En Cali por cada ciudadano hay 2,46 metros de espacio público

Octubre 29, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Cali es una de las ciudades del país donde menos espacio público hay para sus habitantes. Centro, zona de ladera y oriente de la ciudad, los lugares que menos parques y zonas verdes tienen.

Cali es una de las ciudades de Colombia donde los ciudadanos tienen menos espacio público. Según la dirección de Plan de Ordenamiento Territorial de Cali, cada caleño tiene 2,46 metros cuadrados de parques o zonas verdes. Esto es más o menos el área de un baño de una casa de interés social, cuando los estándares internacionales indican que cada persona debería contar con un espacio equivalente a la mitad del área de la casa completa, es decir, 15 metros cuadrados.De acuerdo con la información de Planeación, las zonas en las que menos espacio público hay por habitante son el Centro de la ciudad, las comunas 18 y 20 (zona de ladera) y las comunas 15 y 16 (al Oriente de la ciudad). En contraste, las áreas en las que más parques, zonas verdes y alamedas hay por persona son: al Sur, las comunas 22 y 17 (Ciudad Jardín, Pance, Caney, Valle del Lili); al Norte, la Comuna 2 y en el Oeste la Comuna 3.En comparación con otras ciudades, Cali tiene un índice bajo, pues Medellín cuenta con 3,8 metros cuadrados por persona y Bogotá con 3,7. Cartagena tiene 6,32 metros cuadrados por habitante.El documento Conpes 3718, aprobado el 31 de enero de 2012, por el cual se establece una Política Nacional de Espacio Público, proyecta para el año 2015 un crecimiento del índice que alcance entre 5 y 6 metros cuadrados por habitante.Por esta razón, explica Óscar Pardo, director del Departamento de Planeación de Cali, la Administración Municipal evalúa la posibilidad de crear una oficina encargada del Espacio Público, con el objetivo de centralizar las actuaciones que se den sobre estas zonas.Según el equipo de Espacio Público y Equipamiento de esa entidad, esta situación se ha dado porque la ciudad ha crecido sin planeación. El Centro se comenzó a construir alrededor de dos plazas. Luego se hicieron muchas manzanas y prácticamente no se hicieron zonas verdes. A eso se le suman las ventas informales, que se han tomado lo poco de espacio que queda.Añadió que en otras zonas, como la ladera, el problema ha sido el crecimiento de las invasiones, que son muy densas y se han poblado incluso las zonas verdes. “En el Oriente el crecimiento ha sido más planificado. No obstante, como la población es tan alta, el espacio sigue sin ser suficiente para la cantidad de personas que habitan estos lugares”, agregó. Entre otras razones destaca la política de la ciudad que permitió que muchas zonas verdes se convirtieran en iglesias, colegios y polideportivos, que no se cuentan como espacio público. A todos estos factores, Juan Marchant, urbanista y arquitecto, agrega que en la dependencia de planeación municipal “no siempre ha habido personas suficientemente capacitadas”.Además, asegura, muchas de las zonas verdes de la ciudad “se las han robado para construir y establecer parqueaderos, porque la ciudad se ha manejado como un negocio”.Es que la escasez de zonas públicas afecta la salud de la gente y su libre esparcimiento. Jorge Quiñónez, médico deportólogo, explica que al no tener espacios para la recreación y el deporte, los ciudadanos optan por opciones de vida que no son sanas, como el sedentarismo o el consumo de drogas.“Por eso es tan necesario no sólo que se creen más espacios, sino que se recuperen los que ya existen”, indica. La falta de espacio público, además, se evidencia en la convivencia de las personas. Así lo asegura Margarita Calvache, miembro de la Junta de Acción Local, JAL, de la Comuna 18, quien señala que que al haber pocos sitios de recreación para los niños y jóvenes, muchos se toman las calles. “Por eso es que se van por malos pasos o se juntan con gente que no deben”, puntualiza.A esto se suma, según Ángel María Sierra, de la JAL de la comuna 15, que los pocos parques y zonas verdes que hay en los barrios, están “invadidos” de consumidores de droga e inseguridad. “Además, el mantenimiento de esos espacios hoy no es el mejor, pues la poda del pasto no se hace con regularidad”, comenta.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad