“En el HUV hay una guerra que no deja administrar”: director Jaime Rubiano

“En el HUV hay una guerra que no deja administrar”: director Jaime Rubiano

Febrero 02, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Margarita Rosa Silva Daza | Reportera de El País

Jaime Rubiano, director del hospital , responde a acusaciones de “privatizar” la institución y falta de insumos.

Falta de insumos, “privatización de los servicios”, falta de gestión... todo tipo de acusaciones se oyen por estos días en contra del director encargado del HUV, Jaime Rubiano. El médico se defiende explicando que al hospital ni siquiera la Nación le paga cumplidamente y señala que detrás de “tanta alharaca” hay intereses para conseguir la dirección. Se acerca el concurso para elegir al director en propiedad para el HUV. El sindicato de trabajadores marchó ayer, entre otras cosas, porque dicen que el concurso se está manipulando para que usted gane...Mire, yo soy director encargado y aspirante, por lo que en el proceso de selección no puedo meterme mucho. Pero puedo decirle que el concurso es transparente y sigue la normatividad jurídica que la procuraduría le exige.El sindicato también dijo que usted “está privatizando los servicios”... Actualmente hay cinco servicios del hospital que, según la definición de ellos, están “privatizados” desde hace doce años (pero en realidad se trata de una tercerización). Primero, RTS, que atiende los pacientes renales crónicos haciéndoles diálisis. Son pacientes muy costosos y requieren tecnología que no tenemos. Entonces, se decidió hacer una alianza con un particular que puso recursos y tecnología. Vigilancia y aseo también funcionan así, al igual que cardiología no invasiva. Lo mismo los 800 contratistas que tenemos. El sindicato dice que el área de angiografía tiene un equipo dañado hace varios años y que en vez de arreglarlo se va a privatizar el área...Cuando llegué esa área tenía una deuda de $7000 millones. Es un servicio costoso. Para operar el angiógrafo hay que tener al mes $1500 millones en insumos. Actualmente el presupuesto para insumos es de $2000 millones, cuando llegué era de $4000. Entonces, sentido común: un tercero pone lo de la operación y yo pongo el personal. Hay que resolver de alguna manera, porque ya tengo investigación de la Procuraduría por lucro cesante de un equipo que no funciona hace dos años. Se rumora que el mal ambiente que le están haciendo tiene detrás a líderes políticos con interés de posicionar a alguien en la dirección... En la medida en que se acerca la elección de un cargo público tan interesante como este, empiezan a aparecer fuerzas interesadas en el cargo. Yo me imagino que tanta alharaca últimamente es parte del juego político. Y claro, he oído de varios grupos. Pero puntualmente no sé. A uno no le queda tiempo para mirar la parte política.¿Y cómo van las deudas del HUV?Cuando yo llegué al hospital, la deuda con los proveedores era de $80.000 millones. Y aunque es cierto que les debemos, ellos nunca se van. El problema del hospital no es que no produzca plata: acá se facturan $15.700 millones al mes. Si nos pagaran puntualmente, de ese valor debería haber tenido $8.000 millones el 5 de enero, solo llegaron $1.800 millones el 28. Hace poco llegaron $10.000 millones de la Nación al hospital. Sin embargo, queda la sensación de que es muy poco, teniendo en cuenta las demoras en el giro directo...Usted lo ha dicho. El ministerio acaba de girar $2300 millones en enero y al hospital le pagaron $1800. Si se hace el promedio de lo que le llega al hospital por giro directo al mes es el 25 %. Debería llegar el 50 %. En diciembre debieron llegar $23.000 millones por concepto de los últimos tres meses. Sin embargo solo llegaron $8000 millones. Dígame yo cómo sostengo la operación de un hospital que vale $10.000 millones mensuales, con ese recurso. El dinero de la estampilla, por ejemplo, en julio no lo giraron, ni en agosto, ni en septiembre, ni octubre, ni noviembre... apenas lo consignaron en diciembre 28. El hospital no es inviable: funciona si le pagan en el momento y la cantidad que factura. El gobernador, los senadores, todos hemos presionado. El Superintendente ha venido, nos ha prometido. Y nada.¿Y el tema de las EPS?El gran problema son las intervenidas. Con Calisalud perdimos una plata. Caprecom nos debe $23.000 millones. Selvasalud nos debe $12.000 millones y Salud Cóndor, $10.000 millones.Hay residentes y médicos que aseguran que la falta de insumos es tan grave que a veces no hay ni jeringas... Yo no puedo negar que eso pasó. En diciembre no llegaron los $50.000 millones que tenían que llegar. En enero sufrimos el coletazo y por eso escasearon los insumos. Sin embargo, ya solucionamos gran parte de la situación y tenemos un 90 % de los insumos. Pero en ningún momento hemos dejado de prestar el servicio.¿Cuál es el balance hoy del hospital?Hemos bajado $3000 millones mensuales en costos. Si se hubiera seguido en el desorden en que estaba, el hospital ya hubiera cerrado. Este año vienen proyectos nuevos, como endoscopia y resonancia nuclear magnética, se va a sistematizar el hospital para que la facturación deje de ser el desorden que es hoy. Teambién vamos a comprar un resonador magnético. Al llegar, usted dijo que este cargo iba a ser sangre, sudor y lágrimas...Estoy convencido de que así ha sido. Por todas las aspiraciones de los grupos políticos por mantenerse allá, hay una guerra que no deja administrar. La presión, las imprecisiones, las opiniones sin fundamento. Estoy en ese mismo plan: sudando petróleo, sudando sangre y sudando lágrimas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad