En Cali, al menos 3500 personas viven en las calles

Marzo 23, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Los corredores viales donde se hace evidente la problemática son la Autopista Suroriental entre las calles 15 y 26, y la Calle 26 entre la Avenida Simón Bolívar y Carrera 44, oriente de la ciudad.

Cerca de 3500 personas en condición de indigencia viven en andenes, separadores verdes,  puentes, parques, plazoletas o monumentos de la ciudad. Lea aquí la columna: Indigencia vs. negligencia.

Así lo confirman cifras entregadas por la Secretaría de Bienestar Social de Cali a corte de 2014. 

De acuerdo con un sondeo realizado en el Fan Page de El País en Facebook, en el que opinaron más de 200 personas, los corredores viales donde se hace evidente la problemática  son la Autopista Suroriental entre las calles 15 y 26, y la Calle 26 entre la Avenida Simón Bolívar y Carrera 44, oriente de la ciudad.   

Para  Kary Villa, “la indigencia  está aumentando por el  desplazamiento, lo que hace evidente el problema en otros lugares como el barrio Versalles, Avenida Roosevelt e inmediaciones de la Clínica Uribe Uribe”.

Mientras que para  Juan  Lenis,  el corredor férreo de la Calle 25 entre carreras 50 y 8, es otro de los lugares donde se evidencia presencia de personas en condición de indigencia.      

Por su parte, María López, afirmó que en los alrededores de la plaza de mercado de Siloé “los habitantes de calle viven bajo un puente peatonal”.

[[nid:405213;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/03/ep00938087.jpg;full;{Los corredores viales donde se hace evidente la problemática son la Autopista Suroriental entre las calles 15 y 26, y la Calle 26 entre la Avenida Simón Bolívar y Carrera 44, oriente de Cali.Bernardo Peña | El País.}]]

De acuerdo con el padre José González, director de la Fundación Samaritanos de la Calle (entidad encargada de ayudar al habitante de calle), la indigencia en la ciudad ha aumentado debido en gran parte a la despenalización de “la dosis mínima de droga, lo que ha llevado a que se consuma cada vez más”.

Ahora, dice, es más común ver personas consumiendo drogas y habitando la calle, problema que   afecta directamente entre tres y cinco miembros de la  familia.

“El llamado es a los padres para que estén más cerca de sus hijos para criarlos con responsabilidad y compañía”, dijo González.   

Según afirmó, el 40 % de los habitantes de calle de El Calvario  migraron en los últimos dos años a los barrios San Judas y Santa Elena, tras las intervenciones policiales ordenadas por el presidente Santos en 2013 para erradicar las llamadas ‘ollas’.  

“Con todo el respeto que se merece el Presidente pero la intervención policial del Gobierno Nacional solo permitió que el problema se trasladara a otros sectores aledaños al barrio El Calvario”, dijo el padre José González.

Por su parte,  Luis Alfredo Gómez,  secretario de Bienestar Social de Cali, afirmó que el año pasado el Municipio hizo un inversión de $1000 millones, en promedio, para la atención de 40.000 habitantes de calle.  

Esta intervención tuvo lugar  en el barrio El Calvario y otras zonas de la ciudad mediante brigadas, a través de  Samaritanos de la Calle. 

Sin embargo, en la ciudad, los indigentes  que están fuera del perímetro de este barrio y otros al alrededor, no tienen un lugar donde acudir para ser  atendidos. 

Tan solo en  el segundo semestre de este año, el Municipio inaugurará otro centro de atención al habitante de calle   en el barrio Santa Elena, Comuna 10.   

“Estamos en el proceso de buscar el predio para  acondicionarlo y así atender otro sector de la ciudad”, dijo el Secretario de Bienestar Social.

Mientras tanto,  los indigentes que recorren las calles del norte, sur, oriente y occidente de la ciudad, deben caminar kilómetros hasta el Hogar de Paso o los dos comedores de Samaritanos de la Calle, ubicados en el barrio El Calvario.   

El Gobierno tiene un porcentaje de responsabilidad pero el Estado no suple el papel de la familia, afirmó Gómez.

Los vestigios de la carrilera del ferrocaril sobre la Calle 26,  entre la Avenida Simón Bolívar y la Carrera 44, han dado paso a fundar el sector conocido como ‘Playa Alta’, el cual es hogar de cerca de 200 habitantes de calle.

Así lo denunció Víctor Hugo Giraldo, líder del sector, quien además dijo que “en la zona conviven niños, jóvenes y  adultos entre 50 y 60 años, la mayoría de ellos con problemas de consumo de drogas”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad