Encuentro de Melómanos, 'imán' para los extranjeros amantes de la salsa

Diciembre 28, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Andrés Felipe Carmona Barrero | Reportero Elpais.com.co
Encuentro de Melómanos, 'imán' para los extranjeros amantes de la salsa

Estas son algunas de las 'tapas' de los LP que se consiguen por estos días en el Encuentro de Melómanos y Coleccionistas de la 58 Feria de Cali.

Un mexicano, un alemán y una pareja de novios de España y Francia llegaron a Cali para recorrer los 'stand' del Encuentro de Melómanos en busca de acetatos preciados.

Hace mucho tiempo que la salsa dejó de escucharse solo en las tabernas y grilles en los barrios de Cali. Ahora ya se escuchan los vinilos de salsa, guaracha y montuno en calles de México, España, Francia y Alemania. 

Así lo demuestra el Encuentro de Melómanos y Coleccionistas de la 58 Feria de Cali, donde cada día, desde el 26 de diciembre que se abrió al público en las Canchas Panamericanas, extranjeros de todas latitudades llegan con una única misión: comprar acetatos para llevarse a sus países de origen.

[[nid:494416;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/12/20151227_175805_resized.jpg;right;{Juan Zamorano, un mexicano que llegó a comprar vinilos en la 58 Feria de Cali. Fotografía: Andrés Felipe Carmona | El País}]]

Juan Zamorano es uno de ellos. Es un mexicano de 49 años que llegó a Cali el pasado 25 de diciembre para 'nutrir' su colección de mil vinilos que tiene en Ciudad de México y busca producciones de Anibal Velásquez y los Corraleros de Majagual. 

"He venido toda la semana a buscar vinilos y ya tengo cerca de 200 comprados desde que llegué a Cali. Las 'pastas' acá son de muy buena calidad. Llevo como unos 20 años haciendo mi colección. No vendo, lo que compro es seleccionado y para mi disfrute", afirma este mexicano residente en el D.F.

Explica que se trajo cerca de 4000 dólares para comprar acetatos en el Encuentro de Melómanos de las Canchas Panamericanas porque dice que en su casa todos los días se escucha vinilos y cada ocho días con sus amigos arman rumbas en diferentes partes de la capital mexicana solo para bailar con canciones de LP.  

"Nos citamos entre los amigos para ir a bailar sólo con programación de vinilos en diferentes zonas de la ciudad. Puede ser en Ciudadela, una colonia en el centro del D.F.", cuenta el melómano. 

Dice que lo que compra en Cali se ha traducido en los recuerdos musicales más importantes de sus últimos 35 años de vida. Afirma que en algunos negocios del Encuentro de Melómanos se encuentra un 10% de música buena, mientras que en otros es del 90%, mucho más. 

Cuenta que los Long Play los compra también en México, donde hay muchos melómanos de la música antillana. En una imagen que carga en su teléfono celular se puede ver una de las fiestas que arman los mexicanos y latinos en una calle del D.F. 

El próximo 30 de diciembre viaja de regreso al país centroamericano con otro coleccionista y para entonces ambos podrían llevarse cerca de 8.000 dólares en vinilos. 

[[nid:494410;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/12/20151226_171508_resized.jpg;left;{Rubén en una de sus visitas al Encuentro de Melómanos de la 58 Feria de Cali. Fotografía: Andrés Felipe Carmona | El País}]]

Otra de las historias que uno se encuentra recorriendo el pabellón de melodías del Encuentro de Melómanos es la de Rubén Bachman, un alemán de 34 años que viene viajando por toda Latinoamérica. Es un aficionado de los LP. 

"Ya he comprado cerca de 20 discos de muy buena calidad y como en Alemania no se escucha mucha salsa, son un tesoro llevármelos", dice el alemán. 

Afirma que es seguidor de los temas de Héctor Lavoe y Rubén Blades. En su bolsillo trajo cerca de 1.000 euros para comprar en vinilos o acetatos. 

En su casa tiene dos tocadiscos para poner los discos que lleve de 33 o 45 RPM. Estará en la capital del Valle por 2 o 3 semanas más para luego seguir su camino hacia Argentina, en el extremo sur de Suramérica. 

[[nid:494419;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/12/20151227_165846_resized.jpg;right;{Pierre (de Francia) y Julia (de España) durante una visita al Encuentro de Melómanos en Cali. Fotografía: Andrés Felipe Carmona | El País}]]

La salsa es amor y Julia y Pierre, una española y un francés, lo saben. Llegaron a Cali este 25 de diciembre para disfrutar del Salsódromo, eso fue como hacia las 7:00 p.m. 

"Llegamos a Cali y una vez llegamos nos fuimos para ese evento. Salimos en septiembre pasado de Barcelona, donde vivimos los dos", cuenta la mujer de 30 años. Él tiene 28. 

Cuenta que vienen 'mochiliando' por Suramérica visitando Perú, Bolivia y parte de Brasil. 

"Yo le estaba diciendo a él que compráramos aunque sea un LP para llevarnos porque en casa tenemos un tocadiscos para ponerlo", cuenta la mujer. 

Y es que aunque no son experimentados conocedores de salsa y melodías antillanas, el hecho de pasear por los 'stand' del Encuentro de Melómanos los hace antojar de llevarse un LP. 

"Saldremos de Cali y nos vamos para Bogotá y la Costa Caribe colombiana", afirma la española. 

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad