El turismo sexual, un negocio exitoso y competido

Abril 22, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
El turismo sexual,  un negocio exitoso y competido

Las chicas que prestan servicios sexuales oscilan entre los 18 hasta los 27 años. La mayoría son de 21 a 23 años y duran un promedio de tres años en esta actividad.

Quienes manejan el negocio dicen tener normas claras establecidas para velar por la seguridad del cliente y de las modelos.

Hay aspectos que permiten que el negocio funcione, como la seriedad de la agencia, pues unas muestran una foto en la web y mandan otra chica al cliente. También radica en hacer tratos verbales, nada escrito que deje evidencia y saber lo mínimo de los clientes y de las jóvenes agenciadas, porque el oficio exige máxima discreción. Y cumplir la ley: “Lo primero que le decimos a una joven que solicita ser agenciada es que le quede claro que ella llegó por sus propios medios y que no fue obligada ni constreñida a ejercer esta actividad”, revela uno de los contactos.Luego se aseguran de que no es menor de edad. Después, dice el contacto, le piden examen de VIH “porque garantizamos la salubridad del turista y de la joven, y finalmente, le exigimos que cumpla las reglas del juego que son cero alcohol, cero drogas y el uso del preservativo es obligatorio”.Sobre los gustos de los turistas, hay opiniones divididas. Un 70% de las chicas se han hecho cirugías plásticas para agradar más, y en algunos sitios con sede establecida su tarifa es mayor, frente a la de aquella que no ha pasado por el quirófano. Pero en las agencias de acompañantes, las naturales son más apetecidas por los extranjeros.Estos se inclinan más por las jóvenes delgadas, de tez trigueña o morena, de cabellos largo, lacio y preferiblemente de color negro y ojalá con los cuerpos naturales. “Los turistas no gustan mucho de cuerpos operados”.Los ingresos son relativos, pero hay chicas de agencia que se pueden hacer en un día, hasta $1.200.000, con tres o cuatro servicios. Hay tarifas por una hora que van desde $300.000 hasta $500.000. Otras cobran $800.000 por dos horas y hay las que les resulta un fin de semana en el Lago Calima hasta por 3,5 o 4 millones de pesos. El porcentaje para el dueño o mánager de la agencia es en promedio el 30%, quedando el 70% para la chica.Sin embargo, en las sedes fijas hay tarifas desde $100.000, pero también las hay hasta de $500.000 la hora, más la multa que debe pagar el turista si se la quiere llevar a su hotel u otro sitio. Los 90 ya pasaronOtros dicen que el negocio no es tan boyante como se cree. Por una parte, porque después de los bombazos a las sedes de la Policía y del Palacio de Justicia, decayó mucho la demanda. Y de otra, porque los turistas ya están bien dateados de la competencia y exigen: “Estoy en tal hotel: mándeme una acompañante de $150.000 y sino, bajo al bar y allá la consigo por menos”, confiesa un contacto de una agencia.¿Temporadas? A veces pueden pasar dos semanas y no llega nadie, como el día menos pensado llegan dos o tres buenos extranjeros y equilibran la caja. El Mundial Sub 20 no dejó tantas ganancias como se creía, porque los turistas que vinieron, lo hicieron acompañados o en plan familiar, como sucede durante la Feria de Cali.Salvo un evento como la Cumbre de Alcaldes (de América Latina) en julio de 2006. “No digo que los alcaldes, pero sí las comitivas solicitaron mucho nuestros servicios”, dice otro contacto de uno de los portales web. Otro factor por el cual los extranjeros se fijan mucho en Colombia para solicitar estos servicios de compañía, es porque en nuestro país es legal la prostitución.“Así ellos están seguros de que no tendrán ningún problema como lo podrían tener en sus países de origen, donde es penalizado, como es el caso de los Estados Unidos, donde son muy pocos los estados donde se permite”, explica un hombre que atiende el celular de otro portal web. Sin embargo, la cuota por el adicional de hasta $70.000 que cobran algunos hoteles por el derecho a recibir la visita en su habitación es piedra de escándalo en muchas recepciones. “Me ha tocado ver los agarrones de los americanos protestando por ese cobro”, cuenta un hombre que acompaña a la chica de turno a un hotel a prestar un servicio.Entidades como Cotelco Valle aseguran que esa cuota se paga en cualquier hotel del mundo porque es un huésped más en la habitación y no una visita en la taberna, el restaurante, el lobby u otros espacios comunes.No obstante, El País constató que hay hoteles que no cobran este pago adicional. Basta con que la chica se registre con la cédula para tener su verdadera identidad. En otros les permiten entrar desde las 10:00 p.m. y la joven debe salir antes de las 6:00 a.m.Nubia Gaona, presidenta de Cotelco Valle, dice que con la Alcaldía de Cali y la Secretaría de Bienestar Social, trabajan en el proyecto ‘No al turismo sexual en niñas y adolescentes’.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad