En Cali hay seis academias que le enseñan a practicar danza aérea, vea de qué se trata  

Marzo 20, 2017 - 01:01 a.m. Por:
Juliana Bastidas y Luis Mario Sánchez / integrantes del semillero de periodismo UAO-EL País
Danza aérea Cali

La danza aérea, mezcla de circo y baile, ha llegado para darle un nuevo ritmo a Cali. En la imagen, la estudiante de psicología Natalia Herrera, quien practica las telas aéreas desde hace cinco años.

Foto: Luis Mario Sánchez / Especial para El País

Hace cinco años Natalia Herrera se enamoró a primera vista. Telas coloridas, acrobacias en el aire y una sensación de libertad, fueron elementos de un comercial de televisión, suficientes para que esta joven caleña se sintiera atraída por una nueva actividad.

“Me puse a investigar, a buscar fotos y videos para saber el nombre de lo que había visto, hasta que supe que se trataba de las telas aéreas, también llamadas danza aérea”, afirma esta estudiante de psicología de la Universidad Javeriana Cali.

Es una modalidad de arte circense originaria del circo francés y la danza contemporánea, con la cualidad única de mezclar la danza, la gimnasia y el fortalecimiento físico, por medio de la autosuspensión del cuerpo en el aire. Telas de aproximadamente 20 metros de largo fijadas a una estructura firme (árbol, viga metálica, entre otros) son el insumo principal para practicarla.

Natalia llegó por casualidad a esta disciplina y en la época que la encontró, solo localizó una academia, Bamboo, en el barrio Miraflores, al oeste de la ciudad. Allí empezó su proceso de aprendizaje.

“Al principio es difícil, el cuerpo no está acostumbrado a ese tipo de movimientos, pero con perseverancia y paciencia le fui cogiendo el tiro”, agrega la joven. “Hoy es mi hobby, intento practicarlo entre una y tres veces por semana, incluyendo los domingos en los parques”, añade.
Así como Natalia, varias personas practican esta disciplina, que para otras sigue siendo desconocida. Es por eso que se preguntan: ¿De dónde viene? y ¿por qué se está volviendo tan popular?

Conquistando una ciudad

La historia de la danza aérea en Cali comienza con la escuela ‘Circo para todos’. Fue esta institución la encargada de traer una fusión entre el circo francés y la gimnasia. Dos filántropos y artistas circenses, Felicity Simpson y Héctor Fabio Cobo, se atrevieron a soñar con crear una escuela de circo profesional para los jóvenes marginados de la ciudad.
En 1995 se hizo realidad gracias al apoyo de la ONG ‘Fondation de France’.

En Circo para Todos fue donde Fabián Hoyos, uno de los pioneros de esta modalidad en Cali, se formó en la danza aérea en 1997. La danza aérea le permitió cumplir varios sueños, uno de ellos: llevar el arte circense al reconocido espectáculo Delirio, en donde actualmente se desempeña como coordinador del componente aéreo del montaje.

La historia de Fabián es una muestra de la popularidad que ha alcanzado esta modalidad entre los caleños, pues logró fusionarla con un espectáculo que exalta una de las tradiciones más antiguas y arraigadas de la ciudad: la salsa. “Lo antiguo y lo nuevo, la salsa y el circo, ambas unidas con el fin de provocar nuevas sensaciones y crear un espectáculo integral, a la par con las tendencias mundiales”, precisa el artista.

Actualmente existen alrededor de seis academias en Cali que ofrecen el entrenamiento en telas aéreas, sin embargo, es importante tener en cuenta que esta modalidad debe ser enseñada por personas calificadas, ya que al ser una actividad de alturas, conlleva un riesgo mayor.

Los espacios verdes de la ciudad, junto con su clima cálido y abundancia de árboles grandes que pueden servir de soporte a la tela y a un cuerpo en movimiento, convierten a Cali en un lugar perfecto para practicar con telas aéreas al aire libre. Es así como éstas se han tomado espacios como El Museo de Arte La Tertulia, el Parque de El Ingenio y el Parque de La Flora.

Venciendo miedos

“Me hace único y me gusta la diferencia”, dice Estiven Arana Flórez, sobre ser uno de los contados alumnos hombres en JL Dance, la academia donde practica esta disciplina. Este joven cuenta que la primera vez que vio una clase de telas aéreas lo cautivó la mezcla entre flexibilidad, la elegancia y la fuerza que conlleva esta práctica. Llevaba varios años desenvolviéndose en la danza tradicional, y asumió las telas aéreas como la versión más desafiante de la danza.

“Les recomiendo a las personas, especialmente a los hombres, a que se reten a hacer este tipo de prácticas, porque muchas veces se piensa que solo las mujeres tienen las capacidades para hacerlo y no es así. El primer día sentí muchos nervios, y me atreví a hacer una caída avanzada: la 360. Pensar que me podría caer es algo muy difícil de manejar mentalmente, pero siempre me ha llamado la atención lo complicado, lo difícil y estaba decidido a hacerlo”. De esta manera da testimonio sobre cómo las telas aéreas pueden ser una especie de ejercicio para vencer los miedos.

La danza aérea también es un reto físico, pero es, además, como lo sostiene Natalia Bastidas, a la seguridad: aceptar que la única persona que puede evitar un accidente o una caída es uno mismo, aprendiendo la técnica correcta. Ella, quien llegó a las telas hace dos años luego de dejar la natación competitiva, asegura que al pasar los días confía más en su propio cuerpo “y si todo se hace correctamente, es muy seguro”.

Enfatiza, además, que la danza aérea le ha permitido mantener el estado físico que logró con la natación, ejercitarse de una manera divertida y diferente y por eso ha seguido con ella. “La practico 2 o 3 veces a la semana para mantenerme en forma”.

Y más que las caídas, los practicantes de telas están en riesgo de sufrir quemaduras en la piel. “Una vez al practicar una bajada, se me levantó la camisa y no caí en cuenta, la fricción de la tela me quemó la espalda. También me he quemado los brazos”, relata Natalia.

Las quemaduras, las ampollas en las manos y los pies morados después del entreno se consideran parte del oficio y sus practicantes lo asumen como un pequeño sacrificio por hacer lo que aman.

Un proyecto de vida

La danza aérea aparece en diferentes contextos en la ciudad, desde grandes espectáculos hasta en los semáforos. Hay algunos que lo asumen como un estilo de vida y recorren el mundo de semáforo en semáforo haciendo telas y otros lo toman como un proyecto de vida mucho más profesional. Otros lo asumen como hobby o ejercicio físico, como la mayoría de mis alumnos. “Todo depende del contexto”, dice Natalia.

Para Fabián las telas aéreas son un un proyecto de vida que desarrolla a través de ‘Circus sport’, un programa de actividad física basado en movimientos y habilidades del circo. “La idea nace gracias a la experiencia y recorrido que he tenido en diferentes países, donde pude observar la forma en que las actividades del circo se convertían en una opción para personas del común.

“Vi los efectos positivos como el acondicionamiento físico y la liberación de estrés”, afirma Fabián. Su programa demuestra que más allá de un hobby, es posible ganarse la vida con las artes circenses y la danza.

Este programa hace parte de ‘Circo herencias’, una compañía de producción y gestión cultural de Cali, que genera espectáculos, eventos sociales, y programas a través de técnicas circenses. Fabián es el director.

Sea por su exigencia física, su manera de retar mente y cuerpo, como medio para ganarse la vida o cualquier otra razón, las telas aéreas se están tomando la ciudad. Y cada día son más personas las interesadas en practicarla. Pasó de ser una modalidad exótica y relegada al ámbito de los artistas circenses que solo contaba con unos 20 practicantes a ser una actividad cada vez más atractiva y visible en los espacios de Cali.

Glosario:

  • Caída: movimiento voluntario donde el practicante se desenvuelve de la tela de forma estética, ayudado por la gravedad y permanece suspendido en el aire.
  • Corva: postura fundamental, donde la tela se envuelve detrás de las rodillas.
  • Invertida: postura necesaria para muchas maniobras, en la cual se usa la fuerza de brazos y abdomen para invertir el cuerpo mientras se está en el aire colgado.
  • Puntera: envoltura básica de la tela alrededor del pie, necesaria para la subida
  • Subida: el ascenso a la parte superior de la tela, que puede ser de varias formas, para realizar las caídas.
CONTINÚA LEYENDO
VER COMENTARIOS