El ruido se volvió una pesadilla

Junio 24, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Maria Teresa Arboleda | Zonales Cali Sur

Habitantes de la Avenida Pasoancho entre carreras 66 y 70 y la Carrera 66 con Autopista Suroriental, los más afectados por los negocios nocturnos.

Para quienes residen cerca de la Avenida Pasoancho entre carreras 66 y 70, de la Carrera 66 entre Autopista Suroriental y Calle 13 y de la Calle 9 entre carreras 50 y 56, la noche se les volvió una pesadilla, por culpa del ruido estridente de los bares y discotecas ubicados en la zona. “A los dueños no les importa que sean barrios residenciales, que haya enfermos o adultos mayores y le suben todo el volumen a sus equipos”, comentó Felipe Rico, habitante de El Limonar, al tiempo que aseguró que por esta causa ya cerraron un negocio cerca a su casa.Mónica Londoño, jefe de grupo de Impacto Comunitario del Dagma, indicó que esta zona está entre las once más ruidosas de Cali, por lo cual son recurrentes las quejas de los vecinos.Pese a que el nivel de ruido permitido en estos sitios es de 55 decibeles, muchos no respetan la norma, llegando a sobrepasar los 85 puntos. Graciela Pérez, quien vive en Gran Limonar, aseveró que ya los vecinos están cansados de tanto ruido y que con apoyo de personal del Cali 17 han enviado cartas y tocado puertas de varias entidades para que tomen cartas en el asunto.Sus tareas han dado fruto, pues en la Comuna 17, según datos de la autoridad ambiental del Municipio, hay siete establecimientos con suspensión de actividades: Viche Video Bar, en la Carrera 56 No. 14-55; Video Bar Novedades, en la Calle 9 No. 62C-39; Video Bar Beba Genoveva, en la Calle 9 No. 2C-38 del Limonar, así como el Estanco AM/PM, en la Calle 9 No. 51-71 de El Gran Limonar.De igual manera, en la Comuna 19 figuran 19 negocios: El Rincón de Chucho, en la Carrera 62 No. 4-65; Saint Tropez Taberna, en la Calle 6 No. 52A-49, y Mayte Bar, en la Carrera 34 No. 3-27 piso 2 de San Fernando, entre otros. Según la funcionaria el Dagma, la obligación de los comerciantes es conocer la normatividad vigente y ajustar el volumen de los equipos de sus establecimientos.Reiteró que el incumplimiento les puede acarrear suspensión de actividades, apertura de procesos con posibilidad de sanciones pecuniarias y, en algunos casos, hasta el cierre definitivo de los negocios.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad