El recaudador se adueña de la mayor torta del MÍO

El recaudador se adueña de la mayor torta del MÍO

Enero 16, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
El recaudador se adueña de la mayor torta del MÍO

El recaudo de los pasajes de los usuarios del MÍO a través de la tarjeta inteligente es el principal negocio del concesionario de Metrocali para el Siur.

Además del negocio de los pasajes del MÍO, la UT R&T es dueña de la publicidad, alimentos y fibra óptica. Hay dudas en el control de flota.

El recaudador de los pasajes del Masivo Integrado de Occidente parece tener hoy más poder que Metrocali, la empresa que administra el MÍO, en el sistema de transporte. De hecho la Unión Temporal Recaudo y Tecnología UT R&T, encargada del Siur (Sistema de Información y Recaudo), es también dueña del negocio de la publicidad en el sistema, de la venta de alimentos en las estaciones y de la explotación de la fibra óptica del MÍO.En dos años de concesión la UT R&T ha acumulado más poder económico y administrativo que el que tenía cuando ganó, en el 2008, la concesión por 18 años del recaudo de los pasajes a través de la tarjeta inteligente.El solo recaudo es un negocio de diez billones de pesos, de los cuales el 14% es para el concesionario únicamente en lo que tiene ver con el manejo de pasajes. Pero hoy la UT R&T acumula nuevos negocios. El 20 de agosto del 2010 Metrocali le cedió tres nuevos servicios multimillonarios. El primero es la explotación de la publicidad del sistema que generaría alrededor $4.000 millones anuales según estimativos (unos $72.000 millones durante el tiempo de concesión), de los cuales sólo el 40% es para Metrocali.Un segundo servicio cedido es la venta de comidas en las estaciones que le significará $18.792 millones a la Unión Temporal, la cual, a su vez, contrató con un tercero ese servicio: Gutmermio SAS. Esta es una firma de Palmira, propietaria de los restaurantes Gutmercindo, que presentó una oferta mercantil el 31 de julio del 2009 por la explotación de 1.500 metros cuadrados de espacios del MÍO a razón de $58.000 el metro cuadrado; es decir, $1.044 millones anuales. Y ofreció pagar seis años por delante. El lío de esta cesión es que los diseños contemplan el uso de pipas de gas y freidoras lo que, según los Bomberos de Cali, implican un “serio e innecesario riesgo para la gente”.Y un tercer negocio es la comercialización de servicios de telecomunicaciones mediante la fibra óptica y la canalización del sistema MÍO. Las cifras económicas de este negocio no se conocen, pero Metrocali permite que la Unión Temporal explote servicios como la transmisión de datos, internet inalámbrico y telefonía pública, entre otros. Eso implicaría una dudosa competencia para Emcali y el resto de empresas de telecomunicaciones en la ciudad.Arturo Villarreal, representante del concesionario, habló hace unos días de la posibilidad de establecer cafés internet en el área de las estaciones con venta de comidas rápidas.Toda esta cesión de negocios a su socio del Siur la hizo Metrocali mediante un simple ‘acuerdo de voluntades’, un documento de cuatro páginas suscrito entre Luis Eduardo Barrera, presidente de Metrocali y Arturo Villarreal Navarro, en representación del concesionario. Acuerdo de voluntades que no fue conocido por la Junta Directiva de Metrocali y que, dada la cuantía y el tiempo de concesión, debió haber sido objeto de licitación pública.Eso quiere decir que además del recaudo que se ganó en la controvertida licitación del 2008 (polémica por la aparición de un sobre con la propuesta económica en plena audiencia de adjudicación, el 22 de octubre del 2007), la UT R&T se ha hecho a la explotación de tres jugosos negocios más en el MÍO.Los servicios entregados a dedo ahora, habían sido separados de la licitación del Siur en 2007 con el fin de hacer ágil y viable el proceso de adjudicación del recaudo que tenía retrasada la operación del MÍO. Entonces se dijo que esos componentes se licitarían luego.Pero ni hubo licitación, ni autorización de la Junta Directiva. Y esa manera de proceder y de privilegiar al recaudador del MÍO es la que tiene molestos a directivos de Metrocali como Juan Gonzalo Jaramillo (del Ministerio de Transporte) y Rodrigo Mejía (de la Cámara de Comercio).Pero Luis Eduardo Barrera sigue sosteniendo que para entregar la publicidad y los otros negocios “no necesitaba del permiso de la Junta Directiva; si fuera así, todas las contrataciones que se hacen en Metrocali necesitarían ese aval”.Los sociosPero, ¿quién es la Unión Temporal, dueña del Siur, que ha logrado tanto poder en el MÍO? Según el contrato suscrito con Metrocali, la Unión Temporal Recaudo y Tecnología está compuesta por cinco firmas, dos nacionales y tres extranjeras que, a su vez, tienen varios socios, a saber: La primera firma es la multinacional RS Siemens S.A. que tiene como socios a Heinz Consul y Marcelo, y Daniel Etcharran. Es una multinacional reconocida en tecnología de semáforos y sistema de control de tráfico. El segundo integrante es APB Prodata Ltda., con Joao Ronco Jr. y Joao Ulisses Michelutti, una empresa brasilera especializada en validadores de transporte.El tercer miembro es IVU Traffic Technologies AG, cuyos socios son Ernest Denert y Olaf Schemczyk. Es una firma alemana de control de tráfico que trabaja con Siemens en varios países. El cuarto es Distribuciones Eléctricas de Sabanas Ltda (Diselecsa), con Adolfo Ahumada Altahona. Se dice que el empresario antioqueño William Vélez estaría en la sociedad a través de esta empresa. Y el quinto miembro es Energía Integral Andina S.A., con William Bolívar Melo quien actúa como apoderado de la UT R&T.En general, se trata de empresas de reconocida trayectoria en materia de control de tráfico, suministro de validadores de transporte y energía eléctrica.Algunas dudasPara desarrollar su función en el Siur del MÍO, la Unión Temporal ha contratado otras empresas y personas naturales para labores de control de flota, logística y seguridad. Con algunas, incluso, tiene líos económicos por pago de servicios.La Unión Temporal es la encargada de llevar el control de los buses articulados, padrones y alimentadores que se despachan cada día en la operación del MÍO, para lo cual utiliza personal de controladores y supervisores que deben registrar el número de kilómetros recorridos por cada vehículo.Este manejo manual que aún se estaría haciendo de la flota preocupa a algunos transportadores, ya que se entiende que hay un software implementado para desarrollar esa labor. Sin embargo, algunos ingenieros de las operadoras del MÍO sospechan que pueden haber falencias en los controles manuales de flota que se están haciendo, porque se han advertido casos en los que no se esté verificando la operación completa de un bus que inicia un recorrido, y al final se terminan reconociendo unos kilómetros que no se garantizan que el vehículo haya recorrido.Esta sería una especie de nueva trampa que se le estaría haciendo al sistema en complicidad entre algunos funcionarios y operadores, la cual terminan pagando todos los agentes del MÍO. Y el mismo usuario con una desmejora en su servicio.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad