“El reto es que Emcali esté al nivel de EPM”: Óscar Pardo, gerente encargado

Junio 30, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Luz Jenny Aguirre y Zulma Lucía Cuervo | reporteras de El País
“El reto es que Emcali esté al nivel de EPM”: Óscar Pardo, gerente encargado

Óscar Pardo, nuevo gerente encargado de Emcali.

Óscar Pardo, el gerente (e) de la empresa, dice que se tomará el tiempo para estudiar la planta de cargos y que el programa del Mínimo Vital para estrato 1 arranca en días.

El hombre que tiene en sus manos las riendas de Emcali ahora que dejó de ser una empresa controlada por la Superintendencia de Servicios Públicos es un caleño de 47 años con un acento que despista. Habla bajo, se describe (y luce) como un tipo calmado, es bachiller del Pío XII, ingeniero civil de Los Andes, casado y padre de tres hijos. Cuando otorga esta entrevista aún ocupa su oficina en la Dirección de Planeación de Cali, de donde salió para Medellín al encuentro nacional de la Asociación Nacional de Empresas de Servicios Públicos y Comunicaciones, Andesco. Esta semana, cuando vuelva, su silla estará en el piso tres de la torre de Emcali. Será así por al menos los dos meses que dure su encargatura, aunque suena como firme candidato para una estancia definitiva en la compañía.¿Qué empresa recibe el Municipio?Una que ha sido seria pagando sus deudas. Los tramos privados se acaban el otro año y solo queda lo de la Nación, que es un billón de pesos. La buena noticia es que eso se pagará en diez años y no en cinco y a partir del 2016 (dos años después de lo que estaba estimado). Eso nos dará libertad de caja para hacer inversiones. Además está el beneficio de que una vez se certifique el pago, eso retornará a la ciudad en inversión. Sí nos preocupan las pérdidas, que en acueducto (51 %) y energía son muy altas. Pero también hay una serie de grandes oportunidades para crecer.Qué tanto pudo enterarse la comisión de empalme, de la que usted hizo parte, de la situación real de la empresa. Dos meses son muy poco para establecer el real estado de una compañía con ingresos operacionales de $1,4 billones...Lo que queríamos era la posibilidad de tener una fotografía clara. La Superintendencia nos está entregando un informe de las cosas buenas y malas...¿Qué fue lo que más les llamó la atención?Lo de las pérdidas y el hecho de que en una intervención tan larga este problema haya crecido. Hay que analizar la historia para saber por qué pasó.¿Cuáles serán sus prioridades?Uno: servicio excelente para lograr fidelización. Dos: la gente, queremos tener personas motivadas y comprometidas con la empresa. Hay que arropar a Emcali, no solo la administración y los trabajadores, sino los propios usuarios. Tres: crecer. Una empresa que no sea ambiciosa está condenada a desaparecer. Debemos crecer en servicios en Cali, en el G11, en el Departamento y en el Pacífico, donde estamos llamados a ser líderes. Y el cuarto es la transparencia, para no cometer los errores del pasado. Hay que poner a Emcali en el sitial que nunca debió perder. Uno siempre pone de referencia a EPM y ellos vinieron a aprender acá. Nuestra misión es alcanzarlos.¿Hay mucha inquietud por el cambio de administración entre los trabajadores, ¿cuál es su mensaje?Entiendo que todo cambio genera preocupación, pero soy una persona que dialoga, que conoce la gente y me voy a tomar el tiempo de conocerlos.Pero no es un secreto que se estaban adelantando estudios de carga laboral y de reforma administrativa. Incluso ya habían empezado con los retiros voluntarios...Primero conoceremos las circunstancias. Lo que ustedes dicen es cierto, en dos meses de empalme es muy difícil conocer todas las aristas de la empresa. Lo que pasa es que con esos planes desafortunadamente muchos de los que se van terminan siendo los mejores. Lo importante es conservar el capital humano. Que la gente se sienta tranquila, sobre todo si es buena. Hay quienes cuestionan su experiencia en materia de servicios públicos...Antes de ser Vicepresidente de Alianzas Estratégicas (Leasing Bancolombia) fui Gerente de Infraestructura, donde tenía que financiar proyectos de gran magnitud (termoeléctricas, puertos, aeropuertos, etc.). Durante mucho tiempo me tocó ser conocedor de todos los sectores de la infraestructura: agua, energía, saneamiento. Esa escuela me permitió un conocimiento muy cercano de cómo son las regulaciones, el mercado y las empresas en este país, inclusive de Emcali.La pregunta generalizada de la gente es: ¿en qué me beneficia a mí como usuario el que Emcali ahora esté administrada por el Municipio?Primero, tiene un efecto simbólico. El hecho de que una empresa pública la maneje otro, en este caso la Nación, genera una no apropiación. Segundo, la articulación con la Alcaldía es más cercana y se materializan más rápido las estrategias, así como la toma de decisiones. ¿Puede hablarse de impacto en las tarifas?Si los servicios se optimizan, se empiezan a encontrar eficiencias y bajar sobrecostos, obviamente eso redunda en tarifas. Pero por ahora no bajarán, para hacer claridad...De lo que podemos hablar como un hecho es de lo del mínimo vital del agua, que es una señal de para dónde va esto. Arrancaremos con el estrato 1 y será un programa progresivo. Es una estrategia conjunta con el Municipio (con una inversión de cerca de $2000 millones al año). Esto empieza a marchar ya, en cuestión de días. La idea es llegar en el 2014 al estrato 2 y empezar a pensar en alcantarillado.¿Esto no se convierte en un estímulo para el desperdicio?El mínimo vital es un derecho adquirido, está por ley, que les garantiza a los ciudadanos que tengan más necesidades básicas insatisfechas, que una porción del agua que consumen sea gratuita. Esto tiene un sistema de incentivos de comportamiento, el hecho de tener a estos estratos con mínimo vital, aparte de generar un mecanismo interno de control, genera control ciudadano. Es un gana-gana: te doy eso, te controlo más y aparte, si no te comportas, hay un riesgo de perder el beneficio. Siempre se dice que los grandes culpables de las pérdidas de agua (51 % del líquido potable) son los asentamientos ilegales. Pero el documento Conpes firmado esta semana dice que estas zonas solo son responsables del 9 % de las pérdidas. ¿Qué hará frente al robo que hacen algunas industrias y comerciantes? Por eso la estrategia debe ser arropar a Emcali. Vamos a trabajarlo como una campaña de cultura ciudadana, la gente tiene que apropiarse denunciando y siendo responsable. Y nosotros con tecnología y efectos legales rápidos. Los proyectos planteados en el Conpes, que se financiarán con el billón de pesos que se pagará a la Nación, son de acueducto y alcantarillado, lo que ha generado muchas críticas. ¿Por qué se quedará toda la plata en un solo componente?Es un asunto de coherencia. La deuda de Emcali con la Nación es por una Ptar. La otra explicación es un tema práctico de gestión pública: el hecho de concentrarlo solo en un sector nos permite trabajar con un solo ministerio, que es el de Vivienda, teniendo un solo interlocutor. Si tenemos tres ministerios para buscar el aval se nos complicaba la gestión y era más demorado. Pero focalizar los recursos en ese sector no quiere decir que no se vaya a hacer gestión en los demás. Al usar el billón en acueducto y alcantarillado se liberan recursos para los otros sectores. Ya se habla de dividendos para el 2013, ¿esos dineros irán para inversión en la ciudad o serán reinvertidos en la empresa? Es una discusión que se debe dar con el Alcalde. EPM le entrega a Medellín $800.000 millones al año, producto de un modelo con reinversión. Vamos a tomar decisiones con el Alcalde. Para que la empresa pueda crecer vamos a generar un esquema de qué se entrega y qué se reinvierte. ¿Qué harán con telecomunicaciones?Este es un sector que requiere capital, la tecnología se renueva muy rápido y la normatividad especial está cambiando. Vamos a actualizar las cifras, ver las capacidades que tenemos y tomaremos pronto una decisión estratégica. Lo que no puede pasar es que el negocio no sea autosostenible o que se generen subsidios cruzados (que un negocio subsidie al otro). ¿Existe otro camino diferente a la escisión?Hay una decisión qué tomar y es de dónde se sacan los recursos para inversión en tecnología. Si no hay capital suficiente para estar a la vanguardia te vas quedando y perdiendo competitividad, se van los clientes. Ya estando dentro de la empresa podemos hacer nuestra propia evaluación de la infraestructura que hay: uno escucha muchas versiones, que tenemos la mejor banda ancha, por ejemplo. Todo eso tenemos que analizarlo y comprobarlo. Persiste la preocupación por la corrupción y los apetitos políticos que rodean a la empresa. ¿Cuál será la estrategia para lograr un blindaje que sea realmente efectivo?La primera es el sistema de Gobierno corporativo, con reglas claras y responsabilidades de junta y gerente. Está el compromiso de elección de la Junta Directiva a través de cazatalentos. Y un buen esquema de compras y contratación. Nos acogeremos mucho a lo que hizo Ecopetrol. Otro de los compromisos con la Nación fue tener un código de buen gobierno. ¿Dónde está ese código? ¿Van a publicarlo?El compromiso de buen gobierno está enfocado de momento en junta directiva y gerente, pero una vez estemos allí lo desarrollaremos todo y claro, se publicará. ¿No temen que eso se convierta en un documento de archivo y que finalmente se haga la voluntad del gobierno de turno?Miren, EPM sostiene su código de buen gobierno, independientemente de los gobiernos. Eso será producto de un aprendizaje cultural, de ir mostrando resultados y que la gente se dé cuenta de que esta empresa nos sirve a todos. Lo triste es que Emcali era ejemplo nacional, ¿por qué no volver a ser así?

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad