Cali empieza a rescatar un tesoro de 300 años para construir un nuevo museo

Febrero 24, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co I Redacción
Cali empieza a rescatar un tesoro de 300 años para construir un nuevo museo

Ayer comenzaron los trabajos de protección para las tapias del trapiche de la Hacienda Cañasgordas, con el propósito de impedir que sigan ‘derritiéndose’ con los aguaceros.

¡Por fin!...la ciudad se acordó de la Hacienda Cañasgordas. Ingenieros que utilizan técnicas y maquinarias casi 'de película' son los encargados de recuperarla para las nuevas generaciones. ¿Sabe usted por qué es tan importante?

Sacaron a las vacas y entraron ingenieros y obreros para empezar la restauración de la emblemática Hacienda Cañasgordas.Ello ocurrió ayer, y hoy se reunirá en el Centro Cultural de Cali el consejo de administración de la hacienda, conformado por el secretario de Cultura de Cali, Carlos Alberto Rojas; la secretaria de Cultura departamental, Luz Adriana Betancourth; Ignacio Guerrero, representante de la Sociedad de Mejoras Públicas, y Juan Armando Ulloa, de la Fundación ‘Eusebio Borrero Velasco’. También asistirá el presidente de la SMP, Nicolás Ramos Gómez.La idea es “ponernos de acuerdo sobre el uso de la casa y presentar cotizaciones del plan especial de manejo y protección”, dijo la funcionaria departamental.“Hemos pedido a las universidades del Valle, Javeriana y San Buenaventura, y a la Sociedad Vallecaucana de Arquitectos que presenten propuestas técnicas y económicas para este plan. Hoy analizaremos la más conveniente”, añadió.Entretanto, en el sur de la ciudad, los obreros proseguirán con la construcción la sobrecubierta del trapiche, para detener el deterioro de las tapias. Y en la casa de la hacienda será instalada una estructura metálica interior a lo largo de la nave principal, que le dará estabilidad a la obra.Lo más urgente es evitar que las tapias de barro del trapiche, que son de los siglos XVII y XVIII, sigan ‘derritiéndose’ a la intemperie, pues fue destechado en 2006.Ese año, el entonces director de la fundación pidió autorización al Ministerio de Cultura para quitar el techo, sin explicar el propósito. Desde Bogotá le pidieron más información, “pero hasta ahí tenemos noticia de las gestiones”, dijo Luz Adriana Betancourth.Protección y reforzamientoLo cierto es que el techo fue retirado y al quedar las tapias expuestas al sol y al agua, comenzaron a derretirse, literalmente: “Yo creo que la destechada fue cosa del administrador y no intervino el ministerio”, piensa Ignacio Guerrero.“En el ministerio ven viable su recuperación, porque la memoria fotográfica permitirá hacer una restauración fidedigna, con los materiales y el diseño originales”, explicó Betancourth.“La obra de protección durará unos cuatro meses y luego empezarán las restauraciones de la casona y el trapiche”, añadió Guerrero. Sobre el uso que se dará a la casona, que debe ser abierta al público, pues la restauración será con dineros oficiales, la secretaria de Cultura del Valle anunció que “hay consenso en que sea museo, parecido al de El Paraíso, en El Cerrito, aunque sobre la destinación de las otras dependencias aún no se ha decidido nada”. “La fundación es la primera interesada en que la casa sea convertida en museo”, dijo su representante, Juan Armando Ulloa, y “con ese propósito fue donada la hacienda por don Roberto Reinales, y esa destinación no puede ser cambiada”, complementó Ignacio Guerrero.Sobre el resto de dependencia, “la familia propone que en el trapiche funcione un restaurante”. “Espero que el Ministerio lo apruebe, pues no por estar en un primer piso sólido, no tiene problema. Otra cosa sería en la casona, que no resistiría con tanto peso”, explicó el vocero de la SMP.También hay una propuesta para construir un hotel boutique en la parte noroccidental de la hacienda, para sostener el museo, pues “ningún museo del mundo es autosostenible, y con los $3.000 o $4.000 que pague la gente por la entrada, no será suficiente”, dijo Guerrero.“En lo que no hay todavía decisión alguna es sobre la capilla, pues no hay posibilidad de restauración, toda vez que queda poco de ella. En el Ministerio de Cultura se está analizando el tema”, dijo Luz Adriana Betancourth.Pero Juan Armando Ulloa lo ve viable, porque “hay testimonios certeros de cómo era”. Y si es reconstrucción o réplica, “debe determinarlo el ministerio”.La capilla fue derruida en 1894 para usar los materiales en el mantenimiento de la casa y el trapiche.Lo importante es que después de años de ver cómo la hacienda del alférez real amenazaba con caerse, ya hay actividad para evitar que ello suceda.Conozca toda la historia que brota en la hacienda Cañasgordas

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad