En tan solo quince minutos un bus de servicio público queda convertido en chatarra

En tan solo quince minutos un bus de servicio público queda convertido en chatarra

Mayo 17, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Evelyn Rosero | subeditora de Elpais.com.co

Elpais.com.co le muestra en un impactante video qué pasa con los vehículos que se despiden de las calles de Cali para siempre. Le mostramos la desintegración de varios de ellos paso a paso.

Un cementerio de latas retorcidas, pedazos de vidrio, trozos de batería oxidada y sillas viejas se levanta sobre el patio de la Siderúrgica de Occidente, Sidoc, en Acopi, Yumbo. Se trata de los restos, después convertidos en acero, de buses viejos que rodaron en Cali y hoy comienzan a ser sustituidos por los 'gigantes azules' del MÍO.Allí, en ese patio, se desintegran diariamente de 15 a 20 vehículos, entre buses, busetas y taxis. En tan solo quince minutos, máximo media hora, un trajinado Blanco y Negro queda reducido en un saco de láminas que bien pueden 'reencarnar' en obras de construcción. Antes de la desintegración, proceso que se realiza los martes, miércoles y jueves, se examina minuciosamente la 'hoja de vida' del vehículo. Operarios de Sidoc, dos peritos y un funcionario de la Secretaría de Tránsito verifican, a través de una revisión técnico-mecánica, que el vehículo tenga todas sus partes completas y esté matriculado.Hechas las revisiones correspondientes se desintegra el vehículo y se emite una certificación con la cual se solicita la cancelación de la matrícula. Finalmente se expide un certificado de reducción de oferta que es enviado a Metrocali y se certifica que se vehículo salió del colectivo y puede vincularse al sistema de transporte masivo.¿En qué consiste la reducción de oferta?La desintegración de un vehículo es solo una parte del proceso de reducción de oferta del servicio de transporte colectivo consignado en el Decreto 411.20.0302 del 15 de junio del 2007. Además de la chatarrización, el dueño del vehículo puede hacer cambio de radio de acción o traslado de cuenta.Sin embargo, los vehículos que han cumplido vida útil de 20 años sólo tienen la opción de ser desintegrados.A la fecha 1.780 vehículos, de esos 2.423 buses que han salido de las calles de la ciudad, han sido convertidos en chatarra. Y hay 23 más a los que ya se les emitió la autorización para ser destruidos pero sus dueños aún no los han llevado a desintegrar. Los buses de modelos más recientes, sin embargo, tienen la opción de hacer cambio de radio de acción, es decir que dejan de 'rodar' en la ciudad y comienzan a prestar un servicio especial o intermunicipal. Desde que inició el proceso de reducción de oferta hasta finales del mes pasado 451 buses habían elegido esta opción.Los que realizan traslado de cuenta migran a otras ciudades para prestar el servicio de transporte público allí. En este caso, solo 81 se han acogido a esta alternativa. Carlos Barbosa, funcionario del grupo de Registro Automotor de la Secretaría de Tránsito, precisó además que también se aplica el proceso de reducción de oferta a los vehículos que han sido hurtados. “Si a una persona le roban un vehículo, ese cupo puede ser utilizado en el sistema de transporte masivo, pues ya es una unidad menos en el grupo de buses urbanos colectivos”. Más información:Le contamos en detalle cómo va el proceso de chatarrización de buses en CaliVea también el proceso de chatarrización en imágenes

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad