En la ladera 'espantan' la oscuridad con ‘Litro de luz’

Septiembre 09, 2015 - 12:00 a.m. Por:
El país.com.co

El asentamiento Altos de los Pinos, en la Comuna 18, cuenta con iluminación en sus calles gracias a un proyecto ecológico. El País acompañó el proyecto vea el video.

[[nid:458398;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/08/litro-de-luz-noche-home.jpg;full;{Se trata de un proyecto de innovación social que llegó por primera vez a Cali y tocará las puertas de Medellin, Bogotá y Quito (Ecuador). Conozca de qué se trata. Video: Álvaro Pio Fernández | Reportería: Cynthia Rankin}]]

Gloria Tobar vive en Altos de los Pinos, un asentamiento ubicado en el barrio Alto de Nápoles, justo al frente del hospital Los Chorros, en la ladera de Cali. Para llegar a su casa esta mujer necesitaba alumbrar el camino con la linterna de su celular. 

Sin embargo, hace algo más de una semana su situación cambió. Gracias a un proyecto de innovación social, el alumbrado público llegó a su comunidad. No es un  alumbrado convencional, no son  postes de cemento con una gran bombilla ni redes de cableado.

Tampoco se trata de un proyecto de una empresa de servicios públicos.  Esta vez fueron jóvenes universitarios, que ayudados de una tecnología de punta, se encargaron  de esta labor.

El trabajo lo hace la fundación ‘Litro de Luz’, organización internacional  que también tiene su semilla en la capital del Valle. Modelos como este, que son ecológicamente sustentables, se han implementado en países como Finlandia, por su creador,  Illac Díaz.

¿De qué se trata?

Una guadua, una botella de gaseosa de un litro, un tubo de PVC, un panel solar de 10 vatios, un acumulador de carga que permite generar 28 horas de iluminación y una bombilla LED, fueron los elementos necesarios para ofrecer un alumbrado público al asentamiento Altos de los Pinos.

Con estos elementos se pusieron en funcionamiento diez postes de alumbrado público. El panel ubicado en la cima de cada  poste recoge la energía solar para cargar sus baterías y así proveer de manera automática luz durante la noche  a la bombilla que está cubierta por el envase plástico. El proceso es repetitivo, durante el día carga y por la noche reproduce.

Más de 50 voluntarios fueron necesarios para llevar a cabo la labor, pues por poste trabajaron entre 5 y 6 personas.  Antes de poner en marcha este proyecto, se dio a conocer  en algunas universidades de la ciudad con el fin de lograr una participación en los jóvenes caleños.

El ‘milagro’ fue el pasado 27 de agosto. Antes del anochecer, tipo  6:30 p.m. se fueron agolpando los vecinos en las calles para ver como este invento cambiaba las noches de su barrio. En los postes, las bombillas  se encendieron y de un momento a otro, los  gritos, el júbilo y la felicidad se apoderaron del asentamiento.

Un grito de esperanza retumbó en  el lugar. Fue la primera vez, en los tres años que llevan los habitantes de los Pinos en este  lugar, que la  comunidad  tuvo alumbrado público.

Fernando Tamayo, concejal activo, y actualmente en campaña, se atribuyó el desarrollo de esta obra a través de redes sociales. La Fundación 'Litro de Luz' desmintió la participación de politícos en estos trabajos comunitarios.

Para Miller Enrique Ramírez, un líder del sector, “la luz representa visibilidad y el que ve sabe para dónde va y sabe quién esta ahí”.Gracias a este alumbrado público, dice la gente, mejorará la seguridad en el vecindario, pues será mucho más fácil reconocer las nuevas caras que entran al sector.  

Lady, una niña de nueve años, no podía ocultar su alegría pues por primera vez y gracias al alumbrado público sería ella quien sacaría por las noches  su perro a pasear. “Estoy muy contenta porque ya puedo salir a jugar con mis amigos después de las 6:00 p.m”, exclamó.

Para Gloria Tobar, madre cabeza de hogar, su satisfacción no podía ser mayor. Un asunto tan elemental para una mamá como   llevar en brazos a su hijo menor será más fácil, pues ya no tendrá  que llevar en una mano la   linterna del  celular.

Walter Paz, director de ‘Litro de Luz’ para el Valle del Cauca, dijo  que era necesario “dignificar y otorgarles un reconocimiento a estas personas sin importar su condición social”. “Es muy importante que los habitantes de esta comunidad, por medio del alumbrado público, se sintieran  parte de una sociedad”, añadió.   

Empezaron con ‘Litro de luz día’

Esta no es la única iniciativa de innovación social que ha realizado la fundación en Cali. En el 2012 llegó a la ciudad ‘Litro de luz día’, una campaña que llevó a mil casas el servicio de energía producida con un envase, cloro y agua. En ese entonces se beneficiaron hogares de la Comuna 18, en comunidades como  Pampas del Mirador, Brisas de las Pampas 2, Comunidad Yanacona y La Choclona.  Dichos elementos sustituían al bombillo tradicional, aprovechando también la luz solar.     

Las botellas con el líquido iluminan el interior de los hogares sin generar costo alguno.

 Viabilidad del proyecto

La ubicación estratégica de Colombia favorece este tipo de proyectos ya que al estar ubicado sobre la línea del Ecuador, el país siempre cuenta con una incidencia solar importante. Este tipo de proyectos que involucran paneles solares pueden ser altamente provechosos  ya que hasta en los meses de poco sol el panel podría captar los rayos. 

Además se trata de una iniciativa que con el tiempo recupera su inversión inicial, pues el mantenimiento no implica la utilización de nuevos suministros.  

Alto de los Pinos nació como una invasión hace tres años y por eso no cuenta con servicios públicos. Sin embargo, como parte de su labor social la fundación creó este proyecto para mejorar la calidad de vida de  habitantes en zonas vulnerables. 

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad