En Cali oraron por la liberación de los secuestrados

Noviembre 30, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
En Cali oraron por la liberación de los secuestrados

Larga espera. Desde hace casi trece años, Fabiola espera que las Farc le entreguen a su hijo, el sargento de la Policía César Augusto Lasso Monsalve.

Familiares de los secuestrados que aún siguen en la selva oraron este martes por los cuatro uniformados que murieron en manos de la guerrilla el fin de semana pasado.

Con las manos en alto y a una sola voz, decenas de personas que se congregaron en la Catedral de Cali exigieron: “Hay que traerlos vivos”. En la primera fila, luciendo la camiseta que la acompaña cada vez que sale a pedir la liberación de su hijo, Fabiola Monsalve oró por los cuatro uniformados que murieron en manos de la guerrilla el fin de semana pasado y rogó porque los demás uniformados plagiados regresen pronto a sus casas.Desde hace casi trece años, Fabiola espera que las Farc le entreguen a su hijo, el sargento de la Policía César Augusto Lasso Monsalve, quien fue secuestrado el 1 de noviembre de 1998 en la toma de la guerrilla al municipio de Mitú. “A Johan Steven le cortaron las alas. Las familias no sólo recibieron a sus muertos, con ellos también mueren las ilusiones y los sueños”. De esta forma, se recordó durante la misa a los familiares de los secuestrados asesinados que, en ese momento, velaban los cuerpos en la Catedral Primada de Bogotá.Fabiola Monsalve, quien no pudo asistir a la ceremonia realizada en Bogotá, mandó un mensaje de solidaridad a las familias de los cuatro uniformados y les pidió que tuvieran fortaleza. “Ellos saben que estoy allá de corazón y que Dios les dará fortaleza y tranquilidad espiritual”, aseguró.Elena Chagüezá, tía del sargento Luis Alfredo Moreno Chagüezá, cargó un cartel con una fotografía de su sobrino durante la ceremonia y pidió a los colombianos que no olvidaran a los que siguen en la selva. “Por favor no nos dejen solos porque esto es demasiado duro y es demasiado tiempo”, indicó la mujer Además, hizo un llamado al gobierno y a la guerrilla para que “nos digan qué podemos hacer los familiares. No sabemos qué más hacer y el secuestro es igual para los muchachos que están en la montaña, como para nosotros. Es una tortura permanente”. Por su parte, Fabiola Monsalve recordó al Gobierno que su familia se opone al rescate militar, pues “sabemos que es la muerte segura para nuestros hijos. Pedimos el diálogo y el intercambio humanitario, porque las armas no han dado resultado”.Los familiares de los secuestrados invitaron a los colombianos a la movilización del próximo 6 de diciembre, en la que se pedirá la liberación inmediata de los uniformados que siguen en poder de las Farc. “A los colombianos los invito a la marcha, necesitamos su solidaridad. La unión hace la fuerza, si nos unimos podemos sacar a nuestros muchachos de la selva”, afirmó la madre del sargento Lasso. Al final de la eucaristía, repitieron la misma súplica que hace unos años hicieron los caleños, liderados por monseñor Isaías Duarte Cancino: “Los queremos vivos, libres y en paz”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad