El responsable de los pasajes del MÍO habla sobre los problemas de los usuarios

Octubre 02, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Luz Jenny Aguirre Tobón | Editora de Cali
El responsable de los pasajes del MÍO habla sobre los problemas de los usuarios

Arturo Villareal, representante legal de la Unión Temporal Recaudo y Tecnología, Utr&t.

Arturo Villarreal, representante legal de la firma que recauda los pasajes del MÍO, afirma que sí cumplen con los puntos de recarga a los que están obligados.

Por lo general, cuando se habla de la crisis del MÍO se invoca a los operadores que son dueños de los buses. Pero hay un quinto actor privado que hace parte de la ecuación del servicio y que se encarga, nada más y nada menos, de la venta y recaudo de los pasajes. Es la Unión Temporal Recaudo y Tecnología, Utr&t, sobre la que el presidente de Metrocali, Armando Garrido, ha hecho categóricos señalamientos, sosteniendo que tiene claridad sobre las tareas que ellos deben cumplir y que no están haciendo. 

Arturo Villareal, representante legal de la unión, contesta a dichos cuestionamientos y recuerda que están teniendo pérdidas mensuales por mil millones de pesos.  

Para Metrocali el mantenimiento de la estaciones del MÍO le corresponde a la Utr&t. ¿Qué dice usted?

Le hemos insistido al doctor Garrido que estamos prestos a  discutir las divergencias y encontrar acuerdos. Tenemos nuestra interpretación del contrato, lo hemos hecho durante ocho años y con todas las administraciones pasadas nos hemos podido poner de acuerdo. No podemos enterarnos de las diferencias que ellos tienen a través de los medios de comunicación, sino a través de una relación directa. No nos hemos sentado con ellos a discutir este tema. 

¿Hoy en día quién está adelantando el mantenimiento?

El mantenimiento tiene varios matices y el contrato define lo que nos corresponde: el mantenimiento de nuestros equipos (de recaudo). El  de la infraestructura:  puertas, pisos, techos, es de Metrocali. Entre otras cosas, nosotros ni  diseñamos ni construimos ni dotamos esa infraestructura.

En medio de esta discusión está  el usuario, que  se queja, por ejemplo, de las puertas en mal estado... 

Evidentemente las estaciones ya no son nuevas, la mayoría tiene ocho años de operación,  hay unos elementos que se ven altamente deteriorados, por ejemplo, las puertas de abordaje. Los últimos contratos de mantenimiento de esas puertas los ha hecho Metrocali. Nosotros creemos que hay un problema de diseño de ellas, de su  escogencia o  especificación. Los usuarios las  dañan, las forzan, la operación depende de los conductores, no de la unión temporal. Eso va más allá de lo que nosotros podemos hacer, no podemos corregir problemas estructurales como esos. Sé que mucha de esa infraestructura (las estaciones) fue pintada sobre óxido, entonces dura menos tiempo, no puede ser eso responsabilidad de nosotros.

Pero el aseo sí es su responsabilidad y de eso hay quejas...

Claro, y para que se dé cuenta de que tenemos una lectura crítica, creemos que esa es una tarea que podemos mejorar y vamos a hacerlo, pero usted entiende que cuando una empresa como la nuestra pierde tanto dinero a veces no puede tener las cosas que quisiera.

¿Cuánto están perdiendo?

Cerca de mil millones mensuales.

¿Y cuál es su perspectiva?

Desde la administración pasada empezamos un proceso de negociación en el que buscamos restablecer el equilibrio económico con Metrocali, acuerdo que no se firmó porque se terminó la administración y llegó una nueva que nos ha pedido un tiempo para empaparse y nosotros, actuando de buena voluntad, lo hemos hecho. Estamos esperando que esta nueva administración entienda los alcances y las interpretaciones del contrato y se siente con nosotros.

¿Cómo están en el cumplimiento de sus obligaciones en puntos de recarga?

El contrato es taxativo. Dice que debo tener 200 puntos  conectados al sistema, dentro y fuera de la infraestructura. Tenemos  hoy  cerca de 100 terminales dentro del sistema y debemos tener unos 150 puntos fuera de las estaciones, más las máquinas de autoatención. De largo estamos mucho más allá del número de puntos. Entendemos  que las recargas son importantes para mejorar la accesibiliad del sistema, tan es así que siempre hemos estado con un número de puntos superior a lo que exige el contrato. Se presentó un problema con Gane, pero ya hemos  reemplazado casi la totalidad de los puntos que ellos tenían con una nueva red que es Marca Colombiana. Hemos hecho propuestas para ampliar la red de recarga, pero nuevamente nosotros necesitamos podernos sentar con Metrocali.

¿Cuál es la propuesta para mejorar los puntos de recarga?

Queremos acercar los puntos de recarga a las paradas, tenemos un proyecto que lleva más de cuatro años presentado a Metrocali en el cual vamos a colocar informadores en las paradas, que digan a qué horas vienen los vehículos y que sean puntos de recarga, esto sería en algunas paradas,  no en todas.  El futuro de las recargas  está en favorecer que a cualquier hora se puedan hacer, eso quiere decir que estamos procurando por poner máquinas en las universidades, centros comerciales, en algunas empresas, los CALI, en sitios que tengan vigilancia, para que esas máquinas puedan trabajar horarios muchos más extendidos, pero necesitamos discutirlo.

Metrocali señala que en lo que respecta a los puntos de recarga ustedes no se deben limitar a un número sino que tienen que cumplir con el objetivo de brindar un servicio adecuado y suficiente, cosa que no está pasando porque hay muchas quejas de los usuarios...

Mire, yo manejo las quejas,  no veo esa queja. Evidentemente todos quisiéramos tener un punto de recarga a la vuelta de la esquina. No existe dentro del contrato nuestro un fin, un objetivo, un calificativo de una red, como usted dice, “suficiente”, es posible que Metrocali lo quiera colocar. Le insisto, cuando se presentó este tema le solicitamos  una reunión al doctor Garrido para que lo discutamos, nosotros no somos un contratista que piensa que es el dueño de la verdad, desafortunadamente las conversaciones son entre dos.

Las dificultades en las recargas se evidencia, en que hay zonas donde la gente compra el pasaje revendido y pagando hasta $500 más…

Históricamente encontramos unas zonas donde evidentemente existe negocio de la venta de pasajes y la gente ha venido pagando $100 o $200 adicionales, en todas partes del mundo pasa, no es que yo esté de acuerdo, tratamos de cubrir la mayor cantidad de puntos posibles y nuevamente, si hay algunas zonas donde hay dificultades estaremos prestos a tratar de cubrirlas, hoy en día seguimos abriendo puntos de recarga. La operación del sistema es un poco compleja hoy, hay muchas variaciones y cambios en las rutas y la velocidad con que podemos abrir puntos cuando se abre una ruta es diferente a lo que es simplemente cambiar un trazado.

¿Por qué han quitado las taquilleras de algunas estaciones, como El Piloto?

Los costos más importantes de una estación son los del recurso humano. Nunca hacemos una acción  sin consultar a Metrocali, si se retira una taquillera y se reemplaza por una máquina de autoatención es porque el tráfico que tiene la estación es muy bajo y no se justifica tener una persona que atienda. Que yo sepa, en los últimos tiempos se ha hecho en una estación, seguramente la que usted dice, pero antes de hacer eso se hace un seguimiento estadístico. Los costos operacionales están aumentando, hay nuevas estaciones como Paso del Comercio, se ampliaron en le sur, pero tenemos los mismos o menos pasajeros, eso es menos ingresos con más costos. Es muy difícil aumentar las pérdidas, sobretodo sin la perspectiva de que esto mejore.

En todas sus respuestas usted dice que espera hablar con Metrocali ¿no están teniendo interlocucuión?

Desafortunadamente el doctor Garrido ha tenido mucho desgaste en el Concejo y eso le ha consumido mucho de su tiempo y ha habido unos problemas grandes en el sistema, lo de Unimetro. Pero  sí hubiéramos querido tener más interacción.

Operadores de los buses y Metrocali siempre han manifestado dudas sobre el número real de pasajeros que mueve el sistema y los pasajeros los cuentan ustedes…

Eso es muy fácil, llevamos ocho años operando, en ese tiempo hemos tenido cuatro o cinco auditorías, en ninguna han encontrado que falte un pasajero, ahí sí es cierto que hay mitos, pero nosotros nos basamos en hechos. ¿Qué es lo que yo me robo?, ¿la plata de la recarga?, la plata de la recarga va por un lado de la estación y la plata de los usos va a un software  que va al banco para que reparta el dinero. ¿Yo altero el software? ¿o cuando usted va a usar el sistema no lo puede usar por eso? Me tienen que explicar eso un poco más en detalle, pero le puedo garantizar que no es política de la empresa que pasen ese tipo de cosas, nuestro negocio es que el sistema sea exitoso, que nadie se quiebre, si un operador se quiebra, yo me veo afectado. 

¿El servicio de la seguridad en las estaciones también se ha visto afectado por la situación económica de ustedes?

Claro que sí. Si bien empezamos con un servicio de vigilancia totalmente contratado con una empresa, encontramos varios problemas, uno de ellos es que era muy costoso. Encontramos además que ellos eran vigilantes y se volvían poco útiles en el sentido de orientar a los usuarios, de poderles decir cuál es la ruta. Con Metrocali durante varios años vimos la posibilidad de hacer un trabajo en el cual fuéramos reemplanzando la figura del guarda por un operador de servicio al cliente, que estamos viendo hoy en día, apoyados por un sistema motorizado de una empresa de guardas que en el caso de una emergencia acuden rápidamente. Estamos mutando a un modelo para poder afrontar la baja de pasajeros que estamos teniendo.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad