En la Carrera 15, en el centro de Cali, no hay por donde caminar

Agosto 30, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
En la Carrera 15, en el centro de Cali, no hay por donde caminar

Aunque en esta zona las autoridades ya han hecho varios operativos, el parqueo, reparación y venta de motos siguen predominando en este sector. Tránsito y Gobierno aseguran que harán nuevas intervenciones.

Entres las calles 9 y 15 el paso de peatones es casi imposible. Talleres callejeros y automotores parqueados ocupan los espacios.

Centenares de motos parqueadas en estrechos espacios e improvisados talleres de reparación de  automotores impiden, en muchos casos, el paso peatonal por  los andenes de la Carrera 15, en el centro de Cali. Lea también: Los sectores de Cali más afectados por la invasión de espacio público

Las herramientas son las dueñas de la calle. Los principales problemas para los transeúntes se presentan entre las calles 9 y 15. Allí los talleres callejeros tienen grandes lugares  de trabajo y el deterioro de los andenes es evidente. 

 En esta zona los negocios dedicados a vender partes de motos superan los 40. En su mayoría también prestan el servicio de arreglo del vehículo, lo 

que  convierte  los andenes de estas calles en verdaderos laberintos para peatones.

Los arreglos de las motos se hacen a plena luz del día sobre pasos peatonales y en muchas ocasiones sobre la vía misma. Los automotores parquedados o en reparación, haciendo una cuenta rápida, son más de 200 en estas seis calles de la Carrera 15. 

“¡Chalecos, chalecos!” “¿en qué le podemos colaborar? le hacemos todo el montaje de la moto y se la ‘envenenamos’ para que quede volando” son algunas de las frases con que los voceadores buscan conquistar a los  motociclistas que acuden a esta zona  céntrica en busca de repuestos para sus vehículos.

En estas  calles se pueden conseguir repuestos ‘de primera’ o ‘de segunda’, no importa de qué marca sea la moto.

Cada mecánico es ‘dueño’ de un pedazo de andén. Arman cambuches con sombrillas para protegerse del sol, despliegan herramientas y desarman motos de cualquier cilindraje. Uno de los trabajos más requeridos por los clientes es que les mejoren la capacidad de la moto para poder subir la velocidad, esto se hace usando partes de otros vehículos, a este proceso lo conocen como ‘envenenar’. 

 

“Montar un cilindro de una RX 115 a una 100 le cuesta $40.000, pero yo se lo dejo en $30.000”, dice un mecánico de la zona. Conseguir un cilindro de esas especificaciones en la Carrera 15 no es trabajo duro. En este sector reina el mercado de lo usado. 

En estas calles no solo arreglan motos, también las venden. En los andenes, aparte de esqueletos de motoclicletas, hay automotores nuevos y usados listos para la venta; cascos personalizados, calcomanías, chalecos y chaquetas también se consiguen en este sector. 

El ‘mercado de la 15’ es extenso. Los negocios están ubicados en frente de las estaciones del MÍO de San Pascual y San Bosco. 

 Justamente por los carriles del solo bus se llevan a cabo  maniobras motociclísticas para ensayar los motores recién reparados. 

“Mire, esos muchachos andan como locos por ahí”, señala una vendedora ambulante al percatarse de la osadía de dos jóvenes que transitaban a alta velocidad con sus motos por el carril exclusivo del masivo.

Según Mayner Robinsón Franco, jefe de los guardas de Tránsito, esa dependencia desplegará operativos en esta zona  para socializar, en primera medida, las consecuencias de estas reparaciones en plena calle. 

[[nid:571899;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/08/carrera-15-invasion-centro.jpg;full;{No se trata de la única zona del centro donde no se respeta el espacio público, pero sí se considera a este un sector crítico. Foto: Oswaldo Páez | El País}]]

“No solamente vamos a hablar con las personas que arreglan motos, también haremos un proceso pedagógico con los almacenes, si persiste el fenómeno, desarrollamos operativos correctivos”.   

Asimismo, la secretaria de Gobierno, Laura Lugo, señaló que acompañará a la Secretaría de Tránsito en estos operativos. 

“Tenemos que ir a mirar qué está ocurriendo en la zona y si hay motos comprometidas en la obstrucción de la calle, deben ser inmovilizadas”.

Otro de los problemas de estas vías son los negocios de comida ambulante. Más de  veinte puestos ofrecen desde bananas hasta almuerzos.

 Estos productos se exhiben en medio de  esqueletos de algunas motos que esperan el turno para ser reparadas.

   “Aquí yo saco mi puesto desde las 8 de la mañana  y trabajo relajada, no me meto con nadie y nadie lo hace conmigo, no pido permiso para trabajar. La calle es libre” afirma una vendedora ambulante, quien lleva varios años en este sector.

Mientras que la Administración Municipal define el cronograma y el procedimiento para los operativos, los peatones que transitan por estas calles tienen dos opciones: esquivar los obstáculos con mucho cuidado o arriesgar sus vidas y transitar por la vía, disputándose el terreno con toda clase de vehículos.

[[nid:571900;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/08/invasion-carrera-15.jpg;full;{ Sobre la Carrera 15 hay varios talleres callejeros de motos en los pasos peatonales. Pasar con una silla de ruedas o un coche por esta zona es un desafío. Foto: Oswaldo Páez | El País}]]

El deterioro de los andenes de la Carrera 15, entre calles 9 y 15 es evidente. 

Estos corredores peatonales tienen muchas de sus losas levantadas y en mal estado, a pesar de su renovación y posterior inauguración en el año 2009. 

El uso como parquedero automotor podría ser uno de los principales culpables del levantamiento de las losas en esta zona. 

 Los postes de electricidad  de estas calles  presentan   imperfecciones por el derrame de aceites mecánicos sobre ellos.

Cifras 200 motos, aproximadamente, se pueden encontrar parquedas al tiempo en los  andenes de la Carrera 15 entre calles 9 y 15.7 negocios dedicados al comercio de repuestos para motos están en la Carrera 15. 
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad