El Mario Correa, al borde del colapso por sobrecostos

Septiembre 26, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
El Mario Correa, al borde del colapso por sobrecostos

Ocho embargos que duplicaron el valor de sus deudas con proveedores dejaron sin oxígeno financiero al Hospital Mario Correa Rengifo, que hoy sobrevive de milagro por la falta de recursos económicos.

Inusitados sobrecostos en la facturación de medicamentos y ocho embargos que duplicaron el valor de sus deudas con proveedores dejaron sin oxígeno financiero al Hospital Mario Correa Rengifo, que hoy sobrevive de milagro por la falta de recursos económicos.En efecto, El País pudo establecer que aprovechando la urgencia del momento, un proveedor le facturó al hospital medicamentos de alto costo para tratar enfermedades catastróficas a valores cuatro veces superiores al precio de referencia del mercado. Y como la deuda no se pudo pagar oportunamente, su valor terminó duplicándose debido a los procesos jurídicos derivados de su cobro judicial.Hacia finales del 2007, una serie de tutelas obligaron al Hospital a suministrarles medicamentos a pacientes de VIH, cáncer y otras enfermedades de alto costo, en un plazo de 48 horas. Como no habían recursos para eso, su proveedor Intercomercial Médica Ltda. se comprometió a entregarle los medicamentos. Pero como el hospital no podía pagarlos en un corto plazo, los suministró a precios exorbitantes. Es el caso de la Humira, una solución inyectable para tratar pacientes con reumatismo, de la cual el proveedor entregó seis unidades a un costo individual de $17.710.860 y le facturó por esta compra al hospital $106.265.160. Al comparar esos cobros con los valores de referencia de Farma (la revista médica especializada en precios de medicamentos) y con los valores de referencia del Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos, Invima, se observa un sobrecosto de hasta $77 millones. El valor de la compra en realidad, no debió superar los $32,7 millones (ver cuadros).Lo mismo ocurre con la facturación de otras medicinas como el Benefix, indicado para pacientes hemofílicos, por el que se cobraron hasta $61 millones más del valor de referencia del mercado. O el Acitretin Neotigason, utilizado para tratar la psoriasis (crecimiento de las células e inflamación de la piel), cobrando $57 millones por encima de lo debido.En total, aparecen 313 compras de medicinas de alto costo hechas en 2007 por el centro asistencial, por las que Intercomercial Ltda facturó $878.232.608. A precios de Farma, esas compras debieron totalizar $233 millones y según Invima, $228 millones (ver cuadros)La actual gerente del hospital, Licenia Salazar Ibargüen, indicó que Luis Fernando Rendón, entonces administrador del Mario Correa, se vio obligado a aceptar esos precios porque era 30 de diciembre y tenía tutelas que cumplir y le daban 48 horas para entregar los medicamentos a los pacientes. “Entiendo que el proveedor le dio la mano al hospital en un momento que lo necesitaba, pero a un costo muy alto”, dijo la funcionaria.Miguel Vargas, quien hizo el negocio a nombre de Intercomercial Médica, no dio mayores explicaciones. Se limitó a decir que en el mercado de medicamentos hay libertad de precios y ese fue el negocio que se hizo con el hospital.Esta facturación, sumada a otras del proveedor, le generaron al hospital una deuda de $1.317 millones. Como el centro de salud no generaba ingresos para pagar esa deuda y, adicionalmente, los giros de la Nación por capitación no llegaron oportunamente, el proveedor embargó sus cuentas y al final terminó pagando la exorbitante suma de $2.646 millones.“Quisimos hacer una conciliación con el proveedor, pero no fue posible, el juzgado (primero civil del circuito) tampoco nos ayudó”, dijo la actual gerente. Agregó que en enero pasado, cuando ya no fue posible la conciliación, le pidió al juez “que por favor fallara pronto para evitar que se causaran más intereses”. Sin embargo, el juez se demoró seis meses y apenas falló el pasado 22 de junio. En el proceso singular había acumulado las ocho demandas, cuyas deudas totalizaban $1.684 millones y por las cuales el hospital terminará pagando $3.276 millones (ver cuadro).Como medida cautelar, desde el 2008 el juzgado ordenó retener el 33% de pagos de las EPS a cuentas del hospital. Curiosamente la EPS Emssanar fue la única que entregó el 100% de sus pagos al embargo. Por eso, al momento del fallo, había títulos acumulados por $1.700 millones.Esa plata es la que necesita el hospital para funcionar durante cuatro meses.De interésValor cobrado al Hospital por 313 medicamentos: $878.232.608Diferencia con precios de Farma por los mismos 313 medicamentos: $644.864.262Diferencia con precios de Invima por los mismos 313 medicamentos: $650.393.621

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad