En muchos sitios de Cali, la Ley Antitabaco se hace humo

En muchos sitios de Cali, la Ley Antitabaco se hace humo

Mayo 29, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
En muchos sitios de Cali, la Ley Antitabaco se hace humo

En la mayoría de ventas ambulantes y algunos estancos y tiendas es frecuente la venta de cigarrillos por unidad, lo que es ilegal.

Pese a que esta norma está en vigencia hace tres años, algunos de sus aspectos aún están sólo en el papel. Es común la venta al menudeo y escasos los controles a la exhibición de estos productos.

Cuando un cliente le pregunta a algún vendedor, “¿tiene cigarrillos?”, la respuesta en muchos de los casos es “¿en cajetilla o por unidad?”. Lo que esto refleja es que, aunque la Ley 1335 de 2009 prohibe la venta de cigarrillos al menudeo, el incumplimiento de la norma es frecuente por parte de vendedores ambulantes, estancos y tiendas.De hecho, algunos de estos comerciantes afirman que sólo dejaron de vender los cigarrillos por unidad cuando recién salió la ley. “Un mes nos duró el miedo”, señalan y añaden que las “autoridades nunca hacen controles sobre el tema. Los policías están de acuerdo en que es una bobada esa ley”.Esta semana, en la que se conmemora el Día Mundial del No Tabaco, surge la pregunta de si la Ley ha sido efectiva para su propósito, que es reducir el consumo, especialmente en menores. En Cali se estima que el 26% de la población estudiantil de la ciudad, entre los trece y quince años, ha fumado alguna vez.Pero, aunque la Ley Antitabaco está vigente desde hace tres años, la Secretaría de Gobierno de Cali, encargada de los controles, aseguró que hasta ahora no se han impuesto sanciones debido a una circular en la que la Superintendencia de Industria y Comercio les da competencias sancionatorias sólo a partir de junio de 2012. Mientras tanto, afirman que han hecho operativos pedagógicos en establecimientos y zonas como Granada, el Parque del Perro, San Antonio y la Avenida Sexta. Frente a las prohibiciones de consumo en sitios públicos, algunos fumadores afirman que sí se ha cumplido la ley. “Incluso, a veces nos sentimos como parias porque cada vez son menos los sitios en los que permiten fumar”, señala Manuel Molina, consumidor.En efecto, la ley exige a los dueños de establecimientos cerrados que tomen medidas frente a los fumadores. Aunque algunos muestran indiferencia, en muchos de los sitios sí se toman acciones. Por ejemplo, en un centro comercial del Norte de la ciudad hay letreros por doquier que rezan “ésta es un área libre de humo”. Al preguntar si se puede fumar allí, un empleado de un café contesta que sí, aunque habría problema de ser descubierto por los vigilantes. Al hacer el intento de prender un cigarrillo, un miembro del personal de seguridad hizo un llamado de atención. Para el secretario de Salud, Diego Calero, lo importante es que, además de los controles, haya campañas que promuevan hábitos saludables. Universidades como Icesi han desarrollado este tipo de programas. “En nuestro campus está prohibido fumar. Esto ha causado inconformidad, pero también ha servido para disminuir el consumo”, explica Ana Cristina Marín, del área de Bienestar de esa institución.El ABC de la LeyLa Ley 1335 de 2009 tiene como objeto garantizar los derechos a la salud de las personas, especialmente los menores de 18 años.Esta establece principalmente:a) Que se prohibe el expendio de cigarrillos a menores de 18 años.b) Que los Ministerios de la Protección Social y de Educación Nacional aplicarán y evaluarán estrategias y programas nacionales que prevengan el consumo de tabaco.c) Que en las cajetillas se incluyan imágenes y frases que adviertan sobre los efectos negativos del alcohol, en ambas caras de la misma, incluso para los cigarrillos importados.d) Que está prohibida la promoción y publicidad de los productos asociados al tabaco, tanto por parte de las empresas fabricantes, como de los medios o eventos masivos.e) Que está prohibido fumar en las áreas cerradas de los lugares de trabajo y/o los lugares públicos, tales como: bares, restaurantes, centros comerciales, tiendas, ferias, festivales, parques, estadios, cafeterías, discotecas, cibercafés, hoteles, ferias, pubs, casinos, zonas comunales y áreas de espera, entidades de salud, instituciones educativas, etc.f) Que los propietarios de esos establecimientos, al igual que las autoridades, tienen la obligación de controlar y hacer cumplir esta norma.g) Que la sanción por fumar en sitios prohibidos es una amonestación verbal y asistir a un día de capacitación sobre los efectos nocivos del cigarrillo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad