En El Peñón están trabajando para recuperar su parque principal

En El Peñón están trabajando para recuperar su parque principal

Septiembre 12, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Silvia Schiess/ Reportera ciudadana
En El Peñón están trabajando para  recuperar su parque principal

La muerte de los árboles ficus Benjamín acentuó el deterioro del parque de El Peñón. Urge la renovación de la zona.

De acuerdo con los habitantes de este tradicional barrio del Oeste y con la Sociedad de Arquitectos Paisajistas urge que este espacio sea intervenido. La idea es la construcción de una matriz con criterios ecológicos y paisajísticos.

La Sociedad de Arquitectos Paisajistas tiene dentro de sus objetivos velar por el buen desarrollo del espacio público en relación con el paisaje y el medio ambiente. Por eso ve con preocupación que los valores paisajísticos y ambientales del parque de El Peñón se han perdido y urge recuperarlos.Ya que ha perdido su estructura espacial original, dada por los cuatro grandes laureles de la India que han muerto y sus copas han sido taladas dejando sus troncos, perdiéndose la calidad del espacio y el microclima de épocas pasadas.“Se ha roto la conectividad dada por un corredor biológico para el tránsito de aves entre los cerros cercanos, la zona del río Cali y el Parque del Acueducto”, explicó el ingeniero del Dagma, Carlos Acosta. Por ello rechaza al visitante, debido a las fuertes temperaturas durante el día; además, se están sembrando árboles de forma arbitraria que terminarán en un caos espacial. El parque es lugar para actividades comunitarias y culturales y es usado por un grupo de artistas plásticos para hacer exposiciones e intercambios. La vocación turística del sector con los dos hoteles más importantes de la ciudad ha llevado a que las viejas casonas se hayan convertido en restaurantes, almacenes y el futuro hotel de La Sagrada Familia.El parque debe ser recuperado como espacio urbano de importancia patrimonial para la ciudad, conservando y mejorando su antigua estructura de espacio público, a nivel tanto urbano como paisajístico y ambiental. Según el ingeniero Acosta, “su diseño debe incluir valoraciones para que pueda visibilizarse su función ecológica, involucrando, además, factores como el de ser sitio de paso, alimentación y/o anidación de avifauna, reptiles o mamíferos”.Agregó que puede servir también “para la conservación de especies arbóreas amenazadas o de aves en vías de extinción, y hacer parte de un corredor ecológico que conecte espacios como la colina de San Antonio con el corredor del río Cali”.“Hay que aumentar la apropiación de parte de la comunidad y de las instituciones para facilitar su cuidado”, señaló el ingeniero. Sin la apropiación y compromiso de autoridades, instituciones y ciudadanía es imposible garantizar su buen estado. Así pues, debe existir un pacto por su conservación natural y cultural.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad