"El MÍO tiene que prestar el servicio a los caleños como sea"

Diciembre 14, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Así lo informó el alcalde de Cali encargado, Juan Carlos Botero, tras la reunión que sostuvo este lunes en la mañana con el sindicato de transportadores del sistema de tranporte masivo de Cali.

El funcionamiento del sistema de transporte masivo, MÍO, no se va a suspender y se continuará con el cronograma establecido para implementar la segunda fase del proyecto. Así lo informó el alcalde de Cali encargado, Juan Carlos Botero, tras la reunión que sostuvo este lunes en la mañana con el sindicato de transportadores del sistema de transporte masivo de Cali, debido a las protestas que se han realizado por el incumplimiento en pagos de salarios y prestaciones a los empleados de Unimetro.El mandatario encargado dijo que los otros operadores del Masivo Integrado de Occidente, MÍO, - GIT, Blanco y Negro, y ETM - prestarán una asesoría administrativa a Unimetro para que supere los problemas que actualmente afronta.Además, Botero manifestó que Unimetro aceptó esta determinación y que la empresa se comprometió a cumplir con los pagos atrasados y prestaciones sociales a sus trabajadores.Según cifras de la empresa, su nómina mensual, incluidos parafiscales, vale $260 millones. El costo de combustibles para sus vehículos es de $450 millones, el valor de las pólizas mensuales es de $120 millones, y otros gastos suman $100 millones. Es decir, que el costo mensual de operación de Unimetro asciende a $930 millones.Sin embargo, los ingresos mensuales que percibe hoy por su participación en el MÍO llegan en promedio a $700 millones. Eso quiere decir que mensualmente la empresa está perdiendo $230 millones, lo que proyecta sus pérdidas a cerca de $3.000 millones anuales.La principal razón de ese déficit es que el 70% de los ingresos que Unimetro obtiene por su operación en el MÍO se destinan a pagar la deuda contraída con el Banco Agrario al que le debe $45.000 millones por la compra de la flota de la primera fase. Y ya requiere $35.000 millones más para estar en la segunda fase.Entre tanto, Hernando Grisales, representante de la firma Unimetro, manifestó que “con las medidas que se van a tomar el sistema no puede fracasar. Por ahora se les ha cancelado a los conductores hasta el 30 de noviembre las deudas atrasadas, que ya van en $180 millones”. Grisales afirmó que “si el sindicato persiste con los bloqueos se va a hacer una operación conjunta con los otros operadores, donde sacaremos a trabajar nuestros buses con los trabajadores de las demás empresas”. El vocero de Unimetro añadió que “esto no quiere decir que no se les va a pagar a los conductores que están en paro, al contrario. Pero el sistema tiene que prestar el servicio a los caleños como sea”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad