Emcali, en vilo por deuda de la Ptar de Cañaveralejo

Emcali, en vilo por deuda de la Ptar de Cañaveralejo

Enero 31, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Diana Carolina Ruiz, reportera de El País
Emcali, en vilo por deuda de la Ptar de Cañaveralejo

Sin flujo de caja, y pagando la deuda, no podrán hacerse mantenimientos predictivos, preventivos o correctivos a válvulas, bombas e infraestructura de acueducto.

Dicha deuda suma $1 billón y la compañía tendrá que empezarla a pagar a cuotas desde el marzo próximo y durante los siguientes 10 años.

Si la deuda que tiene Emcali con la Nación, por la construcción de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (Ptar) de Cañaveralejo no se renegocia, el único componente estable que tiene hoy la compañía, que es Acueducto y Alcantarillado,  comenzaría a tambalear en materia de operación.

Dicha deuda suma $1 billón y la compañía tendrá que empezarla a pagar a cuotas desde el marzo próximo y durante los siguientes 10 años. Esa forma de pago  fue pactada entre el Municipio y la Nación en 2013, y se aplicará tras cumplirse los tres años del periodo de gracia pactado entre las partes.

Los cálculos de la Gerencia General de Emcali indican que el pago de las cuotas comprometerá $187.502 millones anuales (capital más intereses) del presupuesto de la empresa. Para la vigencia 2016, el presupuesto aprobado fue de $2,6 billones. El pago de la deuda le arrancará un 8 % a ese presupuesto.

Lea también: La gigantesca deuda que no deja dormir a la gerente de Emcali

Si no se alcanza un acuerdo con la Nación, lo que se viene es un recorte de recursos para gastos de mantenimiento e inversión que pondría en dificultades principalmente el Área de Acueducto y Alcantarillado, pues comenzaría el 2016 con un déficit de flujo de caja de  $80 mil millones, comparado con el presupuesto aprobado en 2015.

Esa plata, explica Cristina Arango, gerente de la empresa,  es la que debería estar disponible, entre otras, para el mantenimiento a las cinco estaciones de bombeo que abastecen de agua a la ciudad y todas las redes de acueducto. De allí también deben salir las destinaciones para fortalecer las cuadrillas que atienden daños de redes de acueducto (de matriz y acometidas) y el mantenimiento de equipos.

Se trata de un panorama  desalentador, según Jorge Iván Vélez, presidente de Sintraemcali (uno de los sindicatos de la empresa), si se tiene en cuenta que estos daños están a la orden del día. Desde la Gerencia Comercial de la compañía se estima un reporte diario de  entre 40 y 50 incidentes  por acometidas y solo hay dos cuadrillas, cada una de 8 personas,   para atenderlas.

“El año pasado ya se venían sufriendo afugias por falta de vehículos, herramientas e insumos para arreglar los daños. Si esa deuda se paga, la situación será peor y no es justo. El 80 % de esa obligación debe asumirla la Nación porque la construcción de la Ptar beneficia a otros 8 departamentos y sus municipios cuando se tratan las aguas del río Cauca”, explicó Vélez.

Lea también: Las tareas urgentes de la nueva gerente de Emcali

El gerente de Acueducto de Emcali, Daniel Posada, dice que el otro problema es que “si no se le hace mantenimiento a la infraestructura, la operación de todo el sistema de abastecimiento queda  en alta vulnerabilidad. Sería muy delicado no hacerle un buen mantenimiento a la Planta de Puerto Mallarino (que abastece al 70 % de Cali con agua del río Cauca) en plena crisis del Fenómeno de El Niño”.

Proyectos como la optimización de la Ptar (que pretende aumentar la cantidad de agua del alcantarillado que se limpia antes de llegar al río Cauca, para minimizar los impactos ambientales) y la reposición de redes de acueducto (algunas con más de 30 años de uso), no se podrían materializar. De seguir en pie el pago de esta deuda,  el presupuesto de inversión bajaría en un 16,2 % (comparado con el presupuesto del año pasado). 

El flujo de caja negativo para Acueducto se mantendría en rojo hasta el 2019, cuando los aportes por capital e intereses de la deuda comiencen a disminuir con los pagos que se tiene proyectados.

Coletazo a otros negocios

No solo el negocio de Acueducto sufriría recortes en su presupuesto. A los componentes de Energía y Telecomunicaciones también se les apretaría el cinturón para operar e invertir.

En el primer caso, el recorte al presupuesto de mantenimiento aprobado para el 2016 sería de 18,9 % con respecto al presupuesto inicial del 2015.

“En inversión también habrá una disminución en un 23,3 % y el problema que se viene es regulatorio, porque la tarifa de energía la remunera según el estado de las redes. Si no hay recursos para ponerlas a punto para la óptima distribución, menos plata le llegará a Emcali por la prestación de este servicio”, advirtió Cristina Arango.

Sería un golpe fuerte, considerando que entre 2012 y 2014 los costos generados por la venta de energía subieron más que los ingresos, lo que compromete la rentabilidad de este componente. Se suma, según la funcionaria, el panorama incierto del mercado de la energía con el panorama climático actual.

Para  Óscar Zúñiga, vicepresidente de la Asociación Municipal de Vocales de Control de Servicios Públicos de Cali, “la preocupación es que si no se hacen las inversiones suficientes para  bajar la exposición en la bolsa a la hora de comprar energía, se van a seguir transfiriendo responsabilidades a los usuarios que se ven traducidas en más  aumentos en la factura. Hoy, los generadores abusan de los precios por el Fenómeno de El Niño e infortunadamente, perdimos la participación en algunas compañías que le abrían la puerta a la empresa para  generar”.

¿Y el retorno del $1 billón?

Cuando Emcali retornó a manos del Municipio (en 2013),  la Nación se comprometió a reinvertir el $1 billón que le debe la compañía por la construcción de la Ptar en obras de acueducto y alcantarillado para Cali.

Se estimó la ejecución de un Plan de Inversiones valorado en $1,6 billones  (El billón de pesos que devuelve la Nación, más un aporte adicional de $600.000 millones que hace Emcali).

En marzo, cuando Emcali pague la primera cuota,  el Ministerio de Vivienda comenzará a retornar el  equivalente al capital en cuotas trimestrales. Según  proyecciones de Emcali este año se recibirían  $112.000 millones, que se guardará en una fiducia. 

Solo podrá invertirse en proyectos  que tengan  viabilidad por parte de la Nación. Para acceder a la plata, se deben firmar convenios entre Municipio, Emcali y la Nación, por cada proyecto.

  La Nación terminará  de retornar el dinero en el 2024.

Para el  caso de Telecomunicaciones, el negocio más crítico de Emcali, lo que se avisora no es nada bueno. El recorte en el presupuesto de mantenimiento para este año sería del 8, 1 %, cuando    la necesidad primordial, según la Gerente de Emcali,  es prestar un servicio de calidad.

Es que la empresa, desde el 2006 hasta finales del 2015, perdió el 45 % de los clientes  en los servicios de voz y datos. Los ingresos bajaron en ese mismo periodo de tiempo de $272.508 millones a $85.653 millones. 

“ Lo que necesitamos es que cuando el cliente llame para una instalación o una reparación, lo podamos atender inmediatamente, y para ello necesitamos plata, fortalecer cuadrillas que sean altamente técnicas, tener insumos. Pagar la deuda, en este momento financiero de la empresa, significa golpear todas las áreas”, advierte Arango.

El panorama económico de la compañía hace pensar escenarios más complicados. Por ejemplo, que al comenzar marzo no alcance a pagar la primera cuota. Si pasan 60 días de mora, la Nación se quedaría con las acciones de la Epsa que son propiedad de Emcali (se pignoraron cuando se renegoció la deuda). “Con eso nos dejarían de entrar entre $30.000 millones y $40.000 millones, que nos sirven para apalancar el negocio de Telco”, dijo la Gerente de Emcali.

La concejal Patricia Molina pinta un futuro mucho peor, si no se logra renegociar la deuda. “La disponibilidad final que le quedará a Emcali si paga esa deuda es tan solo de $16.000 millones para inversión. No hacerlo, generará más atraso, prácticamente, estamos  en un escenario de liquidación”.

Agrega el concejal Roberto Rodríguez que “la empresa está en cuidados intensivos, y así se renegocie la deuda, la situación va a seguir igual, porque lo que hoy sufre Emcali es un problema estructural, donde hay menos ingresos y más gastos. Se necesitan cambios de fondo para no perderla”.

Cifras

$ 23 mil 624 millones tendrá disponible el área de Acueducto de Emcali para inversión en mantenimiento este año. En 2015, tuvo $25.835 millones para ese fin. $ 5 mil 608 millones fue lo aprobado para mantenimiento en el área de Energía. El año pasado, el presupuesto fue de $5740 millones. $ 14 mil 079 millones fue lo asignado para mantenimiento en Telecomunicaciones. Para el 2015, la asignación fue $15.319 millones.

¿Cuál es la solución?

El alcalde Maurice Armitage  plantea pedirle a la Nación que se le condonen los intereses de la deuda y que se amplíe el plazo de gracia para pagar el $1 billón pendiente.

Se espera que la próxima semana  se den los primeros acercamientos para lograr ese objetivo.

”Hoy no es una opción no renegociar la deuda.  Cuando se hicieron las proyecciones, se analizaron las cifras de Emcali como un todo y no por cada componente. Cualquier persona sensata se dará cuenta que el pago de esa deuda no se ajusta con la realidad presupuestal de la compañía”, dijo Cristina Arango, gerente de Emcali.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad