Emcali, en apuros con el negocio de telecomunicaciones

Emcali, en apuros con el negocio de telecomunicaciones

Noviembre 14, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Luiyith Melo García, reportero de El País.

La compañía tiene amarres corporativos, financieros, laborales y comerciales que están frenando su nuevo proyecto empresarial.

A Emcali le quedan muy pocas salidas para salvar su negocio de Telecomunicaciones, cuyo último intento de capitalización se frustró en septiembre cuando Telmex y Telefónica se abstuvieron de presentar propuestas por el 49% de la empresa.Según los analistas, hay varios factores que tienen ‘amarrada’ la empresa frente a cualquier posibilidad de inversión externa y que la ponen en una sin salida para desarrollar su negocio de telecomunicaciones.El primer ‘amarre’ es la carga laboral. El factor prestacional de los trabajadores de Emcali es de 2,45, mientras que el de una de las grandes empresas competitivas de telecomunicaciones es de 1,60. Es decir, un trabajador de Emcali se gana un 50% más que un empleado de Telmex o Telefónica.Lo peor es que el acuerdo que aprobó el Concejo cuando dio vía libre a la transformación de Telecali establece que el socio estratégico que entre a la empresa tiene que respetar las condiciones laborales que traen los trabajadores.Un segundo problema es el ‘amarre’ del negocio de Telecomunicaciones al corporativo de Emcali. Es decir, ese negocio coexiste con los de energía, acueducto y alcantarillado.Para los inversionistas, los tres negocios no pueden vivir juntos por las características tan diferentes como se está planteando el negocio de telecomunicaciones, con convergencia tecnológica, grandes jugadores y fuertemente competitivo.Ese es un escenario en el cual Emcali no tiene los recursos ni la capacidad técnica, ni las sinergias necesarias para introducir movilidad a su telefonía (celular), televisión y la cantidad de nuevos servicios que se están dando en telecomunicaciones.Un tercer ‘amarre’ son las deudas. Emcali le está debiendo a la nación $1,2 billones y cerca de medio billón a los bancos y a otros acreedores. Esa enorme deuda tendría que sanearse antes de que cualquier gran jugador decida apostar en Emcali. Lo peor es que el pago de esa deuda está prácticamente en cabeza del negocio de telecomunicaciones que se busca reestructurar.Adicionalmente, está el pasivo pensional al que le faltan unos $80.000 millones para fondearse, pero que la empresa ha calculado poder hacerlo en los siguientes cuatro años.Y, un cuarto ‘amarre’ que tiene Telecali es la politización que amenaza a la empresa. Se sabe que la clase política está detrás de la devolución de Emcali a la ciudad y desde senadores hasta concejales quieren tener su parcela en ella como ocurría antes. Por eso, las prácticas de buen gobierno son indispensables para ponerle freno a esas pretensiones y evitar que Emcali caiga de nuevo en la rapiña burocrática que la desangró en el pasado.Para la ex superintendente de Servicios Públicos, Evamaría Uribe, sólo desatando estos cuatro ‘amarres’ que tiene Telecali es posible prensar en una solución pronta para el negocio de Telecomunicaciones que cada día pierde valor y clientes. En efecto, la empresa ha perdido 40.000 clientes durante los últimos dos años en los que se le han dado largas a la solución.AlternativasPara concejales como Milton Castrillón, la solución a Telecali tendría tres alternativas: La primera, que se haga una evaluación financiera de cuánto le vale la tecnología para operar sola. Una salida que es bien vista por el Sindicato de Trabajadores de la Empresa. Sin embargo, según la ex superintendente Evamaría Uribe, su costo es enorme y Emcali no tiene cómo asumirlo, porque sigue siendo una empresa con un alto endeudamiento, $1,7 billones, y eso le impediría hacer las inversiones de alto volumen que se necesitan para irse sola en ese negocio.La ex gerente Susana Correa fue enfática en advertir que “Emcali no sale adelante si este negocio no se capitaliza o se vende totalmente”.De hecho, los cálculos indican que se requieren entre 500 y mil millones de dólares para invertir de inmediato en nuevas tecnologías y Emcali no tiene la ‘chequera’ para hacerlo. Además, US$500 millones invierte perfectamente una gran empresa de telecomunicaciones en sólo un año, lo que quiere decir que Emcali tendría que sostener una inversión de ese nivel año a año para mantenerse en el mercado.En consecuencia, el riesgo que se asume con esta alternativa, además del económico, es el tecnológico, porque los desarrollos en este campo son acelerados y lo que hoy se compra caro en dos o tres años se deprecia mucho y se pierde plata. Por eso se requieren ingentes capitales para estar siempre actualizado con la tecnología de punta.Una segunda alternativa sería empezar el actual proceso de capitalización desde cero. La ex gerente Susana Correa dijo que se le pidió a la banca de inversión hacer una nueva ronda de contactos mundiales con otras empresas para no estar esperando que Télmex y Telefónica se definan. Eso podría demorar otro año sin garantía de lograrlo.No obstante, esa posibilidad ya agotó dos convocatorias a subasta con Télmex, Telefónica y Une y no presentaron propuestas por la empresa. Y una tercera posibilidad, sería cambiar el modelo financiero de ofertar el 49% de la empresa para ofrecer un porcentaje mayor e interesar a los privados. Esta posibilidad requiere la presentación de un nuevo proyecto de acuerdo al Concejo que autorice subir la participación del inversionista. Algunos consideran que la participación minoritaria en la empresa (49%) habría desalentado a los inversionistas a meterse en Emcali, sobre todo cuando de ese porcentaje tenían que ceder un 15% para los usuarios que quisieran comprar acciones.Pero Evamaría Uribe asegura que ese no es el problema fundamental, mientras el inversionista tenga el control de la compañía, vía acuerdo de accionistas. A su juicio, lo que hay que lograr son combinaciones donde hayan otros inversionistas distintos del estratégico. Aparte de todo lo anterior, a Emcali le quedaría por explorar otra posibilidad. Y es la venta de las acciones que tiene en compañías como Comcel y Epsa. Según una fuente de Emcali, esos recursos alcanzarían para pagar la deuda de los otros acreedores financieros distintos de Termoemcali y la Nación, lo cual permitiría transformar a Telecali en un establecimiento de comercio independiente, si el Concejo lo aprueba.No obstante, para la ex superintendente Uribe, la fórmula real que tiene Emcali para salvar su negocio es, primero, separar a Telecali de Emcali; flexibilizar su carga laboral; mitigar los riesgos financieros y comerciales, y garantizar buenas prácticas de gobierno.Es decir, desatar los ‘amarres’ que tiene Telecali para que pueda entrar pisando duro a la exigente liga de las telecomunicaciones.Cifras2,5 es el factor prestacional de los trabajadores de Emcali.1,6 es el factor prestacional de trabajadores de las empresas de la competencia. 80 mil millones es aproximadamente el pasivo pensional que está por fondear.300 mil millones de pesos era el punto de partida de la subasta por el 49% de Telecali.Datos clavesLa venta de las acciones de Emcali en Comcel, Epsa y otras empresas daría con qué pagar la deuda financiera e independizar a Telecali.El alcalde Ospina piensa que “capitalizar a Telecali no es mala idea” pero pide resolver la intervención “en el marco de lo que está pactado”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad