El MÍO, con mucho camino por recorrer a 5 años de su puesta en funcionamiento

El MÍO, con mucho camino por recorrer a 5 años de su puesta en funcionamiento

Marzo 02, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Zulma Lucía Cuervo y Diana Ruiz | Reporteras de El País
El MÍO, con mucho camino por recorrer a 5 años de su puesta en funcionamiento

A cinco de años de su inicio en Cali, el MÍO tiene un 91 % de cobertura espacial del sistema en la zona urbana de la ciudad.

El sistema cumplió cinco años. Más orden en las vías y la renovación urbana, sus aciertos. Demoras en el servicio, el gran lunar. Panorama de altibajos.

Ya son 1825 días los que llevan esos buses azules, verdes y naranjas rodando por las calles de la ciudad. Esa flota del MÍO, que hoy consta de 904 buses (de los cuales 750 salen a operación), realizó 150 millones de viajes en el 2013 y hasta el 25 de febrero pasado había hecho 22 millones viajes, según cifras de Metrocali, el ente gestor del masivo. Sin duda, el sistema se ha ido consolidando. De tener solo dos rutas al servicio el 1 de marzo del 2009, hoy tiene 97. Pero aún tiene muchas promesas por cumplir.“La credibilidad en el MÍO se ha ido deteriorando con el paso de los años. Lo que se le vendió a la ciudad fue un sistema cómodo y rápido, pero hoy dista de ser así por los largos tiempos de espera. Por eso muchos prefieren el transporte informal o decidieron comprar moto o carro”, dice Ciro Jaramillo, director del Grupo de Investigación en Transporte de la Universidad del Valle. La base de los problemas en la calidad del servicio, explica Jaramillo, es la baja demanda de pasajeros en el sistema, que hoy tiene en aprietos financieros a los operadores (dueños de los buses del MÍO). “Es difícil cubrir los costos operacionales cuando se tenía proyectado mover 900.000 pasajeros y hoy la cifra es de 500.000 en día hábil”, explica el experto en transporte.En tanto, los operadores dicen que los números no mejoran debido a la intermitencia en los controles a la piratería y al paralelismo, es decir, a la circulación de buses del transporte tradicional en los corredores que son atendidos por el masivo.“No ha servido ni siquiera incrementar el número de buses en circulación. Antes salían entre 650 y 700 vehículos y hoy estamos por los 750 y las cifras siguen estables. Llevamos moviendo los mismos 490.000 pasajeros de hace un año”, dice César Vergara, gerente de GIT Masivo, el operador más grande. Pero el presidente de Metrocali, Luis Fernando Sandoval, asegura que el Municipio está implementando las acciones para asegurar la sostenibilidad del MÍO. “Ya se cancelaron las habilitaciones de doce empresas de transporte público tradicionales y esperamos que en junio estén en firme las resoluciones”, explica Sandoval.El viceministro de Transporte, Nicolás Estúpiñan, agrega que además se está redefiniendo el modelo financiero para hacer viable el negocio. “Estamos haciendo lo necesario para que el futuro del MÍO sea promisorio porque este sistema de transporte no lo para nadie”.Inversión en infraestructuraLa inversión en el sistema de transporte masivo suma $1,8 billones. Esto ha permitido, según Metrocali, que el MÍO cuente con 35,6 kilómetros de corredores troncales y el mantenimiento y construcción de 162 kilómetros de vías pretroncales. El masivo es el principal aportante de las nuevas áreas de espacio público: cuenta con 514.000 metros cuadrados de andenes y 257.000 metros cuadrados de zonas verdes. Y aunque no tiene continuidad en las ciclorrutas, construyó 25 kilómetros de bicicarriles.Estos mejores espacios, a juicio del presidente de Metrocali, Luis Fernando Sandoval, le ha generado a los vecinos del sistema una valorización de sus predios. “Es hasta hoy, el principal motor de la transformación urbana en Cali”, sostiene. El MÍO tiene dos terminales de cabecera (Menga y Andrés Sanín), una estación intermedia (Cañaveralejo), 55 estaciones en las rutas troncales y dos patio- talleres (Unimetro y Blanco y Negro). Pero aún está lejos de tener toda la infraestructura requerida para una buena operación: faltan tres terminales (Aguablanca, Calima y Valle del Lili), tres estaciones intermedias (Guadalupe, Centro y Julio Rincón), dos patio-talleres (ETM y GIT) y el MÍO Cable.Salida de buses tradicionales Los registros de la Secretaría de Tránsito (al 28 de febrero pasado)indican que 3636 buses ya no pertenecen a las empresas de buses tradicionales. En teoría, son vehículos del colectivo que ya no prestan el servicio de transporte de pasajeros.Adicionalmente, aún siguen habilitados 1298 buses del transporte tradicional.Pero los operadores del sistema (dueños de los buses del MÍO) indican que algunos vehículos que fueron chatarrizados siguen circulando sin tarjeta de operación, haciéndole paralelismo a 17 rutas del masivo.Sin embargo, el secretario de Tránsito, Alberto Hadad, indicó que el Municipio ya realizó las acciones para cancelar las habilitaciones (servicio para operar) de doce empresas de transporte de buses urbanos. “Actualmente están en los tiempos para que ellos presenten sus recursos, pero la implementación total del MÍO es definitiva”, agrega Hadad.El presidente de Metrocali, Luis Fernando Sandoval, estima que para el 30 de junio ya habrá salido el 90 % de buses del colectivo, quedando solamente los de las empresas La Ermita y Río Cali.Crítico panorama financieroLas finanzas de los operadores (dueños de los buses del MÍO) pasa por una grave crisis. Tanta, que uno de ellos, ETM, se declaró en insolvencia financiera en febrero del año pasado. Según los representantes de Blanco y Negro Masivo, GIT Masivo, Unimetro y ETM, al mes tienen un déficit de $15.000 millones entre los cuatro operadores.“Los problemas del MÍO relacionados con la calidad del servicio se reducen solamente a un tema: el financiero. Si el sistema no paga su operación, como sucede actualmente, se afecta todo: frecuencias, buses en servicio, vinculación de flota”, dice Sebastián Nieto, gerente de Unimetro.Eduardo Bellini, gerente de Blanco y Negro Masivo, indica que además de la baja demanda (menos de 500.000 pasajeros en día hábil, cuando las proyecciones hablaban de 850.000), Metrocali está pagando solo el 50 % de la tarifa licitada. “Los operadores estamos subsidiando el sistema y ya estamos reventados”, dice César Vergara, gerente de GIT Masivo.El viceministro de Transporte, Nicolás Estupiñán, sostiene que el problema del MÍO es de flujo de caja. “Por ser los masivos una experiencia sin punto de referencia en el mundo, hubo algunas fallas en la planeación financiera que se están corrigiendo no solo en Cali sino en otras ciudades. Si es necesario hacer más cambios, se harán”.Más orden, pero más demorasAl irse reduciendo la ‘guerra del centavo’ que generaba la competencia por los pasajeros en el transporte tradicional, se mejoró la circulación y la velocidad y se redujo la accidentalidad.“Cuando hay menos buses haciendo maniobras peligrosas para quedarse con un pasajero, la movilidad de cualquier ciudad cambia. Eso pasó en Cali”, asevera el viceministro de transporte, Nicolás Estupiñán.Según estudios de la Secretaría de Tránsito, con la salida de más de 3000 buses, el promedio de velocidad en las vías aumentó en ocho kilómetros por hora. Otra mejoría sustancial, dice el presidente de Metrocali, Luis Fernando Sandoval, es el cambio de la flota del transporte público urbano. “Los nuevos buses son más grandes y cómodos”.Liliana Urquiza, del Grupo de Investigación en Transporte de la Universidad del Valle, dice que aunque la ciudad ganó en ese aspecto, el usuario del transporte no siente que el sistema sea más ágil. “Los tiempos de espera son demasiado largos, la programación de las rutas no se cumple, las frecuencias no son regulares. Es decir, la promesa de un mejor servicio, frente al que se tenía con los buses tradicionales no se cumplió”, explica Urquiza.El Presidente de Metrocali indica que esos problemas se irán solucionando con la entrada de los 911 buses del sistema que está para septiembre 30 de este año.Un año crucialPara salir de la crisis, se redefinió el Conpes del sistema masivo de Cali, que permitió liberar $90.000 millones. Con este cambio, los bancos les prestaron a los operadores una suma igual para poder adquirir los buses tradicionales que siguen circulando, proceso que se debe hacer este año. Metrocali dice que al terminar el 2014, el MÍO estará moviendo 850.000 pasajeros en día hábil. La meta de abril es llegar a los 600.000 usuarios, al 30 de junio deberá alcanzar los 700.000 pasajeros y finalizando noviembre se deberán mover 800.000 personas diarias, según las metas de Metrocali.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad