Empleados de la Santiago de Cali viven un calvario en atención médica

Mayo 31, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Empleados de la Santiago de Cali viven un calvario en atención médica

Los problemas de la USC empezaron cuando una revisoría fiscal señaló que adeudaban en impuestos $31.000 millones y otros $9.000 millones en seguridad social.

Docentes interpondrán un demanda masiva ante la Fiscalía el próximo 11 de junio. Drama.

La elección de un nuevo rector aún no pone freno a la crisis de la Universidad Santiago de Cali, USC, según lo aseguran decenas de profesores que afirman están enfrentando un calvario al acudir a su EPS, pues esta se niega a atenderlos. Según los académicos, la universidad no ha hecho los aportes a salud a pesar de que se les descuenta del salario. Millerlandy Bautista Restrepo, catedrática de inglés, es una de las afectadas. Su hijo Juan Sebastián Patiño padece de diabetes y no ha podido recibir el tratamiento y medicamento adecuados para combatir el mal.“Al principio me tocó poner de mi bolsillo, pero ante el incumplimiento de los salarios, por parte de la universidad, la situación se complicó. Ahora necesito sacar un examen que me cuesta $80.000 para poder seguir el tratamiento, pero no tengo el dinero”, dijo la docente, quien agregó que su hijo necesita insulina de forma permanente para sobrevivir y que se está viendo en problemas para poder suministrársela debido a los costos. Francisco García, un docente del área de ingenierías, vivió una situación similar, pues recientemente su madre tuvo una crisis cardiaca y a pesar de que figuraba como su principal beneficiara en su EPS, no se le pudo realizar un cateterismo por el incumplimiento en los pagos. “Me tocó hacer una colecta familiar. Realmente es indignante porque en la colilla de pago consta que yo realicé esos aportes, entonces ¿dónde esta esa plata?, ¿qué pasó con ella?, sino consigo el dinero mi mamá se muere”, dijo. Una de las empleadas de servicios varios de la USC, quien prefirió omitir su identidad, fue otra de las perjudicadas. Su hija de ocho años no fue atendida en una clínica por el incumplimiento de la universidad en los aportes de salud. “Sólo tenía los $15.000 del taxi y me pedían $150.000 par atender la niña. ¿Cómo protesta uno para que la atiendan, cuando el patrón incumple?, me tocó pedir prestado a un ‘gota gota’ o se me moría la niña”, narró. Ante esta situación, una profesora de la institución interpuso una demanda ante la Fiscalía General de la Nación por el no pago de la seguridad social. “Asimismo, para el 11 de junio por lo menos 200 profesores colocarán una segunda demanda colectiva para que la Fiscalía investigue qué pasó con esa plata, por qué nos la sacaron de nómina”, dijo, Armando Aroca, profesor de Ciencias Básicas de la USC.Luis A. Mena, profesor de la facultad de Comunicación Social, sostuvo que a pesar del cambio de rector la crisis académica y económica en alma máter persiste. “Clara prueba de ello es que no nos están pagando la seguridad salud, la ARP , ni las pensiones y cesantías, derechos básicos de todo trabajador”, concluyó.Lea también:Las cuentas pendientes de la Universidad Santiago de Cali

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad