Entérese cómo hacen los vecinos del Norte de Cali para mantener sus parques limpios

Septiembre 21, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción Vivir Norte
Entérese cómo hacen los vecinos del Norte de Cali para mantener sus parques limpios

Varios arreglos se le hicieron al parque de La Flora, entre ellos, el mejoramiento del estado de los juegos infantiles.

A los parques de La Flora, La Campiña, El Bosque y Versalles les llegó su hora y el de La Música espera permisos de Planeación para su remodelación.

En Prados del Norte, un rastrillo integró a los vecinos alrededor del parque de la Avenida 2B Norte con calles 36 y 36A. Esto ocurre desde hace pocos meses cuando vieron desde sus casas que Giovanni Lemos salía a barrerlo todos los días. “Entonces los demás nos animamos a hacer lo mismo”, relata Mauricio Ortiz, quien habita a pocos metros de allí.Es tal el entusiasmo que le ponen a estos 80 metros cuadrados de prado que, además de hacerle mantenimiento diario y arreglar los juegos, trabajan en un proyecto piloto de seguridad.Este sistema permitirá, por ejemplo, que los padres puedan observar a través del blackberry a sus hijos mientras están jugando. Su idea es bajar a cero los casos de inseguridad en el sector y para ello trabajan con la Policía Comunitaria. Con recursos propios instalaron cámaras y están buscando la forma de adquirir la fibra óptica para terminar la implementación del novedoso proyecto.Otro bonito ejemplo en el que la comunidad puso manos a la obra para ahuyentar a los consumidores de droga y resucitar las zonas verdes está en la Avenida 6B Norte con Calle 43, en La Campiña.Por muchos años el parque estuvo abandonado, hasta que hace pocos días la Junta de Acción Comunal, JAC, aportó materiales para pintar las columnas y la retreta contiguas a la iglesia. Tras la jornada, quieren llevar grupos musicales para que los vecinos vuelvan a disfrutar tranquilos de la brisa del sector, aseguró Rosario Hernández, presidenta de la JAC.Igualmente, se iluminó la cancha de fútbol del barrio y se demarcaron espacios para juegos infantiles y de adultos; y todos los días un parquero limpia el campo de juego, dijeron fuentes de la Fundación Sidoc, que lo apadrinó. Estas mejoras han despertado el interés de los moradores, quienes invitan a participar de las actividades que se realizarán, de la mano de un experto en deportes, precisó la señora Hernández. En La Flora también abundan los padrinos de los pulmones verdes. Con mensajes al correo electrónico, volantes y la interacción con sus vecinos, la abogada Elsy Francisca Serrano está conformando un grupo de amigos de la naturaleza. El objetivo es que a la zona de la Calle 47N con Avenida 5N no le falten los cuidados.“Porque antes se veía sucio y deteriorado”, contó la líder del barrio. Ximena Zamorano, de la Fundación Sidoc, anunció que se va a adecuar la zona de juegos y para eso se están socializando con la comunidad las obras a realizar. Esta entidad y la Cámara de Comercio de Cali también adoptaron el ecosistema de la Calle 58 con Avenida 4 (detrás del Éxito). Allí, un grupo de vecinos denominado Amigos del Parque ayudan a mantener el enlucimiento. El pulmón de la Avenida 8AN con Calle 51N, en El Bosque, también está renovado, luego de que se repararon andenes, se construyeron rampas para discapacitados y se instalaron seis bancas nuevas. En cuanto a las plantas ornamentales que sembraron, algunas están en bolsas plásticas que no permiten que prosperen, señaló Bertha Gaviria de Duque.¿Esta vez sí?En el Norte esperan que el boom de las adecuaciones esta vez sí llegue al Parque de la Música y no se quede a mitad de camino, como en el pasado. Según se conoció, en una labor conjunta entre Sidoc, la Cámara de Comercio y el Dagma se remodelará este emblemático sitio de la Avenida 6N con Calle 35. Por ahora están a la espera de que Planeación Municipal apruebe los diseños, anotó la arquitecta Zamorano.Con senderos despejados y más seguros, el próximo reto para estos amigos de los parques es que el fuerte verano no los marchite y que las mascotas no los llenen de excrementos. Porque es mucho el amor que han puesto en cada trabajo para verlos más bonitos. Es que su recuperación, más allá de una actividad comunitaria, “representa un proyecto de vida para las familias que se benefician”, puntualizó Giovanni Lemos, residente en Prados del Norte.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad