En la disputa por la Alcaldía de Cali no están todos los que son, dice Germán Villegas

En la disputa por la Alcaldía de Cali no están todos los que son, dice Germán Villegas

Marzo 01, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Judith Gómez Colley | Editora de Poder
En la disputa por la Alcaldía de Cali no están todos los que son, dice Germán Villegas

Germán Villegas Villegas.

Germán Villegas Villegas explica por qué quiere volver a ser alcalde. “Lo que ha hecho Guerrero no se puede borrar de un plumazo”, dice.

Aunque hace más de dos décadas gobernó a Cali, que era una capital con menos problemas, Germán Villegas Villegas no duda en decir que quiere volver a servirle a la ciudad desde la Alcaldía y por eso puso su nombre a consideración de los distintos sectores políticos que conforman la Unidad Nacional o Unidad Vallecaucana. El también exgobernador y exsenador asegura que una de sus fortalezas es que tiene reconocimiento y respeto entre los caleños y que la clase política sabe que él honra sus compromisos y por eso espera que la coalición de partidos lo avale, pero resalta que no se le atravesará a nadie.¿Por qué quiere ser candidato a la Alcaldía de Cali?Porque veo que los actuales precandidatos, con todo respeto, no han logrado congregar ni convocar a la opinión pública, lo que se requiere para desempeñar con propiedad un cargo tan complejo como el de alcalde de Cali. Y además porque desempeñé la Alcaldía, hace ya unas décadas, con éxito. Lo digo sin ningún engreimiento y suficiencia, y me gané el concurso del mejor alcalde de Colombia, hecho por entidades como Bavaria y Fundaprogreso. Desde entonces he acumulado una experiencia en el sector público, tanto en el Ejecutivo, como gobernador, y en el Legislativo, como senador, experiencia acumulada que quiero poner al servicio de Cali para solucionar sus problemas.¿Considera que en el actual grupo de precandidatos aún no está el candidato ideal para Cali?Le podría decir que ni son todos los que están ni están todos los que son. De aquí a unos meses habrá una gran depuración y de esos 22 aspirantes de hoy quedarán muy pocos, porque una campaña no es fácil y tiene una serie de vericuetos y problemas que hacen que cualquiera no se pueda presentar.¿Cómo fue recibido su nombre como posible candidato en la Unidad Nacional?En términos generales, bien. Unos expresaron palabras honrosas, como que iba a enriquecer el debate, otros que yo era una especie de patrimonio de la ciudad; a otros no les gustó porque significaba una competencia para sus partidos y sus candidatos. En las dos reuniones de la Unidad Nacional hemos hablado de intentar el consenso y si eso no se logra, se apelará a una encuesta para determinar qué prefiere la gente. ¿Y cuál opción prefiere usted? Creo tener ventaja en los dos métodos. Me explico: la clase política me tiene confianza, sabe que cumplo, que dejo participar a todas las fuerzas, ya lo he probado en la Alcaldía y en las dos gobernaciones. Aspiro a ser el candidato de la Unidad Nacional, porque eso aseguraría el triunfo, yo no estoy para perder y además en la Unidad Nacional tiene mucha injerencia el Presidente de la República. Yo, antes de cualquier cosa, debo tener el aval y el guiño del Presidente.¿Y ya le habló al Presidente de su aspiración? No he hablado con el Presidente del tema. No sé si me va a dar el guiño. Dicen que le ha dado el guiño a otros candidatos. Yo espero que me apoye, porque si el Presidente no apoya a un Alcalde de Cali, este no hace nada. Para resolver uno de los grandes problemas de la ciudad, por ejemplo la movilidad, el MÍO, que requiere de obras complementarias por un billón de pesos, que no lo tiene Cali, se necesita del Presidente. También para Emcali, que necesita escindir el componente de Telecomunicaciones, que es necesario para devolverle a la empresa competitividad, y para modernizar la tubería de Cali, que vale mucho dinero, para poder reducir las pérdidas de agua. Para todo eso necesitamos la ayuda de la Nación.Usted tiene el mismo problema del aval que enfrenta Angelino Garzón, solo pueden postularse por el partido que los avaló en la última elección en la que participaron. ¿Cree que el Partido Conservador le dará el aval si usted apoyó la reelección del presidente Santos?Yo espero que sí, porque el haber apoyado al presidente Santos no es un pecado contra el Partido Conservador. Buena parte del partido estuvo ahí, y en la segunda vuelta no se tenía candidato y tácitamente se dejó en libertad a los militantes para hacerle campaña a uno u otro candidato. No me arrepiento de haber estado con el presidente Santos, me llena de satisfacción y de orgullo y espero que mi partido, al que le he servido y al que he hecho quedar bien en todas las posiciones que he tenido, me dé el aval. En su partido ya hay un candidato a la Alcaldía y es Carlos José Holguín, hijo del exministro Carlos Holguín, quien tiene gran peso en el directorio nacional, ¿no cree que ese es un duro obstáculo de superar?Hablaré con el doctor Carlos Holguín, con quien trabajé toda mi vida, él es una especie de maestro, me enseñó a hacer la política con altura, con beneficio comunitario. Espero llegar a unos acuerdos y que el candidato a la Alcaldía de Cali sea por consenso. Hay unas opciones o alternativas, como la consulta o una encuesta y en el reglamento de los avales del Directorio Nacional se habla de encuesta. ¿Cree que Carlos José Holguín pueda dar un paso al costado para que sea usted el candidato?Puede ser, naturalmente que una campaña es muy variable y él puede, en un momento dado, tomar en las encuestas una mejor posición que la que tiene ahora. Esperemos. A nivel local, ¿cómo está el ambiente en su partido para su nombre? En general, bien, habrá que vencer algunas resistencias, pero el partido necesita un triunfo y el poder para servir. Si le puedo dar esa posibilidad, creo que el aval me lo van a dar.Habla de vencer resistencias, ¿una es la del grupo político del gobernador Ubéimar Delgado, que tiene mayoría y apoya a Carlos J. Holguín?El tema de las candidaturas y los avales se debe sacar de la región. Para alcaldías importantes, como la de Cali, tiene injerencia y la va a tener el Directorio Nacional, que analizará los hechos con otra perspectiva y creo que eso va a ser sano.¿Ha hablado con el grupo político del Gobernador del tema?No, no he hablado porque no me he inscrito ni he solicitado el aval aún.¿Qué tan difícil será conciliar dentro de la Unidad Nacional, cuando cada partido va llevar candidato?Todos los partidos están en su derecho de llevar candidatos y va a ser difícil, sin duda, pero demos tiempo al tiempo para ver si se logran candidaturas de consenso. A la Unidad Nacional le interesa ganar, o sea que hay que analizar y escoger las cartas que tengan más aceptación. Aseguran que usted está inhabilitado para ser candidato porque la actual Directora del Dagma es hija de su compañera permanente…No, ese tema se ha estudiado por expertos imparciales. Esa presunta inhabilidad se ha deducido porque voy bien, porque tengo un reconocimiento de la gente. Sin estar de candidato estoy prácticamente punteando las encuestas pues quienes me superan en guarismos, como Roberto Ortiz y María Isabel Urrutia, tienen porcentajes muy cercanos al mío y hay un empate técnico. Es común que ciertos políticos apelen a argucias jurídicas para poder atravesársele a uno, sienten pasos de animal grande y me han aducido una inexistente inhabilidad. María del Mar Mozo Muriel no está en el grado de consanguinidad porque no tengo matrimonio con la doctora Adiela Muriel, lo que tengo es una unión marital de hecho, por lo que ahí no se puede dar la afinidad que pretenden.¿Qué les responde a quienes dicen ‘qué pereza otra vez Germán Villegas’?He hecho una vida de servicio, he ayudado a las comunidades, si la gente quiere que le vuelva a servir, lo haré; no me le voy a atravesar a nadie, no le voy a quitar el puesto a nadie, no me desvelo por la Alcaldía, pero quiero servir y tengo la experiencia. Sí, la gente puede decir ‘otra vez Villegas, eso es otra vez que nos gobiernen con prudencia, con madurez, con estabilidad, sin sobresaltos, de una manera tranquila, seria y honesta.¿Las cosas en Cali están tan mal en materia de líderes que usted tuvo que salir al ruedo?En el sector privado hay un natural temor de estar en la cosa pública porque la misma es difícil. Le pongo un ejemplo: cuando fui alcalde de Cali pensé, como lo he pensado ahora, darle la Gerencia de Emcali a un empresario, y escogí al más calificado y prestigioso en ese momento, Armando Lloreda Zamorano y después recurrí a Bernardo Uribe, pero no aceptaron. He traído ese ejemplo porque Emcali debe tener un gobierno empresarial, ajeno a la política. La verdad es que no se ve en el ambiente personas con liderazgo, entre otras cosas porque la política es una actividad llena de sacrificios y la gente no está dispuesta a hacer la política como nosotros la hemos hecho.¿Cómo ha visto el gobierno del alcalde Rodrigo Guerrero?Cali ha avanzado con Guerrero, no podemos retroceder, hay que consolidar una serie de logros de él. Señalo dos: le devolvió la autonomía fiscal al Municipio, pagó deuda, la rebajó y el año entrante habrá casi un billón de pesos para libre disposición; eso es muy interesante y atractivo, por eso hago un llamado a la unidad de los caleños, vamos a trabajar todos por unos mismos objetivos y propósitos, tenemos el año entrante un dinero para lo básico. El segundo aspecto es el tema de la violencia, que la redujo, y también ha hecho un esfuerzo grande para mejorar a Emcali. Hay proyectos que habrá que continuar: los ecoparques, el corredor verde y programas de tipo social donde el Alcalde ha dedicado sus esfuerzos. Eso no se puede borrar de un plumazo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad