El lío de un lote que en Los Cristales reclaman como parque público

Septiembre 24, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Zulma Lucía Cuervo Plazas | Reportera de El País
El lío de un lote que en Los Cristales reclaman como parque público

En discordia. Este lote, de más de 15.000 metros cuadrados, ha sido para los habitantes de Los Cristales una zona verde. Pero su dueño tiene permiso para cerrarlo y construir un andén, lo que generó la inconformidad de los vecinos.

Lo que vecinos llaman el parque de los eucaliptos tiene licencia de urbanismo por ser de un privado. Polémica en este vecindario del oeste de Cali.

Los 15.107 metros cuadrados de un lote en el barrio Los Cristales, en el Oeste de Cali, no serán más lo que los vecinos consideran una zona verde pública, conocida  como el Parque de los Eucaliptos.

El predio de la Avenida 8 Oeste  y 13 Oeste entre carreras 31 y 35 resultó tener propietario. Es la constructora Atardeceres del Cauca SAS (hoy Krono Constructores), que lo adquirió el 19 de mayo del 2014, según consta en la escritura 1155 de la Notaría Quinta de Cali, por $1675 millones.

El representante legal de la empresa, Francisco Rodas, sostiene que por ser un lote de propiedad privada, hará lo que le ordena la ley: mantenerlo limpio y encerrarlo. De hecho, en la mañana de ayer envió a trabajadores para quitar la maleza del lugar, lo que originó inmediatamente el descontento de los vecinos.  

La empresa, dice Rodas, tramitó desde el año pasado una licencia de urbanismo con la Curaduría Tercera de Cali. Después de cumplir con varios trámites y la presentación de varios estudios, fue autorizada por la Subdirección de Ordenamiento Urbanístico del Departamento de Planeación Municipal en agosto pasado.

Pero, ¿por qué los vecinos se oponen a que el lote sea encerrado por su dueño? 

La historia del lote

De acuerdo al certificado de tradición del lote en conflicto, el Municipio de Cali lo recibió en cesión gratuita de la Sociedad Urbanización Terrenos del Tejar y Cía Ltda., según  la escritura de la Notaría Cuarta de Cali, del  3 de junio de 1971.

  Por eso los vecinos dicen que el lote tenía una destinación específica de zona verde. Víctor Hernández, residente del barrio Los Cristales y uno de los quejosos, dice que  de manera inexplicable el terreno, que ha sido un bosque, resultó teniendo propietario.

Pero en la Subdirección de Bienes Inmuebles de la Dirección de Desarrollo Administrativo de Cali, reposan los documentos que acreditan que en 1992,  la Junta de Valorización del Municipio (en esa época presidida por Libia Arango de Sinisterra) desafectó esas tierras y permitió su venta a Martha Lucía Borja Cruz.

El Municipio recibió $211.698.000 (según consta en la información de la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos de Cali), que fueron pagados así: una entrega de un lote de terreno en Bataclán (Cerro de las Tres Cruces) y un 10 % en efectivo, tal como fue autorizado en las actas de la Junta de Valorización de la época.

El País consultó con Camacol Valle para conocer si es posible cambiarle el destino de zona verde a un terreno. La gerente Alexandra Cañas indica que la tierra puede cambiar de uso, pero tiene que surtir un trámite. “Hoy solo el Concejo Municipal aprueba esos cambios”.

Para el año 1992, dice la Subdirectora de Ordenamiento Urbanístico, María Virginia Borrero, la facultad la tenía la Junta de Valorización, que manejaba el Banco de Tierras del Municipio.

 Del 29 de mayo de 1992 a la fecha, el predio ha tenido cuatro dueños diferentes. Hoy, el propietario es la Constructora Atardeceres del Cauca SAS (hoy Krono Constructores),  empresa que tramitó la licencia de urbanismo.

Pero la gente dice que esta es su zona verde.  Ángela Tenorio, también residente en el sector, manifiesta que la preocupación entre los vecinos se dio  días atrás, cuando apareció una valla informativa donde se indica que en el lugar se podrán hacer obras de urbanismo previas a la construcción de apartamentos, en lo que por años ha sido el pulmón verde de este barrio.

El permiso fue dado por la Curaduría Urbana Tres de Cali, según número CU3 008902 del 25 de mayo del 2015 y ratificado por la Subdirección de Ordenamiento Urbanístico en segunda instancia, según consta en la resolución 4132.3.2.9.500127 del 12 de agosto del 2015.

La subdirectora de Ordenamiento Urbanístico de Cali explica que la licencia fue autorizada porque el propietario demostró la legalidad de la propiedad del lote y además realizó  todos los estudios que se le exigieron para poder hacer cualquier intervención en este lugar (ambientales y de geomorfología). 

 La funcionaria asegura que, de parte del Municipio,  es imposible volver a darle a este lote la cualidad de zona verde, cuando se permitió la desafectación hace 23 años. “La Junta de Valorización de la época tenía facultades legales para hacer ese cambio. Por eso, actuando en derecho, se le  permitió la licencia de urbanismo a la constructora”, sostiene la funcionaria.

Sin embargo, los vecinos de la zona dicen que el cambio de vocación se hizo a sus espaldas y que es un “abuso” el haber permitido que la zona verde del barrio se cambiara por un terreno en Bataclán, donde ninguno de los residentes del barrio  puede disfrutarlo como sitio de esparcimiento.

Por eso, incluso amenazan con encadenarse a los eucaliptos para no permitir que encierren la zona verde, mucho menos la construcción de apartamentos.

Nohora Hurtado, vecina del sector, dijo que se prepara una acción popular para que sea un juez el que les dé la razón. “No es posible que nos quiten la zona verde del barrio”.

En la Curaduría Urbana Tres de Cali indicaron que la licencia que les fue autorizada a los dueños únicamente permite la construcción de andenes, reforzamientos para darle estabilidad al terreno y las obras internas para servicios públicos.

La licencia, aclaran en la Curaduría, no permite todavía la edificación de apartamentos. Para ello deberán tramitar una licencia de construcción.

Sobre el reclamo de la comunidad de quedarse sin su pulmón verde, el Dagma indicó que por ser este un lote privado, se permite la tala o el traslado de las especies.

Ana Carolina Castro, líder de Arborización del Dagma, indica que se permitió la tala de 102 especies (especialmente eucaliptos, chiminangos, guamos y ficus que están enfermos). “La forma como fueron sembrados los eucaliptos no dejó que estos se desarrollaran y por eso están en regular estado fitosanitario”, explica la funcionaria.

Otros 77 serán trasladados a zonas verdes cercanas al barrio y 45 se conservarán en el lote, debido a que son samanes en buen estado de conservación.

El propietario del lote dice que el sitio está en mal estado, que hay árboles que amenazan con caerse. Asegura que la zona siempre estuvo abandonada. Pero los vecinos aseveran que ellos allí han invertido dinero para su poda y que incluso han sembrado varios árboles a los que saldrán a defender. “Hemos evitado la construcción de apartamentos en cuatro oportunidades. Esta vez no será la excepción”, asegura la señora Hurtado.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad