"El sistema de alertas sí funcionó y se pidió evacuar": gerente del Plan Jarillón

Enero 30, 2017 - 12:00 a.m. Por:
Evelyn Rosero | Editora de Cali

null

Juan Diego Saa, gerente del Plan Jarillón, asegura que la comunidad de Juanchito y los barrios aledaños   fueron alertados de la crecida del río Cauca, que hace ya una semana afectó cientos de viviendas y dejó 1089 familias damnificadas. Dice que se pidió evacuar a las familias y que el sistema de alertas tempranas sí funcionó. Lea también: Cali, obligada a acelerar obras del jarillón del río Cauca

 Saa reconoce que el Plan Jarillón ha tenido retrasos, pero asegura que aunque es una “meta ambiciosa” en el 2018 las cerca de 6.700 familias que aún viven en esta zona de alto riesgo serán reasentadas en su totalidad. Se compromete a reubicar 2.600 para este año.  

El funcionario no quiso referirse al informe de la Contraloría, que cuestiona los rezagos en la ejecución del Plan Jarillón y las irregularidades en el manejo presupuestal, porque asegura que las explicaciones las debe dar el Fondo de Adaptación, pero habló sobre cómo avanza  el proyecto.

Las obras del Plan Jarillón y la reubicación de las familias que allí habitan tenía que terminar en el 2018 pero se extendió un año más, ¿Por qué se amplió el plazo?

Es el proyecto más grande de reasentamiento en el país y América Latina. Estamos hablando que el Plan Jarillón tiene que reasentar a 8777 hogares, que mal contados son 35 mil personas. El municipio de Santiago de Cali no tenía experiencia y el tema del reasentamiento de los hogares es el punto más sensible y más difícil. 

El año pasado tuvimos que hacer restituciones, son personas que llevan 10, 20 y 30 años, viviendo en ese sector y no es fácil. 

Tocó construir cosas de cero como proyecto, como ciudad, como región, para dar respuesta a un tema tan complejo. Nos hemos organizado, buscamos la plata, buscamos las herramientas y empezamos a mostrar resultados.

En el 2016 logramos liberar 1862 metros, no habíamos llegado a esa cifra en años anteriores, llegamos al reasentamiento de 2089 hogares y estamos casi en un 25% del total de hogares que deben ser reasentados.

 Pero la emergencia del pasado fin de semana demuestra que el riesgo que hay es latente y hay que actuar ya. Se han hecho cosas, pero ¿qué viene para acelerar el proceso de reasentamiento?

Efectivamente lo que sucedió el fin de semana fue un anuncio de lo que nos puede pasar. Estamos hablando de más de mil familias  afectadas por la inundación que podrían haber sido 6000, sino se hubieran hecho obras como el reforzamiento de la estación de bombeo de Paso del Comercio, que funcionó perfectamente. También se hubiera afectado la Comuna 6. 

La gente no nos creía, creía que era por molestar, que eso nunca nos iba a pasar y nos pasó, pero de alguna forma controlado.

Las metas para 2017 y 2018 son muy ambiciosas y nos obliga a que no paremos un solo día de trabajar en el reasentamiento de los hogares. 

 Para el 2017 la meta es reasentar 2600 hogares: aproximadamente 1500 familias que habitan sobre el jarillón y 1100 familias alrededor de las lagunas que también están en riesgo.

El resto de las familias las reasentamos en el 2018, es decir las  4000 que harían falta.

Todas las familias tienen que ser reasentadas pero no todas las familias tendrán vivienda.

Y, ¿cómo se han estado manejando el tema de las compensaciones económicas?

El decreto establece 6 tipos de compensaciones y de acuerdo a la característica de cada familia  y la unidad productiva que tengan, se calculan unas fórmulas para que esas compensaciones puedan ser reconocidas en los hogares. Para el caso de las unidades productivas la compensación máxima a la que puede acceder una persona es de hasta 70 salarios mínimos, equiparándolo con el valor de la vivienda de interés prioritario que entrega el proyecto.

 Para otras familias se contempla la entrega de un subsidio de arrendamiento mientras se hace entrega de la vivienda que habitarán definitivamente. 80 familias recibieron compensaciones por valor de $2226 millones en 2016. 

El 6 de febrero comenzaremos a socializar el decreto de compensación con las familias de Brisas del Cauca, Puerto Nuevo, La Playita, para presentarles la oferta que hay y a lo que tendrían derecho.

Un gran problema es que familias que ya han sido reubicadas vuelven a las zonas de riesgo huyendo de la violencia en sectores donde fueron trasladadas. Más allá de la compensación económica, ¿cómo piensan manejar esta situación para completar ese proceso?

La situación de violencia es generalizado en todo el país, no podemos decir que el Jarillón es seguro porque hay situaciones complicadas allí,  donde por ejemplo hay casas donde expenden sustancias psicoactivas. 

Hay toda una estrategia y metodología de intervención social que se denomina plan de vida familiar y comunitaria, que se construye con cada una de las familias durante el proceso de reasentamiento.

  El Plan Jarillón acompañará a las familias durante un periodo no menos de un año para que entren todas las dependencias que proveen servicios sociales del municipio a trabajar, se adapten a su entorno y  establezcan relaciones de confianza.

Tenemos un proyecto habitacional donde tenemos familias de los diferentes asentamientos donde se han reasentado. El trabajo con ellas ha avanzado tan rápido que los estamos acompañando para que se formalicen como propiedad horizontal. Tendrán reglas, van a poder nombrar un administrador porque ya son propietarios. Se comportarán como copropiedad. Tienen derechos pero también deberes.

¿Y si las  familias no aceptan la compensación?

Lo que hicimos el año pasado es que agotamos todas las vías conciliadores, y cuando eso pasa y la gente aún así es resistente al reasentamiento tenemos mecanismos legales como el de restitución de bien de uso público: el Jarillón es del municipio y en ese sentido a la Administración Municipal le corresponde cuidar el Jarillón y la vida de los caleños.

Si familias no quieren aceptar las ofertas del Municipio, que se están dando a través del proyecto nos toca ir con la inspección de Policía, hacer la restitución de bien de uso público y recuperar para el Municipio lo que es del Municipio.

Eso quiere decir, que la gente debe salir de allí como sea...

A las familias las vamos a reasentar y el Plan Jarillón se va a hacer sí o sí en 2017 y 2018 y vamos a cumplir, tenemos que cumplir. Está  en nuestras manos la supervivencia de toda la ciudad, el compromiso es grandísimo. 

Estamos en un ejercicio de innovación social buscando nuevas formas y soluciones para lograrlo. Pero así no generáramos nada nuevo, somos capaces de hacerlo. Tanto así que durante el proceso de restitución del año pasado, que es un tema muy doloroso y traumático, nos interpusieron 46 acciones de tutela, 42 fallos salieron favorables al Municipio y 4 a los accionantes, pero por temas más de censos y verificación porque el proceso de restitución fue acompañado siempre por la Personería. Lo estamos haciendo bien y  ahora hay menos resistencia de la gente que la que había el año pasado.

¿Hay otro tipo de intereses u obstáculos que han impedido avanzar con el proceso de reasentamiento?

Esas prácticas han retrasado el proceso pero no lo han parado. Hay líderes buenos y otros no tanto. Hay urbanizadores piratas que vendían los lotes del Jarillón. 

Colombia tiene muchas problemáticas y a todas esas nos hemos enfrentado, pero hemos ido haciéndole frente a eso.  

Seguimos avanzando a buen ritmo. Comenzamos a contrarrestar eso dejando de hacer reuniones multitudinarias para que no sean los líderes los que hablen por los afectados. Se atiende uno a uno, porque la solución del caso de esa persona es solo para esa persona.

El sistema de alertas tempranas no funcionó hace una semana con la emergencia, ¿por qué falló?

Eso no es cierto, el sistema sí funcionó. Desde el sábado en la tarde se alertó a la gente. Se dijo que evacuaran.

El río Cauca está monitoreado permanentemente, hay una conexión constante entre Secretaría de Gestión de Riesgo, CVC, los organismos de control, la Fuerza Aérea, todo funcionó y se activó.

Incluso, las inundaciones comenzaron el jueves (19 de enero) y las primeras viviendas que se inundaron fueron en Brisas del Cauca. Y desde el jueves la Secretaría de Gestión del Riesgo y el Plan Jarillón estuvieron acompañando a las familias. Claro, la gran crecida fue el sábado en la noche, amanecer domingo, pero desde el jueves las autoridades estaban al tanto y el domingo la respuesta fue integral.

Entonces, ¿qué pasó?

Sería entrar en especulaciones, no se si no creyeron o fue el miedo de la gente de dejar su casa por la inseguridad.

A la gente se le informa, uno parte del instinto de supervivencia: “si me dicen que viene el río grande, cuido mi vida y me voy”. Pero el sistema sí funcionó y desde el jueves estábamos activados como Municipio.

Entonces, mientras se avanza en un plan definitivo para completar la reubicación y terminar el reforzamiento del Jarillón, ¿cuál es el plan de contingencia inmediato si ocurriera otra emergencia mañana como la del pasado fin de semana?

Nos hemos preparado, hay un sistema de alertas tempranas, planes de contingencia, las acciones de preparación en caso que ocurra una emergencia están dispuestas. Uno ya no atiende una emergencia sino que se gestiona el riesgo y se minimiza y eso es lo que estamos haciendo, pero si pasa tenemos los mejores bomberos y equipos de socorro articulados.

¿Cuál es el paso a seguir en el Plan Jarillón?

Para este año vamos a hacer el mismo reforzamiento que se hizo a la estación de bombeo Paso del Comercio a la Ptar. Vamos a iniciar la fase tres de la laguna de El Pondaje y Charco Azul, que ya  han recuperado el 60% de su capacidad de almacenamiento de aguas lluvias.

  En mayo de este año se entregarán 6.5 kilómetros reforzados del dique que es el tramo del canal interceptor sur, entre la Simón Bolívar con 50 y la desembocadura del canal interceptor en el río Cauca.

Y el 28 de febrero entregamos completamente liberado el sector de las  Vegas y Venecia, es decir 2,5 km, un sector en el que llevábamos tres años y no habíamos podido avanzar.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad