¿En qué quedará la guerra entre ‘verdes’ y ‘azules’ en la Secretaría de Tránsito?

¿En qué quedará la guerra entre ‘verdes’ y ‘azules’ en la Secretaría de Tránsito?

Diciembre 27, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Zulma Lucía Cuervo Plazas | Reportera de El País

El que un coronel de la Policía sea el Secretario de Tránsito generó la inconformidad de los guardas de tránsito de la ciudad.

[[nid:366290;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2014/11/guardas-transito-734.jpg;full;{Los agentes de tránsito en Cali tienen 43 años de estar prestando servicio. Ellos se encargan de aspectos como el sancionatorio, la regulación y la educación vial. Actualmente hay 460 guardas en diferentes grupos de trabajo. Foto: Archivo El País}]]

La llegada de un coronel activo de la Policía como titular de la Secretaría de Tránsito  Municipal desató la ‘ira’ del cuerpo de agentes de tránsito locales. Lea también: Polémica por llegada de la Policía a la Secretaría de Tránsito de Cali

 La razón de la inconformidad de los ‘azules’ con el ingreso el próximo 1 de enero del coronel Nelson Rincón como secretario de Tránsito, se debe a lo que ellos denominan la amenaza latente de acabar con este grupo y darle paso a la Policía de Tránsito para que se encargue de la movilidad, especialmente con lo relacionado a  labores de control y la imposición de los comparendos.

Sin embargo, el coronel Rincón ha declarado en varias entrevistas que dentro de su agenda de trabajo está el trabajar con el cuerpo de agentes de tránsito de la ciudad, de quienes dijo tener “respeto y admiración” por su labor.

Pero el nuevo Secretario de Tránsito del gobierno de Maurice Armitage no descarta aumentar el grupo operativo de efectivos que hacen el control en las calles con uniformados de la Policía, conocidos como los ‘verdes’.

 ¿Qué tan viable es tener dos fuerzas de tránsito para una ciudad como Cali, que tiene 633.268 automotores matriculados rodando por sus vías, de los cuales 201.892 son motocicletas y 431.376 son carros, maquinaria, remolques y semirremolques, según cifras del Registro Único Nacional de Transporte con corte a noviembre?

Estudios de la  Asociación Sindical de Agentes de Tránsito de Santiago de Cali (realizados el año pasado cuando se tramitaba el ingreso de más agentes de tránsito a la planta de cargos del Municipio) indican que un  guarda se encarga de garantizar la movilidad de 4475 personas. Si se mide en vehículos, un agente de tránsito atiende 1003 automotores de los que están matriculados en la ciudad, sin contar el parque automotor flotante de Candelaria, Palmira, Jamundí y Yumbo,  ciudades dormitorio de personas que trabajan en Cali.

 Sindicatos de tránsito en el país han logrado que la labor operativa del tráfico vehicular esté en manos de agentes civiles. Mencionan casos como  Armenia,  Neiva, Buga, Jamundí, Buenaventura y Medellín.

Los mismos guardas de tránsito reconocen que con el actual parque automotor se necesitan por lo menos 800 efectivos para hacer las labores que indican la Ley 1310 de 2009 sobre el ejercicio del tránsito en los municipios: realización de comparendos, levantamiento de accidentes, regulación y control del tráfico y educación en seguridad vial.

Pero  la Secretaría de Tránsito cuenta en la actualidad con 460 guardas para todas las labores. Estos se distribuyen en los siguientes grupos: operativos (de transporte público, transporte informal y cazainfractores); regulación (para dar vía en puntos fijos, en semáforos fuera de servicio) criminalística (homicidios y accidentes de daños y lesiones); peticiones, quejas, reclamos y solicitudes, educación y el grupo metodológico (que son los que trabajan con la Fiscalía).

De ahí que el alcalde electo Maurice Armitage piense que  puede reforzar el equipo operativo del Tránsito con la Policía, que ejerce labores similares en  Bogotá,  Barranquilla y Villavicencio, entre otras ciudades capitales.

En Bogotá y Barranquilla existe la Policía de Tránsito y los agentes identificados para esta labor son los únicos que tienen la competencia de sancionar a los infractores. En el caso de la capital del país, hay algo más de 1000 agentes y en Barranquilla son 280 efectivos.

Este personal, reconocen las autoridades locales de estas ciudades, es insuficiente para realizar todas las tareas de tránsito. Es por eso que en Bogotá y Barranquilla contrataron civiles que se denominan guías o facilitadores de la movilidad, para hacer regulación en las vías.

 Claudia Cuello, funcionaria de la Secretaría de Movilidad de Barranquilla, explica que los 120 facilitadores “no pueden imponer comparendos porque solo puede haber una autoridad de tránsito en el Municipio y en Barranquilla recae en la Policía”.

Andrés Vergara, de la Secretaría de Movilidad de Bogotá, indicó que el despacho también tiene un grupo de facilitadores civiles, que solo se encargan de dar paso en sitios donde existe congestión. 

 En estas dos ciudades, el convenio que se hace con  la Policía de Tránsito involucra que las alcaldías faciliten motos,  equipos de comunicación para el personal del tránsito y la gasolina para los desplazamientos. Adicionalmente, un porcentaje de los comparendos se le entrega a la Policía por prestar este servicio con su personal. 

 En Medellín, no hay Policía de Tránsito sino un cuerpo de  623 agentes encargados de todos los temas relacionados con la movilidad. En la capital antioqueña existió un convenio con la Policía Nacional para brindar seguridad a los agentes en los operativos. “Pero son los agentes y no la Policía la que imponen los comparendos”, explica Clara Arroyave, funcionaria de la Secretaría de Movilidad.

 Pero sí hay una ciudad en el país donde la competencia del tránsito es compartida: Villavicencio. Allí, tanto la Policía de Tránsito (con 50 uniformados) como los agentes de tránsito (76 guardas) tienen competencia en todos los aspectos relacionados con la movilidad, incluso la sancionatoria.

El convenio con la Policía está suspendido desde hace dos meses, según informa Édgar Villalobos Agudelo, director operativo de la Secretaría de Movilidad de la capital del Meta. Pero cuando está vigente, explica el funcionario, los ciudadanos saben que tanto la Policía con el brazalete de Tránsito como los agentes los pueden sancionar. Por apoyar esta labor, la Policía recibe el 50 % de los recursos generados por los comparendos. Sin embargo, dice Villalobos, es posible que no haya más convenios con la Policía, porque se estudia aumentar la planta a  120 agentes.

Mientras Villavicencio estudia no tener más Policía de Tránsito, en Cali esa es la opción para aumentar el pie de fuerza. Por ello, los ‘azules’ se preparan para evitar el ingreso de los ‘verdes’ y esto incluye demandar la posesión del coronel Nelson Rincón. ¿En qué terminará la guerra que desde ya le declararon los  ‘azules’ a los ‘verdes’?

Opina el Coronel  El coronel Rincón  dice que se posesionará el 1 de enero, junto con el resto del gabinete municipal anunciado por Maurice Armitage.  El oficial explica que una vez se posesione,se reunirá con los guardas de tránsito. “Ellos  serán parte fundamental del trabajo operativo”. ”Yo vengo a construir soluciones  a los problemas de la movilidad de Cali. No vengo a dividir sino a unir esfuerzos con otros despachos como Planeación, Infraestructura y Metrocali”, asevera el coronel, que viene en comisión de la Policía.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad