 de junio de 1912 (cien años está cumpliendo este mes), borraron la matrícula municipal para acreditar como única propietaria a Carmen Tulia Tascón Mera, que fue declarada heredera única de lo que había dejado el señor Ladino Tascón Escobar desde el 6 de abril del 2000, cuando Valorización Municipal le vendió ese terreno a este particular.El Concejo, por su parte, que conoció de esta situación en su momento a través de su Comisión de Plan y Tierras “no se preocupó pese a tener las pruebas” según Borrero Quijano, por lo cual estos concejales habrían quedado incursos en un prevaricato por omisión.El hoy presidente del Concejo, Fernando Tamayo Ovalle, dijo desconocer esta situación, pero indicó que está de acuerdo con la acción del gobierno, porque “mucha de la tierra que hoy tienen particulares en Cali son ejidos del Municipio que mediante maniobras oscuras han logrado su propiedad”.Incluso sugirió que el Municipio emprenda una búsqueda exhaustiva de bienes ocultos para recuperar el patrimonio público enajenado.Por ahora, la tierra prometida por reyes y virreyes para Cali está en la mira de las autoridades nacionales. Y la Fiscalía ya provocó los primeros temblores del terremoto que se avecina.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad