El talento de Ladrilleros 'brilla' con las clases de danza de esta caleña

Junio 10, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción El País
El talento de Ladrilleros 'brilla' con las clases de danza de esta caleña

Martha Isabel Córdoba, bailarina caleña, les da talleres gratuitos a los niños de Ladrilleros como una manera de prevenir, entre otras cosas, el trabajo infantil.

Martha Isabel Córdoba, bailarina caleña, les da talleres gratuitos a los niños de Ladrilleros como una manera de prevenir, entre otras cosas, el trabajo infantil.

El proyecto, dice Martha Isabel Córdoba, empezó hace más o menos cinco años. Martha ha pasado su vida entre Cali y la playa de Ladrilleros, en Buenaventura, y estando allá se le ocurrió la idea: darles clases de salsa a los niños de la zona. Finalmente, en el Pacífico, se baila todo el tiempo, se habla con el cuerpo. Martha es bailarina profesional. En Ladrilleros la  llaman ‘profe’.

Iba a esa playa tres veces al año, o durante sus vacaciones, y organizaba los talleres. Al final, esa era la meta, los niños se presentaban en la comunidad, a veces en  Buenaventura. Después Martha comenzó a llevar voluntarios, artistas amigos suyos, para que también  dieran clases.

Con el tiempo  decidió  crear una fundación – ‘Mi cuerpo es mi historia’, con la que a través del baile y la danza terapia  trabaja con los niños del Instituto de Bienestar Familiar de Cali. Y claro,  siguió con su labor en Ladrilleros. Martha, también, es psicóloga. Pensó que lo que hacía en esa playa debía tener un  nombre: ‘Destrampe Pacífico’.

- El ‘destrampe’ es una palabra que se utiliza en la cultura afro y que quiere decir ir al máximo. Si bailas ‘destrampado’ estás bailando muchísimo. Es como liberarse. O si alguien se enojó dicen uy, se ‘destrampó’, explica.

Su sueño,  además de crear un centro cultural en la zona, es fundar la compañía de baile de Ladrilleros. Por eso está escribiendo un proyecto para presentárselo a la Secretaría de Cultura de Cali.

- A los niños les encanta presentarse. Son muy escénicos. Ya nos hemos presentado en hoteles gracias a donaciones que nos hacen algunos patrocinadores. Incluso tenemos uniforme, el vestuario. Pero en realidad este es un proyecto-hobby al que le he invertido mucho tiempo y quisiera contar con más apoyos para realizarlo de otra manera, hacer las cosas de una forma más organizada para continuar con esa labor que se ha venido realizando en el Pacífico: la salsa ha hecho que la población afro se reivindique socialmente. Lo dice el profesor Alejandro Ulloa en una de sus tesis: los bailarines negros, con todo su virtuosismo, han desarrollado un proceso de reivindicación étnica y racial.

Si algo necesitan los casi 200 niños que viven en Ladrilleros es eso, dice Martha: fortalecer su identidad cultural, darles a conocer sus raíces ancestrales. Porque las están perdiendo. Que conozcan su historia, el significado de ser afro, a través de lo que más aman: el baile y la ‘salsa Pacífico’, un género en auge que mezcla el tradicional currulao con la salsa.

-El ‘Destrampe Pacífico’ se inspira entonces en el virtuosismo de los niños de Ladrilleros que carecen de oportunidades de educación, cultura, y protección integral y son vulnerables a tipos de violencia como lo es el trabajo infantil, el maltrato intrafamiliar, la violencia sexual, entre otros. Reivindicar la identidad cultural de estos niños es la meta del proyecto, sabiendo que la construcción de paz consiste en reconfigurar representaciones sociales que desfavorecen la comunidad, como lo es el racismo, la discriminación, y los estereotipos.  Es así como la salsa, las artes escénicas, las terapias creativas, y la educación serán elementos clave para generar relaciones empáticas, y redes de apoyo y reconciliación en estas comunidades, escribe en su proyecto Martha, quien de momento trabaja con un grupo de 35 niños. Los resultados, aunque sutiles, se notan:

- El manejo de la agresividad en algunos de ellos cambia. A través de la  salsa inculcamos  la  delicadeza hacia la mujer, ponerse en el lugar del otro. Aprenden nuevas formas de comunicación. También es una manera de prevenir el trabajo infantil. Los niños prefieren el taller al trabajo. Y hay mucho potencial, mucho talento en ellos.  Solo requieren de una oportunidad para mostrarse, un respaldo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad