Emcali pedirá que se judicialice a quienes roben agua o energía

Emcali pedirá que se judicialice a quienes roben agua o energía

Septiembre 23, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Emcali pedirá que se judicialice a quienes roben agua o energía

Personal de Emcali verifica en los operativos cómo se hace la medición y si existen pasos ilegales de agua o energía.

A través del Grupo de Defensa Penal, la entidad solicitarán a los jueces que se imputen estas dos conductas punibles. Los dos delitos generan multas que van de los 100 a 1500 salarios mínimos mensuales.

De los 820.000 metros cúbicos diarios de agua que produce Emcali (que representan 820 millones de botellas de un litro de agua), el 38 % son pérdidas comerciales, o sea, agua que no factura.

Es decir, que 311.600 metros cúbicos de agua que produce Emcali (311 millones de botellas de un litro de agua) no las cobra la empresa de servicios públicos por diversos factores. Entre ellos, dijo Lucierne Obonaga, jefe del Departamento Comercial de Acueducto de Emcali, por los asentamientos informales, el líquido que se roban de los hidrantes, los lavaderos ilegales y los fraudes de empresas y residencias.

En el último caso, el de los fraudes, las Empresas Municipales, a través del Grupo de Defensa Penal, solicitarán a los jueces que se imputen dos conductas punibles: la defraudación de fluidos y la estafa.

Lea también: ¡Ojo!, con fotomultas sancionarán a quienes laven carros en las calles

Pedro Nel Fernández, del Grupo de Defensa Penal de Emcali, indicó que las dos conductas son conexas, pues para tomar el agua fraudulentamente, el cliente busca engañar a la prestadora del servicio con el objetivo de pagar un menor valor de su consumo real o incluso no cancelar ningún valor.

“Lo que buscamos es que se aumenten las penas privativas porque la gente piensa que si roba agua o energía no pasa nada, que se queda impune cuando se atenta contra el patrimonio público de Emcali”, anotó.

Por estafa, la pena privativa de la libertad está entre 32 y 144 meses. Por defraudación de fluidos, se estima una pena de prisión  entre 16 y 72 meses.

Lea también: ¿Son útiles las sanciones por el mal uso del agua?

Además, los dos delitos generan multas que van de los 100 a 1500 salarios mínimos mensuales (es decir, de $64,4 millones a $966 millones).

Los casos

En el sector donde se han detectado nuevos casos de robo de agua  es en el de la construcción. En lo que va corrido del año, indicó el Grupo de Defensa Penal de Emcali, se detectaron 52 fraudes donde las constructoras no pagaban el agua que consumían para edificar. “Esto se está detectando de manera repetitiva en los barrios El Caney y El Ingenio”, dijo el abogado Fernández.

De esas situaciones identificadas por Emcali, 38 lograron normalizarse (el constructor decidió conectarse a un medidor y pagar un estimado de consumo anterior), mientras que en las 14 restantes están en proceso judicial.

"Desperdiciar el agua perjudica a la empresa, pero también a la  comunidad”, Lucierne Obonaga, jefe del Departamento Comercial de Emcali. 

Frente a los establecimientos comerciales, los operativos hechos por Emcali encontraron el robo de agua o de energía en 12 negocios. “Hemos ubicado moteles, panaderías y hasta discotecas. Por eso hemos hecho tres operativos en la noche, porque estábamos registrando consumos muy bajos en esta clase de establecimientos públicos”, dijo Fernández.

Uno de los casos más avanzados es el de Pollos Crisco, un asadero de pollos que funcionaba en la Carrera 23 con Calle 13. El proceso en contra del propietario del establecimiento está para audiencia de imputación de cargos el próximo 2 de octubre. “Se confirmó que existían conexiones fraudulentas de energía y agua y a pesar que se le desconectaba y se le multaba, la persona volvía a conectarse irregularmente”, dijo el abogado Fernández.

Con los lavaderos, Emcali tiene detectados 17 establecimientos que toman ilegalmente el agua. Se estima que uno solo consume 400 metros cúbicos de agua al mes (400.000 botellas de agua de un litro) y no paga. 

"Por más que se sellan las válvulas, los lavaderos ilegales se las arreglan para pegarse de otra parte de la tubería. La solución  es formalizarlos”, Pedro Fernández, abogado de Emcali.

Otras soluciones

Emcali estudia hacer convenios con las tres curadurías de Cali para que esta exijan a los constructores los contratos de prestación de servicios públicos (de agua y energía) como  requisito previo a la expedición de la licencia de construcción.

“Muchas de las construcciones donde tomaban el agua sin pagarla eran informales. Pero tuvimos dos casos  donde el constructor tenía la licencia de la curaduría”, explicó Pedro Nel Fernández, del Grupo de Defensa Penal de Emcali.

En el caso de los lavaderos ilegales, además de las multas con evidencia fotográfica  (de las mismas que se usan por el mal parqueo), se presentará un proyecto de acuerdo en el Concejo para legalizar la actividad de estos lavaderos. 

“En Medellín había una situación similar. EPM hizo un piloto con unos lavaderos que ahora pagan el agua, pero que también tienen mejores condiciones de empleo para los lavadores”, dijo Fernández.

Reunión técnica

El gerente del Centro de Diagnóstico Automotor del Valle, CDAV,  Jaime Cárdenas, indicó que este miércoles se realizará un comité operativo para revisar cuánto tiempo tomará codificar la infracción de lavar vehículos en la vía pública dentro del software que maneja el operador logístico del Tránsito. La infracción aparece en el Código Nacional de Tránsito como la B21 y da una multa de 8 salarios mínimos diarios legales vigentes ($171.824). 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad