En el Salsódromo hay más que sacrificio, hablan bailarines

Diciembre 26, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
En el Salsódromo hay más que sacrificio, hablan bailarines

Unos son más veteranos, otros apenas empiezan en esta aventura de bailar frente a los ojos de un público exigente y diverso. Este es el significado del Salsódromo para ellos.

Aunque muchos ya llevan años de experiencia en el Salsódromo, para otros es apenas su primera vez. Sin embargo, sienten la misma pasión y el mismo orgullo de abrir la 58 versión de la Feria de Cali. 

Y es que fueron ellos, la mayoría jóvenes, los encargados de transmitir esa buena energía al público, dejando claro que este evento seguirá siendo la mayor manifestación de la Cali alegre y festiva de siempre.

Entre tres y ocho horas de exigentes entrenamientos durante tres veces a la semana luego de sus jornadas académicas o laborales, no fueron para estos jóvenes ningún sacrificio sino una inversión a su sueño de bailar salsa.

[[nid:493923;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/12/img_5831.jpg;left;{Ana Milena Altamirano y Jhonny Quintero, de la Comparsa de los años 80 y 90.Elpais.com.co}]]

Así lo confesaron Ana Milena Altamirano y Jhonny Quintero, de  la comparsa de los años 80 y 90 y quienes deleitaron al público bailando una canción tan emblemática del soul como 'Hit the Road Jack', del artista Ray Charles.

Sí. Porque en este evento no solo se escucha salsa, sino otros géneros.

Este Salsódromo quiso mostrar la transformación de la capital del Valle en los últimos 60 años, pasando por los años 1960- 1970, cuando en el mundo se empezaron a formar diferentes movimientos artísticos; los años 1980-1990, momento en que comienzan a tomar fuerza orquestas locales como el Grupo Niche y Guayacán; para terminar en 2000-2015 cuando los músicos y bailarines de salsa caleños comienzan a demostrar su talento a nivel internacional; es así como Cali se gana el calificativo de 'la capital de la salsa'. 

"Estar aquí es poder disfrutar de una mezcla de los diferentes ritmos para crear un espectáculo cercano a la gente, lleno de ritmos actuales y que puedan disfrutar todos", dijo Jhonny Quintero.

Ellos, dicen que ser parte hoy del Salsódromo significa "pertenecer al sabor de la Feria". Y de eso se sienten más que orgullosos.

"Me encanta la salsa, la alegría que recibimos de la gente, me encantan los vestuarios", contó Ana Milena, quien baila desde hace cinco años. Para el Salsódromo se preparó por cinco meses.

[[nid:493926;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/12/img_5834.jpg;left;{Viviana Lozano de la escuela de baile Estilo y Sabor.Elpais.com.co}]]

Para Viviana Lozano, de 28 años, de la escuela de baile Estilo y Sabor, también es su primera vez. Aunque siempre ha participado en el Cali Viejo, hoy su sueño se cumplió con su participación en el Salsódromo.

"El Salsódromo es una vitrina muy importante con la que somos reconocidos ante el mundo", aseguró Viviana Lozano. 

Otros más experimentados como Zoraida Huila y Nilson Castro, la pareja ganadora en el Festival Mundial de Salsa 2015 en la categoría profesional, no dejan de sorprenderse con el evento. 

"Bailar aquí es una tradición de la cultura caleña, para mí es muy importante porque nos encontramos con todos los bailarines de toda la ciudad y es muy admirable por lo que representa para el público", dijo Huila.

[[nid:493927;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/12/img_5837.jpg;right;{Zoraida Huila y Edwin Villalobos.Elpais.com.co}]]

Esta experimentada bailarina de salsa de la escuela Swing Latino, quien baila desde hace cinco años en el Salsódromo y le dedica más de ocho horas diarias a entrenarse para ser cada vez más competitiva, calificó el evento "como el más significativo del año en Cali".

Por su parte, Edwin Villalobos, también de Swing Latino, dijo que lo que más le gusta de bailar "es porque puedo ser yo mismo, porque siempre estas feliz. Nunca ves a nadie triste bailando". 

Para Andrés Castillo, de 22 años, quien baila en el Salsódromo desde sus inicios en el 2008, es un honor participar en el evento "porque expone a los bailarines ante el mundo y muestra la verdadera escencia y sabor de este contagioso baile".

[[nid:493929;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/12/img_5841.jpg;left;{Andrés Castillo.Elpais.com.co}]]

Castillo confesó que cuando llega diciembre, en Swing Latino saben que las jornadas de entreno se vuelven extenuantes y practican hasta los domingos.

"Pero es gratificante cuando escuchas la ovación del público y los aplausos, eso lo llena mucho a uno. Cuando entregas alegría al público y ésta es retribuída con sonrisas", agregó Castillo. 

Los bailarines vieron que por tres horas, el Salsódromo logró retribuir el sacrificio que han hecho cada día para poder brillar.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad