El MIO, en su hora definitiva

El MIO, en su hora definitiva

Junio 13, 2010 - 12:00 a.m. Por:
El MIO, en su hora definitiva

Los modernos buses del MÍO aún comparten la prestación del servicio público de transporte de pasajeros con los viejos vehículos del sistema colectivo. Estos aún suplen rutas que aquellos no están en capacidad de prestar.

La declaratoria de operación regular del sistema de transporte por Metrocali genera controversia y dudas. Además de los problemas con los pequeños transportadores, se teme una ola de demandas contra Metrocali.

Serias dudas rondan al MÍO, luego de que Metrocali declarara la ‘operación regular’ del nuevo sistema de transporte masivo, una de las decisiones más importantes para que el mismo cumpla con la meta de movilizar cerca de medio millón de pasajeros diarios y logre el equilibrio económico que aún no tiene.Las dudas radican en que –como dijo el secretario de Tránsito, Fabio Cardozo—“se deje desguarnecida la ciudad” en sectores donde se eliminen rutas y buses. O que el impacto económico que cause la medida sea mayor de lo esperado. Declarar la operación regular significa pasar de la transición en que se viene trabajando desde hace más de un año, a un servicio más formal, ya que inicialmente no se tenía lista toda la infraestructura de vías, patios, talleres, terminales de integración y sistema de recaudo e información. Por eso se dio un tiempo prudencial para completar esta estructura y permitir que los cuatro concesionarios del MÍO adquirieran la flota.En ese sentido, operar regularmente implicaría sacar de circulación 240 buses del anterior sistema de transporte, eliminar 39 rutas y reestructurar 111 más, según Tránsito y Metrocali. Sin embargo, la decisión ya tiene tropiezos. El primero fue el paro que hicieron esta semana los transportadores que están por fuera del MIO y que reclaman una indemnización por sacar sus vehículos de circulación. Y, el segundo, las denuncias y demandas legales que empiezan a llegar contra Metrocali.En efecto, El País conoció que a las puertas de la operación regular, la semana pasada se interpuso ante la procuradora provincial Pola Patricia Quintero, una denuncia contra Metrocali por presuntos incumplimientos en los contratos de concesión con los operadores y supuestos atropellos contra propietarios y conductores, a buena parte de los cuales se les retirarían sus vehículos de transporte público colectivo en los próximos días.La acción legal se interpuso debido a que el presidente de Metrocali, Luis Eduardo Barrera, anunció que al declarar la operación regular del MÍO se retiraría el 16% del parque vehicular que está en proceso de notificación y un 14% adicional. Eso implicaría la salida de un 30% más de buses (cerca de mil unidades). Lo anterior sumado al 30% de buses retirados el año pasado cuando arrancó el MÍO, daría un 60% (2.500 vehículos), los cuales serían suplidos por sólo 360 buses articulados, padrones y alimentadores, que difícilmente alcanzarían a cubrir las rutas que dejarían aquellos. Así lo advirtió la abogada denunciante María Idaly Salazar, quien señaló ante la Procuraduría que al declarar la operación regular Metrocali y Tránsito estarían incurriendo en “abusos e incumplimientos” de los contratos que firmaron con los operadores del MÍO y se expondrían a sanciones disciplinarias y económicas.Incluso el abogado Miguel Ángel Torres, experto en el sistema, precisó que “se incurriría en prevaricato por acción al decretar la operación regular sin cumplir lo ordenado por los estudios técnicos, lo que acarrearía innumerables demandas contra Metrocali”. El presidente de Metrocali, Luis Eduardo Barrera, precisó que “serían 240 vehículos más los que tendrían que salir 90 días después de que se decrete la operación regular, para cumplir con los buses que deben ser chatarrizados; además se reestructurarían 140 rutas más”.Los organismos de control están encima de esta decisión y la Contraloría le envió esta semana un oficio a la Secretaría de Tránsito en el que le solicita ponerla al tanto de las respuestas a la Procuraduría sobre la operación regular.Los riesgosLo que dicen los contratos de concesión del MÍO es que, de acuerdo con el estudio de transporte que hizo la firma brasileña Logitrans, no se puede pasar a la siguiente fase de operación del MÍO como se quiere ahora si no se tienen los corredores listos y construidas las terminales de Puerto Mallarino, Sur y Calima. De estas exigencias, los corredores están listos, pero las terminales no. De buena fuente se conoció que ante estas falencias y para evitar las sanciones que se puedan derivar de la demanda ante la Procuraduría y poder decretar la ‘operación regular’ del MÍO, Metrocali estaría preparando un adendo al contrato con los operadores, que son sus socios, para definir nuevas condiciones de operación.Así lo reconoció el presidente de la operadora Unimetro, Hernando Grisales, quien señaló que “tendríamos que hacer un otrosí o un acta de inicio condicionada a que en 90 días se deban reestructurar y cancelar rutas del sistema colectivo y ese es el quid del paro que se dio esta semana”. Sin embargo, el presidente de Metrocali, negó que esté pensando hacerle adendos al contrato de concesión y aseguró que tiene la discrecionalidad para declarar la operación regular. Lo cierto es que, como lo dijo Julio César Tejeda, ex vicepresidente técnico de Metrocali, la operación regular le daría pie a los transportadores de demandar a la entidad si esta no les garantiza el equilibrio económico porque están perdiendo en el negocio, ya que en este momento debería estar moviendo 400.000 pasajeros diarios y sólo movilizan 217.000. Y se les retiran los otros carros los condenarían a la quiebra.Otro aspecto que podría jugar en su contra es que no ha garantizado las terminales de cabecera (Puerto Mallarino, Calima y Sur) que exigía esta operación regular, y aún falta uno de los tres patios necesarios para operar. Barrera dice que se puede operar con dos patios. Y una razón más por la cual Metrocali tendría el apremio de decretar la operación regular del MÍO es que necesita legalizar seis rutas del nuevo sistema que estarían operando ‘ilegalmente’ porque pertenecen a la fase 2 de operación. Estas rutas son las P20A, P24, P40, P47A, P47B y P50, en las cuales se están utilizando 79 vehículos. En contraste, la entidad oficial no está prestando 10 rutas que hacen parte de la fase 1 y hay cinco más que presta parcialmente. Estas rutas son: X13 04, X30 03, A 101, A 102, A 413, A 423.Frente a esto, el presidente de Metrocali respondió que “la presión de meter buses nos la dictan nuestros usuarios. Además, cada vez que metemos rutas del MÍO siempre son concertadas con los operadores. No obstante, el experto Miguel Ángel Torres, sostuvo que manejar rutas no autorizadas “es un caso supremamente delicado, por cuanto mediante contrato STTM 087- 2007 el municipio de Cali contrató los estudios y diseños del MÍO”. “Eso significa que el Transito incurriría en un prevaricato por acción al servir rutas no autorizadas y rutas de la fase dos que no están expresamente establecidas en los estudios adoptados legalmente”, indicó.Para los transportadores, lo malo de la decisión sería que con la operación regular comienza la cuenta regresiva de su concesión a 24 años, y deben mejorar en la operación y el servicio a los usuarios.Para la ciudad, decretar la operación regular tiene, también, cosas buenas y malas. Lo bueno es que para el usuario se cumpliría con las frecuencias de servicio. Pero lo malo es que se pueden quedar sectores periféricos sin transporte suficiente, si no se logra suplir con la nueva flota la salida de los buses viejos que cubrían esos sectores de la ciudad.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad